lunes, 23 de abril de 2018

#DiadelLibro: Top 5 de libros que marcaron mi vida

5) "La amigdalitis de Tarzán" de Alfredo Bryce Echenique 
Leí esta novela por primera vez en la universidad y cada cierto tiempo la vuelvo a leer y me vuelvo a enamorar, desilusionar y volver a enamorarme de la historia. Se trata de dos almas gemelas, Juan Manuel y Fernanda, que nunca parecen estar en el tiempo correcto para corresponderse, así que solo les queda enviarse cartas y amarse en el momento en el que pueden y continuar con sus vidas resguardando ese amor único y especial pero con fecha de espiración. 



 4) La saga de CIA Perú de Alejandro Neyra 
Cualquiera pensaría que se trata de la historia secreta del país que no conocemos pero que se va revelando como quien descubre un diamante en bruto. La saga de CIA Perú está compuesta por tres novela y cada una de ellas cuenta una aventura fantástica de un super espía y su extraña relación con el Perú. Mi favorita en particular es la primera “CIA Perú; una novela de espías” donde el espía hace contacto y se enamora de la camarada Nora mientras va investigando sobre Sendero Luminoso. Para mí es la mejor novela peruana de ciencia ficción que he leído.




 3) "El amor en los tiempos del cólera" de Gabriel García Márquez 
El realismo mágico en su mejor expresión. Sinceramente creo que “El amor en los tiempos del cólera” inspiró “How I met your mother” pero en la novela resalta más el romanticismo en un estado puro. Varias frases de Gabriel García Marquez se te quedan en el alma y te invitan a mirar el pasado con nostalgia. 




 2) "Ascensión" (The Leftovers) de Tom Perrotta 
Así como la serie, la novela no tiene ninguna explicación para el extraño evento que hizo que 2% de la población desaparezca, pero está a la par de la serie en la exploración del dolor por la pérdida y el trauma por la incertidumbre que afecta a cada uno de forma diferente. Es un libro sobrecogedor, incomodo y crudos por momentos pero que esconde una esperanza tímida pero poderosa. 



1) "Recuerdos del futuro" (Flashforward) de Robert J. Sawyer 
Como buena fanática de la ciencia ficción, uno de mis temas favoritos son el viaje en el tiempo. En la novela “Recuerdos del futuro” se presenta un viaje al futuro de una forma original; un extraño suceso hace todos pierdan la consciencia durante tres minutos y durante ese tiempo pueden experimentar su propio futuro. El libro plantea el típico dilema de Edipo, ¿se puede cambiar el destino o todo ya está predeterminado? Pero esta vez es el mundo entero que se hace esa pregunta. De modo que allí está lo interesante, hay quienes quieren que su futuro sea como lo vieron y otros que luchan para cambiarlo.


jueves, 19 de abril de 2018

#LaCasadePapel: A seguir cantando “Bella Ciao”


“La Casa de Papel” se ha vuelto un fenómeno hasta el punto de ser la serie no original de Netflix y de habla no inglesa más vista en la plataforma de streaming. ¿A qué se debe su éxito exactamente? ¿Será la risa pegajosa de Denver, al actitud indiferente pero elegante de Berlín, la astucia romántica del Profesor, la habilidad de Tokio de joder cada uno de los planes? No lo sé. “La Casa de Papel” es un caso curioso porque no le debe su popularidad a la controversia como es el caso de “13 reasons why” o a la nostalgia como es el caso de “Stranger Things”, tiene que ver más con la publicidad de boca a boca (o de red social a red social) que ha llevado a la mayoría a preguntarse por qué tanto barullo con “La casa de Papel” para al final terminar contagiado por la fiebre de la serie española más cool del momento. 


Si no has visto películas como “Ocean's Eleven” y “Now You See Me”, entonces, se trata de una producción que sabe aprovechar del realismo histriónico de un plan maravilloso donde todo está fríamente calculado, excepto el amor, y siempre que están a punto de pillarlos, pues, resuelta que todo sigue siendo parte del plan del Profesor (Álvaro Morte)… excepto el amor. De hecho, si existiera “como debió de haber terminado” para series, el Profesor sacaría a Tokio (Úrsula Corberó) del grupo para evitar melodramas y el secuestro/asalto se realizaría casi sin problemas ya que todos la mayoría de inconvenientes en el atraco son consecuencia del apasionado amor de Tokio y Río (Miguel Herrán) y el poco autocontrol de los impulsos que tiene Tokio. Dejando esto a un lado, desde el primer episodio, “La Casa de Papel” impone su ritmo rápido que conjuga el pasado con el presente y la estrategia con la acción. Esta dinámica de los saltos en el tiempo me recordó a “Lost” pero también a “Prison Break” y a la desaparecida “Crisis”. No obstante, “La Casa de Papel” se hace única más que por sus personajes que por su propia historia. 

Bonnie y Clyde de España 

 Si has visto películas como la saga de “Ocean's Eleven” y “Now You See Me”, entonces, la serie no te parecerá gran cosa ya que hay bastante familiaridad en la historia y varios de los giros pierden efectividad exactamente porque ya conocemos cómo van estas películas; un grupo compuesto por personajes ortodoxos y carismaticos va a cometer un delito y al final se va a salir con las suyas. Siguiendo el ejemplo de estos filmes, “La Casa de Papel” construye la tensión del suspenso a través de la adrenalina del juego “Atrápame si puedes”, pero los adapta a su propia realidad. El robo/secuestro se desarrolla en España y a la actualidad; en los primeros capítulos, el grupo encabezado por el Profesor se valen de las redes públicas para hacer presión en las autoridades para que no ingresen a la Fabrica. La serie es buena pero a veces ver tantas producciones del mismo estilo va aniquilando el factor sorpresa. 


 Así como en la película “Reservoir Dogs, los miembros del grupo se llaman por colores, en “La Casa de Papel”, el grupo se ha colocado nombres de capitales de países. 



A pesar de que el final de la segunda temporada bien podría ser el final de la serie, y lo fue hasta que Netflix adquirió los derechos. No sé que tan buena idea sea tener una secuela intentando un nuevo atraco, pero le funcionó relativamente bien a “Ocean Eleven” y “Now You See Me”. Lo único que pido es que no sean como "Prision Break" que por serle muy fiel a su título siempre terminaban apuntándole a la misma historia que solo funcionó en su primera temporada. De todas formas, siempre está la emoción de volver a ver al grupo, aunque no ya no esté Berlín (el mejor personaje de la serie), en una nueva aventura (que sabemos que cualquier plan que tengan será arruinado por Tokio)... y sin embargo, recuerdo que Netflix también estuvo involucrado en la irregular tercera temporada de “El Ministerio del Tiempo” y se me pasa cualquier entusiasmo que podría tener. ¿“La Casa de Papel” debería tener una tercera parte? No lo sé, pero ya lo renovó Netflix porque es Netflix y puede y a nosotros solo nos queda seguir cantando “Bella Ciao”.



sábado, 14 de abril de 2018

#Mr&MrsSmith (La serie): Un piloto que no despegó

"Mr. & Mrs. Smith" por siempre será la película que inició la historia de amor entre Brad Pitt y Angelina Jolie. Era el año 2005 cuando se estrenó esta comedia de acción que siguió a un matrimonio que ignoraba que cada uno se desenvolvía como asesinos profesionales y en su último trabajo tienen la misión de aniquilarse entre sí. La producción recibió críticas positivas y fue un éxito en la taquilla. Por supuesto, a la curiosidad por ver la química entre los actores más sexy de Hollywood se le estaba sumando los rumores del drama tras bastidores, pues, ya se comentaba que Pitt habría iniciado una aventura extramatrimonial con Jolie cuando todavía estaba casado con Jennifer Aniston



 En el 2007, cuando todavía el boom de los revivals, remakes y reboots estaba contenido y los canales aun apostaban por producciones nuevas, ABC decidió tener una especie de spin off de la película. "Mr. & Mrs. Smith", la serie, ahora protagonizado por Martin Henderson y Jordana Brewster continúa la historia que vimos en el filme. Recientemente, el piloto fue difundido en Youtube y es interesante verlo para entender por qué ABC decidió pasar la propuesta que Simon Kinberg describió como una mezcla de "Married... with Children" pero con armas. 

Piloto de "Mr. & Mrs. Smith". Fuente: Youtube

El principal problema que evidencia el piloto está en sus protagonistas. Si bien es cierto Martin Henderson y Jordana Brewster conforman una pareja atractiva en la foto, la química que compartían era una chispita mariposa en comparación a los fuegos artificiales de Pitt y Jolie. La química de Henderson y Brewster está simplemente “okay”, pero era esencial que tuvieran una química irresistible porque uno; la pareja principal es la que vende la serie y dos; la misma historia se ha saltado el juego de la tensión sexual y de frente se ha ido a la parte "aburrida", la etapa del matrimonio en crisis. Los primeros minutos del piloto nos muestran a John y a Jane discutiendo mientras están secuestrados, de ese modo, se está estableciendo la dinámica; hay desconfianza entre los dos que los mete en problemas, pero la idea no termina de cuajar. 

 Martin Henderson y Jordana Brewster

 Sabemos que el piloto es un episodio que debe vender el atractivo de la serie como para que un canal se anime en ordenar el proyecto. El piloto de "Mr. & Mrs. Smith" parece que asume que los directivos de ABC vieron la película y simplemente siguieron de allí. Jane continuó trabajando para la agencia para la que antes trabajaba, John ahora está desempleado y se supone que están intentando estabilizar su matrimonio tras la crisis que vimos en la cinta. Quizás si hubieran recibido la luz verde del canal, la serie se habría dado cuenta que arrancar como una continuación de la película cuando esta se estrenó en el 2005 no tenía mucho sentido. 



En el 2003, USA estrenó el drama policial "Karen Sisco". Previamente, en el 1998, el personaje Jennifer López interpretó a Karen Sisco en la película "Out of Sight". El primer episodio de la serie tuvo su propia versión de "Out of Sight" y es que el se buscaba introducir de nuevo al personaje a un nuevo público, pero debía sentirse familiar para jalar a los que vieron la película. Esta es una de las notas que algún directivo habría hecho con "Mr. & Mrs. Smith", porque si no has visto la película, aunque puedes entender lo que sucede, no hay una explicación que exponga por qué esta pareja está en crisis y por qué ninguno se sorprende de las acciones violentas que realizan. Bastaba establecer con diálogos breves para establecer el contexto de esta pareja. 



 Obviamente, cualquier serie se toma un tiempo en establecer un estilo, sin embargo, iba a ser mucho más difícil para "Mr. & Mrs. Smith" hacerlo en el piloto. Al ver capítulo es evidente que por momento no se sabe exactamente qué es lo que quiere ser; no es una comedia, tampoco un drama pero sabe que necesita tener acción. Asimismo, es una continuación de la película, pero no tiene ningún hilo que lo una a la película como la terapia, cuya función es ahorrarnos todo el drama aburrido y simplemente exponer los problemas de la pareja, pero intenta recrear ciertos momentos de la película como el baile en una cena elegante. A todo esto, hay que sumarle que la premisa resiste una película de 120 minutos pero no una serie con 13 o más episodios. Basta recordar la desaparecida "Undercovers", serie que gira al rededor de dos exagentes de la CIA que tienen que volver a la vida de espías varios años después de haberse retirado. Los protagonistas están casados y si ni si quiera JJ Abrams y Josh Reims pudieron lograr que la serie tenga más de 15 episodios es que la premisa no daba para más. 


 En el 2010, Angelina Jolie comentó que la razón por la que no hubo una secuela de la película es porque no habían ideas originales. 

Las series que están basadas en películas que sobreviven en el tiempo han podido profundizar y explorar más allá de lo que vimos en la pantalla grande y en el caso de "Mr. & Mrs. Smith", ABC tomó una decisión correcta al pasar el proyecto porque la belleza sola de sus protagonistas de forma independiente no puede sostener la serie en el largo plazo. Además, las inevitables comparaciones con la película habrían destrozado la serie, y dejando de lado a los protagonistas, realmente la serie no tiene mucho que ofrecer.



lunes, 9 de abril de 2018

#TheXFiles (#LosExpedientesSecretosX): Quiero seguir creyendo

La última temporada de "Los Expedientes Secretos X" podría haber sido una de las mejores en su historia si no fuera por un enorme problema. En el pleno apogeo del movimiento “Me too”, que nació para denunciar los abusos de personas en el poder, es difícil no criticar el trato que se le ha dado a Dana Scully en esta onceava entrega. 



 El problema con el drama de Scully 

Antes de ahondar en el arco dramático que le tocó a Dana Scully esta temporada hay que tener en cuenta dos cosas; la actriz que le da vida a Scully, Gillian Anderson, ha confirmado su salida de los “Los expedientes Secretos X”. Asimismo, ha criticado que en esta temporada no hayan directoras ni guionistas mujeres en el equipo de la serie. De modo que tal vez haya hubo drama tras las cámaras que no conozcamos a profundidad, pero esta temporada el personaje de Scully ha sufrido por el drama en la historia y el drama fuera de la misma. Ahora sí, hablemos de Scully. “Los expedientes secretos X” funciona por el balance que hay entre el escepticismo y la fe (el creer); durante gran parte de la serie, Dana Scully es la escéptica y Fox Mulder, el creyente. Ha habido momentos en el rol se ha ido invirtiendo; como en la temporada 10, Mulder sufre una crisis porque ya no cree en lo sobrenatural, pero Scully ya ha experimentado suficientes cosas sin explicación para saber que hay cosas en el universo que la ciencia no puede explicar. Cuando Mulder dejó de creer, Scully creía y como equipo solucionaban el caso de turno. En esta onceava temporada ya no tuvimos a ese mítico dúo enfrentándose a misterios sin resolver. Se relegó por completo a Scully a ser solo una órbita explicativa en los casos más no una aliada en la resolución como lo hemos visto antes. 



 Sin embargo, lo más indignante es el giro que debía de sorprendernos; William no es hijo de Mulder sino del Cigarette Smoking Man (William B. Davis). Tratando de aclarar el mal tino de la historia, el creador de la serie, Chris Carter, aseguró que el Smoking Man no violó a Scully y que William es un experimento, pero eso no mejora las cosas tampoco. De hecho, las empeora. Ya era suficientemente malo que Scully sea minimizada a solo ser la incondicional de Mulder y no tuviera participación en ninguna de las secuencias de acción, a eso hay que sumarle que Scully jamás dio consentimiento para que experimenten en ella. Además, para colmo también nos privaron de una reacción apropiada por parte de Scully quien no supo la verdad hasta el último capítulo. En los últimos minutos del capítulo final, los productores están más centrados en cómo Mulder recibe la verdad de William y Scully solo se limita a consolarlo e incluso ante la propia “muerte” de William, Scully tampoco expresa lo que siente y más preocupada esta por darle una nueva esperanza a Mulder revelando su repentino embarazo a los 54 años. 


 Un momento muy a lo “Bones”. 

 Kimberly Roots de TvLine ha escrito un artículo completo donde expresa lo que muchos sentimos tras la décima temporada: “Es tiempo que Chris Carter se aleje de la serie”. En la nota se critica el trato que le ha dado el productor a los personajes femeninos, siendo la principal víctima Scully, pero también menciona como se ha destrozado al personaje de Mónica Reyes (Annabeth Gish) y el talento de Barbara Hershey en un personaje que tenía el potencial de convertirse el nuevo “Cigarette Smoking Man”. 


Mónica Reyes, nunca tuviste un chance

Si ignoramos el problema principal y juzgamos a la onceava temporada solo por su género, hemos tenido una oda deliciosa de la ciencia ficción. Se ha profundizado en la mitología de la propia serie, se ha jugado con la fanaticada, se ha mofado del panorama político de Estados Unidos e incluso hemos visto a Mulder y Scully -más o menos- formalizar su relación. ¿Pero podemos ignorar el problema en cuestión? Lo bueno de “Los expedientes secretos X” es que de los 10 episodios de la temporada 11, 7 son autoconclusivos. Y en una serie que se basa en las conspiraciones obviamente íbamos a tener un capítulo donde la tecnología conspira en contra de nuestros protagonistas. “Rm9sbG93ZXJz” es el espisodio “Black Mirror” de la temporada comprobando que “Los expedientes secretos X” puede desenvolverse en esta era tecnológica de manera orgánica. 



 Mientras TvLine le recomienda a Carter que de un paso al costado, el creador de la serie Carter ha revelado que quiere continuar con la serie e incluso ha insinuado que podría hacerlo sin Scully, pero hay que recordar que la serie sobrevivió tambaleando la ausencia de David Duchovny. En ese sentido, quizá lo primero que debería hacer Carter adaptarse el mismo al momento universal que vivimos en donde se empodera a la mujer. Sobre todo cuando la misma serie es protagonizada por una mujer que es considerada un icono, una referencia de los 90’s, una figura que cargó la serie sola cuando su co-protagonista decidió alejarse por un par de temporadas. 


Si bien es cierto “Los expedientes secretos X” sobrevivieron sin Fox Mulder, no podría continuar sin Dana Scully porque ella es el corazón de la serie... la no creyente que llegó a creer. Y si no, aun podría hacer algo con “mini Scully y mini Fox”.

Otro problema de Carter tiene que resolver es su manía por los cliffhangers. Si quería apostar por un final abierto bien pudo haber terminado con el mejor episodio de la temporada; “The lost art of forehaed sweat” cuya temática es una divertida carta de amor a los seguidores de la serie, un guiño a la audiencia que susurra “Hey sigue creyendo” y por supuesto, yo quiero seguir creyendo.


También puedes leer: 
-#TheXFiles: La verdad… la química aún sigue allí

martes, 3 de abril de 2018

#EverythingSucks! doesn't suck

En una época donde las producciones se aprovechan de la nostalgia como una estrategia de consumo llega una serie que se aprovecha de la nostalgia sin caer en la superficialidad. En pocas palabras; “Everything sucks!” es “Stranger thing” pero sin la ciencia ficción, es “Los años maravillosos” en los noventas pero sin un Kevin y una Winnie, y es quizás lo más cercano que hemos tenido a “Freak and Geeks” pero para su suerte ha sido liberada en una época donde realmente podemos apreciar lo “cool” de no ser cool. 



 Nostalgia noventera 

Según la revista Variety, el nuevo modelo de negocios de Netflix está basado en la fibra nostálgica. Los ejecutivos y guionistas orientan las producciones a lo que más consume los suscriptores apoyándose en el data de lo que sus usuarios. "Stranger Things" es un gran ejemplo de esta idea. Se trata de una serie que hace un homenaje a las películas de los 80's pero con un plus, uno termina conquistado por la ternura que producen Will y compañía. Y en esa misma línea encontramos a "Everything Sucks!". La serie se nutre de la cultura pop de la década, pero apuesta una dirección diferente. En su primer episodio, conocemos al "Kevin" de la serie y a su "Winnie"; el chico soñador, Luke O'Neil (Jahi Wiston), siente algo especial por la chica extraña de la escuela, Kate (Peyton Kennedy), y con ayuda de sus amigos, Tyler (Quinn Liebling) y McQuiad (Rio Magini), hace todo lo posible para conquistarla, sin embargo, comenzamos a alejar de la idea de "Kevin y Winie" cuando nos vamos dando cuenta que la chica más que extraña es lesbiana.

El mejor episodio de la temporada es "Maybe you're gonna be the one that saves me" seguido por "I just wanna be anybody".

Al mismo estilo de Dawson de "Dawson's Creek", Luke tiene el sueño de ser director de cine y a su temprana edad es todo un maestro de edición, pues, como primer gesto romántico recrea el video "Wonderwall" de Oasis para pedirle una cita a Kate. Para evitar besar a Luke, Kate aprieta el botón de emergencia con lo que termina inundado el teatro. Esta acción sirve como una excusa para juntar a los miembros del club de audiovisuales y el club del teatro, donde están los populares liderados por la pareja de oro, Oliver (Elijah Stevenson) y Emaline (Sydney Sweeney) y todos juntos grabarán una película. Si esta fuera otra serie, los actos románticos de Luke habrían tenido resultado; Kate se habría enamorado de él, pero no. "Everything sucks!" se distingue precisamente porque intenta alejarse de las tendencias que ya conocemos. Luke acepta que Kate solo va a ser su amiga y Kate solidifica un carácter fuerte que hace que la chica popular Emaline se enamore de ella.


 "Everything sucks!" no será a gusto de todos porque aunque está clasificada como una comedia se trata más de una comedia dramática que retrata la adolescencia como es; la etapa más difícil de la vida. El propio título de la serie refleja el momento en que se encuentran los protagonistas en donde creen que “todo apesta” porque nada sale como quieren que salga, porque recién están descubriendo a ilusión y la desilusión en la vida. La primera temporada se centra en las ilusiones y desilusiones de la adolescencia tanto en el aspecto romántico como en el académico y en el plano del descubrimiento personal. Kate solo es una de las primeras desilusiones que tiene Luke, puesto que también tiene que enfrentarse con el abandono de su padre y con la nueva relación de su madre. Pero antes de la desilusión, la ilusión le sirvió como motivación, Luke se ilusionó con Kate y eso lo animó a grabar su película. La ilusión de ser un actor reconocido es lo que hace que Oliver deje a Emaline en buscar su gran oportunidad en Nueva York con lo que desilusiona a Emaline. La cuota nostálgica de “Everything sucks!” se encuentra más en la época en la que se desarrolla, los 90's con los VHS y la música rockera, pero no tanto en la historia.

martes, 27 de marzo de 2018

#Runaways: Millenials con poderes

La primera producción de Marvel para la plataforma de Hulu es "Marvel's Runaways" o "Runaways", pero se siente más como si fuera una producción para la CW porque se destaca la combinación del drama emocional con los momentos cómicos sin dejar de lado toda la parafernalia del grupo heroico que busca salvar la ciudad tras descubrir que sus padres son parte de una secta en donde sacrifican a jóvenes. En ese sentido, "Runaways" es una serie de adolescentes descubriendo y construyendo su propia identidad, revelándose contra sus padres, pero a la par es la primera serie juvenil de héroes de Marvel. 



Millenials siendo millenials

Uno de los puntos a favor de "Runaways" es el casting del elenco principal, pues, los actores elegidos son idénticos a los personajes del cómic de Brian K. Vaught y Adrian Alphona. Sin embargo, en los mismos protagonistas podemos reconocer estereotipos -de nuevo- clásicos en las series juveniles: 
 -Alex Wilder (Rhenzy Feliz) es el nerd cuyo poder parece ser hacer referencias que nadie entiende. En realidad, no tiene poderes pero es realmente bueno en lo tecnológico. 
- Nico Minoru (Lyrica Okano) es la gótica depresiva del grupo con un poder que proviene de un báculo mágico. 
-Karolina Dean (Virginia Gardner) es la chica ideal y popular. Su poder es generar una especie de energía compuesto por colores del arcoiris como reflejando su orientación sexual. 
-Gert Yorkes (Ariela Barer) es la feminista que odia todo, el sistema, el patriotismo, etc, pero está enamorada del chico popular. No tiene un poder pero tiene un vinculo con un adorable dinosaurio. 
-Chase Stein (Gregg Sulkin) es el chico popular de un corazón de oro. No tiene poderes pero si varios gadgets. PD: No es la primera vez que Sulkin hace de chico popular con un corazón de oro. 
-Molly Hernández (Allegra Acosta) es la menor del grupo y por lo tanto la más despistada e ignorada. Su poder es ser increíblemente fuerte.



La misma serie utiliza estos prototipos como punto de críticas entre los mismos personajes y eso está bien porque se está retratando de manera realista el comportamiento de jóvenes que se joden entre sí, que se dicen sus verdades, que se pelean... Mejor dicho, estamos viendo adolescentes siendo adolescentes aunque tengan poderes. Y allí es donde radica el enganche de la serie desde el primer episodio y la razón por la que funciona pese a sus falencias. 


 El grupo principal está compuesto por estereotipos que solo en una serie ficticia son amigos. 

 Una de las debilidades de la serie es el pasar demasiado tiempo con los padres del grupo. Ya sé que el drama paternal aporte a la historia del misterio de la secta y consolida a los padres como los antagonistas pero creo que nadie se hubiera molestado si hubiéramos tenido una exposición verbal que le reste su tiempo en pantalla porque la serie se beneficia cuando se centra en nuestros protagonistas millenials. Hay una conexión inmediata con cada uno de ellos de los chicos entonces, sería mejor que nos aprovechemos de eso. Además, ni si quiera la construcción del misterio y su subsiguiente revelación del malo de la temporada reivindica el tiempo que hemos perdido con los progenitores de los protagonistas. 


 El mejor capítulo de la temporada es Metamorphosis. Resulta que en este mismo capítulo Stan Lee hace su clásico capítulo con lo que es oficial Runaways es parte del UCM aunque a Marvel le gusta ignorar a sus series... en este caso es entendible porque son adolescentes. 

 La serie intenta sorprendernos con sus revelaciones sobre el líder de la secta, que resulta ser el padre de Karoline, pero vamos, se trata de un giro que la mayoría puede adivinar con facilidad a menos que jamás hayas visto una serie. La verdad es que los giros más sorprendentes provienen del drama sentimental como la repentina relación de Karoline y Nico o el romance extramatrimonial de Robert, padre de Nico, y Janet, madre de Chase o la muerte de Victor Stein. 


La batalla del bien vs. mal está aquí representado en los chicos vs. los padres que hicieron un trato con Jonah para obtener todo tipo de beneficios. El grupo, entonces, se revelan contra sus propios padres porque saben que lo han hecho no es correcto. La primera temporada de "Runaways" dejó varias historias al aire y no resolvió todos los conflictos, es más, crea varios miniarcos que podrían profundizarse en la segunda temporada. Mientras tanto terminamos en un cliffhanger clásico trofeo de los héroes que se convierten en villanos ante la opinión pública y a los chicos no les queda otra cosa que huir convirtiéndose en fugitivos.


O sea, "The Runaways" runaway.

miércoles, 21 de marzo de 2018

#JessicaJones T2: AKA un estudio psicológico de la heroína más dañada de Marvel

Una de las características que distingue a "Jessica Jones" es su estilo noir. Se trata ante todo de thriller psicológico de la antiheroína más dañada de Marvel. La segunda temporada sigue el camino de explorar la psiquis de Jessica Jones (Krysten Ritter), revelándonos detalles de su pasado que moldearon esa personalidad lejana y fuerte, pero también nos da una vista del plano psicológico de los personajes más importantes sacrificando el suspenso y la tensión que la primera temporada tuvo al tener a Kilgrave (David Tennant) como el enemigo principal. 



Desafiando el trofeo del “big bad” 

 Debido a la fortaleza física de Jessica Jones, Kilgrave no resulta un villano que signifique una amenaza en el plano físico, pero el modo en el que utilizó su poder de controlar a las personas en Jessica es la razón por la que se siente tan aterrador. Al final de la primera temporada, Jessica Jones mata -al estilo “Man of Steel”- a Kilgrave y en la segunda estamos viendo que la muerte de Kilgrave no significó un final para Jessica Jones. Para nada. Matar a una persona vuelve a dañar psicológicamente a nuestra protagonista quien ahora tiene que agregarle a la lista de sus problemas el preguntarse constantemente si es una mala persona o si podría convertirse en un monstruo porque tomó la vida de una persona aunque se trate de un ser horrible.  Teniendo en cuenta que el arco de Jones debía gira alrededor de esta diatriba interna, la serie decidió no tener a un “big bad”. 

"AKA Pork Chop" o el regreso de Kilgrave es el mejor episodio de la temporada porque parece Kilgreve.

A la mitad de temporada se nos revela que la que se supone iba a ser la villana de turno no se trata de una villana en lo absoluto, en realidad se trata de Alisa Jones (Janet McTeer), la madre de Jessica que sobrevivió el accidente de auto de la familia Jones y resulta que también experimentaron con ella hasta convertirla en un ser con habilidades especiales y desde entonces ha vivido oculta porque padece de ataques de ira que hace que asesine personas. Este vuelco en el trofeo de los “big bad” tiene sentido y se ataca de nuevo el lado más vulnerable de nuestra protagonista, porque la verdad es que el kryptonita de Jessica Jones son sus traumas y sus sentimientos. El problema de tener una heroína tan fuerte como Superman es que es difícil encontrar un enemigo de talla, pero a diferencia de Superman, el compás moral de Jessica Jones se desarrolla en una zona gris, y ella misma no se considera buena ni tampoco se define como una heroína. Entonces, del mismo modo en el que Kilgrave es la personificación de los traumas de Jessica Jones, Alisa es la representación del temor más profundo de Jessica Jones; convertirse en un monstruo, en una asesina en serie que no puede controlarse. 

Mommy Issues

Para solidificar su estatus de heroína (aunque le moleste esta definición), Jessica Jones no solo ha decidido no matar en ninguna circunstancia sino que también busca un modo de salvar a su madre sin poner en riesgo a los policías. Asimismo, mientras va reparando la relación con su madre se va curando en el plano emocional; se va conciliando con el pasado; aunque siga cargando con todo el bagaje de las mierdas que le ha pasado en la vida y se va a abriendo a nuevas personas como Oscar (J.R. Ramirez).


Rompiendo vínculos 

"Jessica Jones" es un estudio psicológico de sus protagonistas.  En ese sentido, en la segunda temporada podemos ver que aunque las historias de Malcolm Ducasse (Eka Darville), Trish Walker (Rachael Taylor) y Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss) giren alrededor de Jessica, cada uno tiene motivos alternos que construyen arcos propios independientes de Jessica. En el caso de Malcolm, se trata de un adicto que ha intercambiado una droga por otra (sexo y la adrenalina de la investigación), en el caso de Jeri, se trata de enfrentar su mortalidad y confirmar su naturaleza dominadora, y en el caso de Trish se trata del "complejo del salvador blanco" y como es que el infierno está lleno de buenas intenciones. 



El hecho que toda la primera temporada de "Jessica Jones" y de “The Defenders” dejó claro que Trish es la persona más importante en la vida de Jessica y viceversa y eso debió advertirnos que esta amistad sufriría. Es interesante que se haya destapado las complejas capas de este vínculo porque todos sabemos que el amor no es completamente puro está compuesto por diferentes tipos de sentimientos como la admiración y la decepción y cuando me refiero al "amor" estoy hablando de un amor de familia porque "Jessica Jones" ha decidido ponerle freno a cualquier mal interpretación de escenas de tono totalmente heterosexual -como cuando Griffin (Hal Ozsan) le propone matrimonio a Trish con Jessica como una testigo involuntaria- y le ha puesto la etiqueta de “hermanas” a Jessica y Trish. Es verdad, Jessica y Trish son el corazón de la serie y por lo tanto, enfrentarlas va ocasionar un conflicto interesante y es más que fascinante ver cómo esa amistad se va quebrando exactamente por lo mucho que las dos quieren protegerse sin tomar en cuenta las necesidades de las otras. Además, en la segunda temporada marcó el tema de las relaciones familiares tóxicas; lo vimos con Trish y su mamá, Jessica y su mamá pero también con Trish y Jessica que en algún momento esa "hermandad" mutó en una envidia insana que nació de inalcanzables expectativas e de una exagerada idealización. 


Hay una explicación completamente heterosexual para esta escena... aquí está.

 Destrozar vínculos es un clásico cliché en todo tipo de series porque cambia la dinámica, sin embargo, el modo en que las historias de Malcolm y Trish fueron retratadas se sintieron fuera de lugar –como involucrar a Malcolm y Trish, la enfermedad de Jeri, la obsesión Pryce Chen (Terry Chen) - aunque hay coherencia en la línea de acción de cada uno de ellos sobre todo de Trish - la mejor amiga / hermana de Jessica también es adicta y obviamente eso iba a radicalizar su afán de proteger a Jessica para quedar como una heroína, Jessica siempre se va aislar de los demás, la madre de Trish siempre intentará sacar provecho de la situación, etc-. De todas formas, creo que íbamos a llegar al mismo punto, algo iba a romper los lazos de Jessica Jones solo que no esperaba que fuera el hecho que Trish matara a Alisa. La tercera temporada de "Jessica Jones" reconciliará por completo a Jessica y a Trish o las dividirá consolidando a Trish como la antagonista de Jessica. Y si Felicity pudo perdonar a Oliver que mató a su novio… Jessica puede perdonar a Trish por matar a su mamá. 



 El problema de los 13 episodios de Marvel y Netflix 

 Al igual que "Luke Carge", "Iron Fist" y "The Punisher", "Jessica Jones" sufre del problema de los 13 episodios por temporada. Cada una de estas series mencionadas podría haber concluido su historia en 10 capitulo o en 8, pero por alguna razón, quizás sea el formato de Netflix, la temporada tiene que durar 13 episodios y por eso, se estira innecesariamente el trama o se tiene un capítulo a modo flashback o de relleno. Se puede entender tener episodios rellenos cuando tienes una temporada de 18 episodios o más, pero con 13 lo mejor es llegar al punto, los 13 episodios es la razón por la que "Jessica Jones" y "The Punisher" se sintieron particularmente lentas. Creo que Netflix debería reconsiderar reducir sus temporadas, por lo menos en las series de Marvel, porque les conviene tener una serie de 8 o 10 capítulos por temporada y así, puede hacer uso de los personajes en forma de crossovers. "The Defenders" fue un caso particular que tuvo una introducción de dos episodios que bien pudo presionar el flashforward para llegar a la acción. 



Poder Femenino
Vale la pena resaltar que los episodios de la segunda temporada de "Jessica Jones" han sido dirigidas por puras. Pese a los altibajos y los problemas estructurales de la temporada, todos los episodios respetan el estilo impuesto en la primera temporada aunque se reduce un poco el uso del color púrpura. Aquí algunos de los trabajos más destacados de las directoras de los episodios de “Jessica Jones”: 
- Anna Foerster (AKA Start at the Beginning) ha dirigido episodios de “Outlander”, “Madam Secretary” y “Criminal Minds”. 
-Minkie Spiro (AKA Freak Accident) ha dirigido dos episodios de “Better Call Saul”, uno de “One Mississippi” y 5 episodios de “Downton Abbey”
-Mairzee Almas (AKA Sole Survivor) ha dirigido dos episodios de “Arrow”, tres de episodios de la tercera temporada de “Legends of Tomorrow”, ya saben la temporada más cool. 
-Deborah Chow (AKA God Help the Hobo) ha dirigido dos episodios de “Fear the Walking Dead” y también ha dirigido un episodio de “Iron Fist” y “Mr. Robot”. Millicent Shelton (AKA The Octopus) ha dirigido 5 episodios de "Black-ish" y un episodio de “Runaways” y de “Supergirl”. 
-Jet Wilkinson (AKA Facetime) ha dirigido 5 episodios de “How to get away with murder” y un episodio de “The Punisher” y de “Iron Fist”
-Jennifer Getzinger (AKA I want you cray cray) ha dirigido un episodio de “Counterpart” y dos episodios de “Outlander” y de “How to get away with murder”. 
-Zetna Fuentes (AKA Ain't we got fun) ha dirigido un episodio de “This is us”, dos de “Shameless” y de "Scandal", tres episodios de “Grey's Anatomy” y 5 de “Jane the Virgin”.
-Rosemary Rodriguez (AKA Shark in the bathub, moster in the bed) dirigió un episodios de “The Tick”, dos de “The Walking Dead” y 18 de “The Good Wife”
-Neasa Herdiman (AKA Pork Chop) ha dirigido dos episodios de “Happy Valley” y uno de “Inhumans”… vamos, que no es su culpa si el guión es malo. 
 -Jennifer Lynch (AKA Three lives and counting) ha dirigido dos episodios de “American Horror Story” y 5 episodios de “Quantico”.
- Liz Friedlander (AKA Pray for my Pasty) dirigió un episodio de “The Gifted” y 4 episodios de “One Tree Hill”
- Uta Briesewitz (AKA Playland – AKA I've got the blues) ha dirigido dos episodios de “This is Us” , uno de “The Defenders” y de “Iron Fist” y 4 de “Orange is the New Black”.


También puedes leer: