viernes, 17 de noviembre de 2017

#TheMindyProject: Cuando Danny se quedó con Mindy

The Mindy Project siempre fue un homenaje / parodia de las comedias románticas. Se trató de una historia de amor pero de un amor propio en la vida real y en la ficción, Mindy Kalling produjo, escribió, protagonizó y salvó su propia serie, pues tras la cancelación de Fox le encontró un nuevo hogar en Hulu y después de que la agenda de Chris Messina no le permitiera a “Danny” estar en la mayoría de episodios, Mindy Kalling siguió contando la historia de Mindy hasta cerrarla por completo en su propia ley. 



 El romanticismo realista 

 Para los que vimos The Mindy Project hemos presenciado una suerte de evolución de la comedia romántica que ahora se tira en a un lado un poco más realista o quizás más sincero; no puedes ser feliz con alguien más si no eres feliz contigo mismo. En uno de sus videos ScreemPrism habló sobre el lado oscuro de las películas románticas y cómo estas crean falsas ideas y expectativas del amor. Por ejemplo, en este tipo de producciones se implica que el cambio de una persona gira alrededor del amor de otra y generalmente es la mujer la que tiene que adaptarse a su pareja. Además, algunos de los actos románticos que vemos en el cine de aplicarse en la vida real podrían ser considerado como un acoso o una extorsión.



 Allí es donde The Mindy Project marca la diferencia. Desde el comienzo hemos tenido una protagonista con una autoestima por los cielos y cuya personalidad desbordante era su principal atractivo. Pocas veces, Mindy se mostró insegura por su aspecto, siempre tuvo el control de todas sus relaciones y en las contadas oportunidades que trató de cambiar para no malograr su relación, como aquella vez que sacrificó su carrera por Danny, terminó arrepintiéndose. Y es que la fórmula de la felicidad era simple, Mindy priorizaba a Mindy y de ese modo su felicidad que no giraba alrededor de un hombre, giraba alrededor de sus objetivos personales y profesionales. El humor de la serie provenía en gran parte de los altibajos en la movida vida de Mindy, pero también servía para darnos una visión no tan exagerada sobre una actualidad demasiada superficial y cínica. Aunque la lista de ex novios de Mindy es larga, los hombres no solo estuvieron presentes como sus intereses amorosos sino también como representación del patriarcado estadounidense. Uno de los mejores episodios de la serie es "Mindy Lahiri Is a White Man"; luego que no acceder a una promoción en su trabajo, Mindy se despierta y es un hombre blanco; entonces, se evidencia que la vida es muy simple para un hombre blanco en el plano profesional mientras que una mujer tiene que luchar el doble.



 Entre sus referenciales a la cultura pop y sus exagerados y vistosos gustos, Mindy vive pensando que la vida es una película romántica, así que la serie nos presenta los clásicos “actos de amor” en una suerte de paralelismo de ciertas escenas de películas famosas pero con la variable de la aceptación. Cuando Danny conoció a Mindy no le caía, ambos no se soportaban, después se volvieron amigos, se enamoraron, tuvieron una relación volátil producto de sus diferencias, luego vino un embarazo inesperado, se separaron cuando Mindy se rehusó a cambiar por Danny y después se volvieron a reencontrar no más maduros, de hecho, no hay ninguna lección que han aprendido en el camino más que la simple aceptación.



 No es causalidad que el final de The Mindy Project haya presentado una boda, con musical incluido, ya que toda la parafernalia de la gran ceremonia es parte del clásico “final feliz” excepto que Mindy no es la novia sino Tamara. Cuando Fox canceló la serie, Mindy acababa de dar a luz y Danny estaba a punto de pedir su mano, pero tras mudarse a Hulu, la relación de Mindy con Danny se desquebrajó y en la sexta temporada, Mindy se casó con otro y se divorció. Particularmente creo que el final de Fox también calzaba como cierre total de la serie porque aunque Mindy y Danny no se casaron, se quedaban juntos. Sin embargo, en el final de la serie "It had to be you" el hecho que Mindy y Danny regresen en los últimos minutos cobra mayor significado cuando tenemos en cuenta que Danny finalmente aceptó a Mindy en su totalidad, con sus mejores virtudes y sus peores defectos, y estaba dispuesto a ayudarla en su negocio propio sin pedir nada a cambio, ese es su principal "acto de amor". Por su parte, Mindy volvió a confirmar que Danny no es un príncipe azul ni una ilusión perfecta sino una realidad imperfecta. Después de la declaración de amor y en lugar de seguir discutiendo, tendrán toda una vida para discutir, Mindy y Danny se sientan a ver televisión como lo hace una pareja que lleva años juntos y esa imagen final es también pasar la fantasía romántica a la realidad donde el gran acto de amor no es el final sino el comienzo de una vida.


domingo, 12 de noviembre de 2017

Balance de la tercera temporada de #ElMinisteriodelTiempo

"El Ministerio del Tiempo" es una de las mejores series de ciencia ficción, sin embargo, en su tercera temporada, la irregularidad ha sido lo más constante en sus episodios y en su transmisión (TVE partió la temporada en dos y les cambió de horario). De sus 13 capítulos, la mitad son buenos, un par son muy buenos y el resto pueden entrar en la categoría del olvido que ni si quiera el cameo de personajes históricos pudieron salvar la historia. 



El Ministerio del Tiempo aprueba su tercera temporada

Dejando de lado los problemas tras bambalinas de la producción, siento que si le tengo que poner una nota a la tercera temporada de "El Ministerio del Tiempo" aprueba en un promedio general. Quizás estoy siendo muy exigente pero esperaba más sobre todo considerando que terminaron su segunda temporada en una nota alta y, considerando que la misma serie ha cambiado el juego en el mundo de la televisión española por haber puesto de moda la cultura. Puede que sea yo, pero a mis ojos el año pasado, "El Ministerio del Tiempo" estuvo a la par de varias series americanas e incluso siempre he dicho que “Legends of Tomorrow” es "El Ministerio del Tiempo con superhéroes", o sea, esta serie española es mi estandarte para medir otras series sobre viajes en el tiempo. 



Que tal cool es esta serie que le mandó su indirecta directa a Timeless por ser una copia no oficial

Uno de los aspectos que siempre me ha parecido curioso de las series españolas es su duración de una hora y 10 minutos aproximadamente. Cuando los capítulos son buenos, el tiempo no se siente o incluso se queda chico. El problema es que en esta temporada, algunos de los episodios se me hicieron muy pesados, como fueron el caso del "Tiempo de hechizos", el episodio con Gustavo Adolfo Bécquer, y "Tiempo de conquista"


El episodio más flojo fue “Tiempo de conquista” 

En mi crítica anterior escribí que creo que los productores se olvidaron un poco de sus propios protagonistas para priorizar las misiones que tenían como mayor punto de interés los personajes y eventos históricos que aparecerían. Se buscaba impresionar por el simple hecho de impresionar, pero el equipo del ministerio es el corazón de la serie y es por eso que los mejores episodios son el resultado de una combinación de la evolución de los principales personajes con los viajes a épocas interesantes. De ese modo, los mejores episodios de la temporada son "Con el tiempo en los talones" que es un homenaje a Alfred Hitchcock y que a su vez estuvo centrado en el regreso de Pacino (Hugo Silva), "Tiempo de espías" que es la introducción de una joven Lola Mendieta (Macarena García), "Tiempo de esclavos" que es la despedida de Amelia (Aura Garrido), "Tiempo de censura" enfocado en Irene Larra (Cayetana Guillen Cuervo) reencontrándose con su pasado , "Contratiempos" que es la batalla final entre "Los hijos de Padilla" y "El ángel exterminador" en donde el papel de Alonso (Nacho Fresneda) fue esencial y "Entre dos tiempos", un final de temporada que deja un sabor de despedida cuyo objetivo principal era salvar el propio ministerio de la privatización y trivialización. 


El mejor episodio de la temporada es “Entre dos tiempos” 

Puntos flojos 

-El ministerio sin tensión. Desde la abrupta salida de Amelia del ministerio, su ausencia se sintió demasiado. Pese a no ser una serie romántica, por alguna razón, los guionistas prefirieron minimizar por completo la casi relación/conqueteo diplomático entre Amelia y Pacino. Ni si quiera tuvimos una conversación decente sobre ese encuentro que cambió el futuro de Amelia. Cuando Pacino regresó al ministerio ya estaba con otra agente y Amelia pasó los primeros episodios en luto por la muerte de Julián. Siento que había una gran oportunidad para darnos una gran historia que no necesariamente terminara en una relación, pero no se concretó nada. 



-Alonso y su involución. ¿Cuántas veces vamos a ver a Alonso con problemas con las costumbres de una nueva era? Bueno, ya son tres temporadas. Cualquiera pensaría que ya se habría acostumbrado a la idea de no cambiar la historia, pero no. La terquedad de Alonso en ciertos momentos tenía como fin ser el alivio cómico pero a veces se le pasaba la mano y caía demasiado pesado esa postura de ser todo un caballero machista conservador.  



-Los enemigos de la confusión. "El Ministerio del Tiempo" necesitaba tener un enemigo de altura, pero tener dos facciones como los malos de la temporada a veces se prestaba a la confusión. 

-Tantas veces Lola. Desde el principio, Lola se presentó como la némesis más interesante e intrigante de “El Ministerio del Tiempo”, por eso introducirnos a su versión más joven era una interesante propuesta. Pero aAunque sigamos la teoría que estamos en una nueva línea de tiempo, la simple presencia de una joven Lola debería cambiar la historia a no ser que en realidad, Lola terminará siendo como enemiga del ministerio pase lo que pase. Asimismo, una de las teorías más conocidas de Lola es que podría ser la nieta de Amelia, lo que explicaría su extraña conexión con ella, pero la serie nos reveló muy poco de la propia Lola. Para hacer más confusas las cosas, el reencuentro entre las dos Lolas tampoco no nos ofreció respuestas claras respecto a ella. Mientras la joven Lola quiere luchar contra un futuro donde ella es una traidora, la Lola del presento no deja de estar rodeada de un halo de misterio y eso en conjunto deja abierta la posibilidad de que ella ya ha estado en la posición de la joven Lola. De todas formas, las precuelas de Star Wars ya nos enseñó ninguna historia le hará justicia a un enemigo épico así que es mejor que no nos hagamos muchas preguntas y solo disfrutemos de la nueva dinámica de la patrulla. 



¿Qué nos depara el futuro? 

En “Entre dos tiempo”, la patrulla tenía la misión de evitar que la serie “El Ministerio del tiempo” saliera al aire. Luego de boicotear los guiones de esta serie, la patrulla regresa a su tiempo solo para encontrarse que la institución del ministerio del tiempo ya no existe y que en su lugar hay una empresa que ha privatizado los viajes al pasado para hacer turismo. Para solucionar todo este problema, en lugar de viajar al pasado se viaja al futuro y el malo entonces se da cuenta de que solo terminará destruyendo España de continuar en ese camino. Entonces, la patrulla regresa a su presente intacto. Fue una hora y algo más de metatelevisión en su mejor expresión donde incluso hay una crítica a la sociedad donde todo puede convertirse en un espectáculo superficial. 


 El final de la tercera temporada fue un homenaje a la serie y a la televisión española. 

Si “El Ministerio del tiempo” no es renovado, “Entre dos tiempos” quedaría como un final imperfecto, pues, aunque no cierra varias historias, el capitulo ha sido íntimo lleno de referencias y guiños que el fanático siempre va a apreciar. Además, se puede intuir que la patrulla continuará con sus misiones. Y si no es el final, pues, se ha abierto la puerta a un futuro de posibilidades infinitas. 


 También puedes leer: 

-¿Y qué pasó con #ElMinisterioDelTiempo? 
-#ElMinisteriodelTiempo: Rumbo a infinitas posibilidades 
-#ElMinisteriodelTiempo: Lo bueno, lo malo y más freakie de España

viernes, 10 de noviembre de 2017

No te quiero asustar pero no es tan cool que Disney compre Fox

El anuncio de Disney sobre una nueva trilogía de Star Wars (Yey!) se da en la misma semana en que la compañía de Mickey Mouse terminó el veto que le puso al diario "Los Ángeles Times" por un reportaje sobre uno de sus parques temáticos. Parece que Disney nos llena de buenas noticias para que no le prestemos atención a su impasse con LA Times, pues también se dio a conocer que Disney podría adquirir la mayor parte de 21st Century Fox. Lo primero que viene a la mente es que esta decisión podría abrir las puertas para que "Los X-Men" podrían pertenecer al universo cinematográfico de Marvel pero también significa otra cosa que el entusiasmo geek prefiere ignorar; Disney está a un paso de dominar el mundo... del entrenamiento. 


Hubo Civil War en Civil War

 Rob Liefeld, creador de Deadpool, ha escrito una misiva pública en donde le pide al dueño de Fox, Rupert Murdoch, que no continúe con las negociaciones hasta que se estrene Deadpool 2 y X-Force. Se puede deslizar de este mensaje que hay un miedo a que de cerrarse el trato, Deadpool y otras producciones cambien su tono y su fórmula para calzar en el mundo PG de Disney. 


 Este año, Fox ha estrenado películas de clasificación R – para mayores de 18 años-, dos de este grupo de filmes, War for the Planet of The Apes y Logan, están dentro del top de las mejores películas del año. Logan ha innovado en el modo de contar películas de héroes con su tono western noir y en War for the Planet of The Apes el mensaje final es que los animales tienen más humanidad que ciertas personas. La clasificación R les dio a los equipos de estas películas la posibilidad de ser más sangrientos, más profundos, más complejo y más oscuro, aspectos que les ha otorgado el reconocimiento de los medios especializados. 



 La preocupación de futuros cambios Fox si es que es comprado por Disney es válida y realista. Es verdad que la compañía del ratón podría simplemente dejar que los departamentos correspondientes sigan haciendo su trabajo, sobre todo si rinden réditos, pero también es verdad que el mundo del cine es un negocio ante todo. Actualmente, el CEO de Marvel Studios es Kevin Feige. Actualmente es la palabra clave pues antes esta división estaba dirigido por Ike Perlmutter, el mismo hombre que no quería a Robert Downey Jr en Civil War porque el salario del actor era muy alto y es que lo único que le interesa a Perlmutter era su imperio de juguetes en donde las películas solo eran la excusa para vender nuevos productos. Movie Pilot incluso calificó a Ike Perlmutter como el villano real de Marvel. Kevin Feige ganó la batalla pero Perlmutter aun tiene bajo su cargo las producciones televisivas de Marvel. Además, también hay que mencionar que Marvel “rompió” a Joss Whedon o mejor dicho lo controló para que su película “Los Vengadores la era de Ultron” preparara el camino para la “Fase 2” del MCU. Y no solo se trata de Marvel por sí solo, recientemente, los directores de Han Solo, Phil Lord y Christopher Miller abandonaron el filme por diferencias creativas con Lucasfilm, que también le pertenece al ratón. 



Fox tomó un gran riesgo con Deadpool y Logan que al final les dio resultado, pero no todos los estudios son capaces de hacer lo mismo. Mientras más grande es una compañía, menos quiere arriesgarse y Disney desde hace un tiempo ha decidido comprar a su competencia en lugar de ya saben, competir. Collider recomienda a Fox que si quiere lograr una especie de crossover con Marvel lo haga bajo el mismo trato que Marvel tiene con Sony para Spiderman. Pero eso es en el tema de las películas... el resto es otra cosa. 

-¿Qué vamos a hacer esta noche, Mickey?
-Lo mismo que hacemos todas las noches, tratar de conquistar el mundo.


Para agregarle más leña al fuego a las preocupaciones, con el posible acuerdo, Disney se aseguraría los derechos en exclusiva de todas las producciones de 21st Century Fox, lo que significa no solo el mundo de “X-Men”, películas como Titanic, el Planeta de los Simios, Kingsman, etc, y tendría de vuelta New Hope pero también tendría a su disposición diversas series producidas por Fox como Los Simpson y Los Expedientes Secretos X


 Para colmo, Los Simpson también predijeron la futura compra de Fox por Disney 

 Según reveló The Wrap, (y como ya se rumoreaba), Disney tiene el deseo de fundar una nueva plataforma de contenidos a lo Netflix. Ya se ha confirmado que, en un futuro, se dice que en el 2019, Disney quitará de Netflix todas sus series y su futuras temporadas de Marvel; es decir, The Punisher, Daredevil, Jessica jones, Luke Cage, Iron Fist y The Defenders lo podrán en su propio servicio. Ahora en este caso, el tono de estas series difícil que cambien porque el estilo ya está consolidado, sin embargo, el problema es el hecho que el Imperio del tío Walt pueda consolidarse como un monopolio multimediático. La competencia es importante. La competencia entre los estudios nos ha alternativas. Las negociaciones entre Fox y Disney se han detenido por ahora, principalmente porque se filtró la información de la posible compra, pero los planes de controlar el mundo de Disney parece que todavía continuarán.


Al final resulta que South Park tenía razón

miércoles, 8 de noviembre de 2017

#ThorRagnarok: La película más graciosa de #Marvel

El director de Thor Ragnarok, Taika Waititi, ha comentado que decidió ignorar la dos películas previas del "Dios del Trueno" para construir su propia visión de la película y como resultado tenemos un producto cuyo estilo se apoya en el diseño artístico de Jack Kirby, en donde predomina los colores vivos como rojo y verde y un look estético futurista similar a lo Blande Runner, pero que en el aspecto narrativo sabe aprovecharse delos aciertos y desaciertos de "Los Vengadores la era de Ultron" y por supuesto, Waititi hace uso de un humor que le agrega un plus a la clásica historia del héroe que superar los obstáculos para consolidar su posición de héroe. 



 ¿Una extensión de Guardianes de la Galaxia? 

Hay algo en Thor Ragnarok que me trae a la mente Guardianes de la Galaxia. Tal vez tiene que ver con el hecho que la película tiene su propia versión de Groot y Rocket Raccoon en la Korg (Taika Waititit) y Mike. Quizás sea el humor porque a diferencia de sus predecesoras, Thor Ragnarok es sumamente graciosa hasta el punto que la película tiene más puchlines que punches (golpes). Sin embargo, creo que la razón por la que Thor Rganarok se siente como una extensión de Guardianes de la Galaxia es porque que se desarrolla en gran parte en el espacio y Waititit ha conservado ese look espacial que ya estableció James Gun en Guardianes. 


 Los parecidos entre Thor Ragnarok y Guardianes funcionan a favor de la película y del propio universo cinematográfico de Marvel pues, se “arreglan” algunas de las decisiones más controversiales en "La era de Ultron" como el coqueteo de Bruce Banner (Mark Ruffalo) y Natasha Romanoff (Scarlett Johansson). Un intento de romance impopular que estaba condenado desde un principio pero que como ya ha pasado el tiempo, ahora podemos bromear al respecto. 

Aun una mejor historia de amor que Crepúsculo. 

 ¿Demasiado humor? 

Las películas de Marvel se distinguen porque balancean muy bien la comedia con la acción y el drama para destacar el tono optimista. La comedia puede ser un arma de doble filo. De no tener un alivio cómico, una película puede resultar bastante pesada, pero al abusar de la comicidad se le puede restar el crecimiento emocional de los personajes. Este año, en las tres películas que ha estrenado Marvel, Spiderman Homecoming, Guardianes de la Galaxia Volumen 2 y Thor Ragnarok, la comedia es esencial. Spiderman Homecoming evoca las comedias románticas ochenteras y gran parte de la gracia proviene de Peter Parker (Tom Holland) reaccionando ante problemas típicos juveniles y de un héroe novato que recién va descubriendo cómo diablos ser un héroe. Mientras que el humor en Guardianes de la Galaxia nace de los diferentes que son los integrantes del grupo y de las referencias de la cultura pop que Peter Quill (Chris Pratt) menciona y que nadie más entiende solo él y el público. 



 Una de las críticas más recurrentes contra Thor tiene que ver con su humor. Se supone que Ragnarok significa el Apocalipsis de Asgard, así que no parece coherente agregarle algo de gracia a una idea tan oscura y sin embargo, Thor Ragnarok es casi un 70% de comedia. El humor es tan simple que por momentos parece una sitcoms de los 90s. Los momentos más graciosos están encapsulados en Saakar, cuyo planeta exude la excentricidad de Jeff Goldblum/Grandmaster. Algunas de las escenas más divertidas del filme son también las mejores escenas; la pelea entre de Hulk y Thor que fue el principio de un dúo tan dinámico como extraño, Korg y su revolución, Hulk revelando su enorme trasero verde, Thor (Chris Hemsworth) teniendo la misma conversación con Hulk y con Banner sobre su preferencia entre Hulk y Banner, Thor tratando de tener acceso a la nave de Hulk , Thor y Loki (Tom Hiddleston) y su acto "help me", Thor tratando de calmar a Banner y Valkyrie (Tessa Thompson) su familiaridad con Banner (no sabe que él se convierte en Thor hasta el final). 



 No obstante, pese a que Cate Blanchett es una gran actriz, cuando Hela se presenta ante los guerreros de Asgard, el dialogo tenía la intención de ser gracioso pero el momento está lleno de tensión. En Saakar se podía desarrollar una comedia de situación y en Asgard también, por lo menos hasta que Hela comienza a dominar el planeta de Thor matando asgardianos a su paso. 


 Tal vez solo Loki puede ser un villano cuya enigmática carisma le permite al público reírse con él y de él. 

 ¿Mejor Villana? 

 El talón de Aquiles de Marvel siempre han sido sus villanos, con tales antecedes, creo que Hela puede destacarse en el top 5. Sus objetivos son claros, ella ha retornado tras la muerte de Odín (Anthony Hopkins) para reclamar el trono y expandir su imperio, su historia tiene sentido y como la diosa de la muerte fue intimidarte, cruel y trajo muerte... mucha muerte, incluso murieron a los tres guerreros. Ahora me parece que el tener a alguien como Blanchett para solo una película sería un desperdicio, pero si es así, digamos dejó su marca en Thor. Me refiero a que le quitó un ojo a Thor, literalmente, (y hay que agradecer a la gente que hacen los trailers que no nos hayan spoleado este giro), pero este momento es significativo en la película y en el futuro del personaje principal porque Thor pierde su ojo cuando ve la verdad; Asgard no es un lugar, es su gente. Thor ahora está asumiendo el lugar de Odín pero su liderazgo será diferente. 

Las cosas que se pueden hacen en postproducción


 ¿La mejor película de Marvel? 

Finalmente, para mí, Thor Ragnarok con un sobrevalorado cameo de Matt Damon, con su excelentísimo cameo de Stan Lee, y ester eggs es la mejor película de Thor desde lejos, no es la mejor película de Marvel pero está bien porque es la película más graciosa de Marvel.

También puedes leer:

martes, 31 de octubre de 2017

Lo que me gustó de la Temp 2 de #StrangerThings

Podría escribir cómo es que la primera temporada de Stranger Things se aprovechó de la nostalgia ochentera para crear algo familiar pero único a la vez y la segunda temporada es simplemente la continuación de esta tendencia, sin embargo, no lo haré. La serie logra dominar a su inspiración, (la influencia de la cultura pop), y le da un giro a los trofeos que ya conocemos y lo hace de tal modo que logra sorprendernos y enternecernos con sus aventuras sobrenaturales, así que simplemente escribiré lo que me gustó… 



-Me gustó que los hermanos Matt y Ross Duffer conserven la esencia de sus personajes. El elenco es grande y cada uno tiene su momento. 
-Me gustó las nuevas dinámicas. Jim y Eleven, Steve y Dustin, Max y el grupo, Bob y Joyce. 
-Me gustó que nos hayamos saltado el triángulo amoroso Jonathan, Nancy y Steve. 
-Me gustó que la moderación del fanservice de “la justicia para Barb”. Este arco terminó convirtiéndose en uno de los más importantes en la historia, pese a que nace de la indiferencia de la serie respecto de la muerte de Barb en la primera entrega. Pero es un poco extraño que los padres tengan una foto de Barb en el baño. 
Me gustó la faceta paternal de Steve. En la primera temporada me era fácil odiarlo, pero en segunda lo adoro y hasta pienso que merece a alguien mejor que Nancy. 

Steve y Dustin 

- Me gustó Winona Ryder como Joyce y me rompió el corazón lo que le pasó a Bob. 
-Me gustó que los niños sigan siendo niños. El 80% del encanto de la serie reside en ellos. 
-Me gustó la mayoría de nuevos personajes, excepto Billy cuya única función para ser solo joder con su presencia, además de ir mostrando sus abdómenes solo porque sí. 
-Me gustó que Max se demorara en acoplarse al grupo. 
-Me gustó Jim Hooper y sus movimientos de cadera al intentar bailar. El gran héroe de la historia con el corazón de oro.



-Me gustó el episodio 7, The Lost Sister, porque Eleven tuvo su momento a lo “Wonder Woman” y decide regresar a salvar a su gente. 
-Me gustó Eleven en modo hispter, en modo punk y en modo niña buena. 
-Me gustó que Bob Newby. Bob es el nuevo Barb. De hecho, Bob es un gran ejemplo de cómo escribir un personaje secundario como un interés amoroso que es mucho más que un interés amoroso. Bob era un tipo regular que estaba completamente enamorado de Joyce y terminó siendo un héroe. 


-Me gustó que Mike llamara a Eleven 353 veces. Solo es superado por Noah en The Notebook que le escribió a Allie 365 cartas. Además, veo a Mike y a Eleven como Kevin y Winnie de nuestra generación. 
-Me gustó Will. La primera temporada no lo vimos mucho, pero el niño es tremendo actor. 
-Me gustó que el grupo, adultos y niños, trabajen juntos. 
-Me gustó que Nancy tomara las riendas del plan para derrotar al laboratorio. 
-Me gustó que tanto sea la nota ochentera de Stranger Thing que hayamos visto Paul Reiser de Mad About You como el doctor y Sean Astin de los Goonies como parte de su elenco. 
Me gustó el final feliz con su cuota de “esto no se ha terminado”.


También puedes leer:

jueves, 26 de octubre de 2017

#Mindhunter: La fascinación por lo sórdido

La nueva serie de Netflix, Mindhunter, que tiene como productores ejecutivos a David Fincher, Charlize Theron, Josh Donen y Ceán Chaffin, es todo lo que puedes esperar de una producción de David Fincher; es intensamente fascinante y psicológicamente perturbadora. 



 El sello Fincher 

 David Fincher dirigió los dos primeros capítulos y los dos últimos. En ese sentido, la serie apela mucho a los trabajos previos de Fincher, especialmente, de "Zodiac", película que se centró el caso del misterioso asesino en serie denominado “Zodiaco” que le mandaba cartas a la policía y a los medios para publicitar sus crímenes. En Mindhunter tenemos una ambientación similar a la que vimos en “Zodiaco”, solo que el enfoque no está en su solo caso, sino en una exploración del lado más sórdido de la mente de asesinos y así entender el origen de la criminología.


 El dialogo también tiene mucho de The Social Network; largas conversaciones en modo ping pong en una suerte de lluvia de ideas que se complementan entre los protagonistas 

 En Mindhunter, dos agentes del FBI, Bill Tench (Holt McCallany) y Holden Ford (Jonathan Groff), realizan entrevistas a los asesinos más crueles de la época con la finalidad de poder entender qué hay en la mente de estos asesinos; cómo piensan, cómo ven el mundo y qué sienten. De ese modo, se busca determinar características que eventualmente puedan llevar a la identificación de potenciales asesinos y prevenir estos crímenes. A través de los conocimientos adquiridos por la investigación, Tench y Ford son capaces de resolver ciertos casos que se cruzan en su camino, pasando de la teoría a la práctica. Esta forma de narrativa diferencia a Mindhunter de los clásicos procedimentales donde se resuelve un caso por episodio concentrándose en un solo crimen.  La doctora Weny Carr (Anna Torv - NO Carrie Coon*) entra al equipo para imponer la objetividad que debe primar en el estudio, pero mientras que Tench intenta conservar su cordura tras estar en contacto con seres tan perturbadores, Ford desarrolla un retorcido vínculo con Ed Kemper (Cameron Britton), el primer sujeto de interés en la investigación. Lo que debemos tener en cuenta sobre Holden es que es un inadaptado social que se va transformando en el Sheldon Cooper del FBI, un sabelotodo cuya soberbia lo ciega por completo y no se da cuenta de la obsesión enfermiza que ha desarrollado debido a su fascinación por lo sórdido. 

Cuando tu serie es buena... muy buena... demasiado buena

Fincher también pone un poco de esa energía rebelde de “Gone Girl” en sus principales figuras femeninas. Debbie Mitford (Hannah Gross), la novia de Holden, es una hippie que estudia sociología que ayuda a Holden dándole tips de cómo ganarse la confianza de Ed poniendo en práctica también lo que está aprendiendo en la universidad. Holden y Debbie es una pareja dispareja que siempre está en distintas páginas en una misma conversación, hablando dos idiomas diferentes, hasta parece que el único punto en común que tienen es la curiosidad por distintos temas, Holden por los asesinos en serie y Debbie por la conformación de la sociedad. 



Después tenemos Debbie, Wendy Carr cuya presencia se destaca además de su elegancia e inteligencia, por su independencia. La doctora está dispuesta a abandonar a su pareja para ahondarse por complejo en el estudio. Tanto Debbie y Wendy desafían el prototipo de mujer de la década que se desarrolla en la serie. 



 Una de las ventajas de Netflix es la libertad y en producciones como Mindhunter esta libertad se hace notar; tiene episodios de menos de 40 minutos y episodios de 60 minutos, tampoco existe la necesidad del uso y abuso del cliffhangers o del plot twist. Al principio parece que no hay una estructura definida, pero en realidad el punto de partida es la investigación de la conducta de los asesinos en serie, y apoyándose en la misma, Ford y Holden son capaces de colaborar y llegar a la verdad en los ciertos casos. También estamos presenciando algo fuera de lo común; Mindhunter le quita esa mística que ha impulsado las series procedimientos respecto a los asesinos en serie. Al contrario, los asesinos en Mindhunter son reales, ordinarios y su motivación es simple; sus crímenes provienen del odio hacia las mujeres y del ejercer un poder sobre ellas. 

 Mindhunter como para romperte la cabeza 

 -Mindhunter está basada en la verdadera historia del hombre que fue pionero en la ciencia de la caracterización de asesinos en serie. En ese sentido, hay una línea muy delgada entre lo que es ficción y lo que es real. Pero no solo Holden Ford y Bill Tench hacen menciones a criminales famosos como Charles Manson y David Berkowitz, sino que el dialogo que vemos entre Holden y Ed Kemper, el asesino "co-ed killer", son sacadas directamente de las entrevistas entre el asesino el real Ed Kemper con las autoridades. Asimismo, Vulture ha realizado un artículo donde detalle de las personas y casos reales que han inspirado a Mindhunter.



 -"Zodiac" es el filme de David Fincher que tiene una mayor influencia en Mindhunter, incluyendo su estilo audiovisual, sin embargo, una característica que vale la pena mencionar son los protagonistas, pues, ambos, Holden Ford y Robert Graysmith (Jake Gillehall) buscan de manera compulsiva respuestas dejando al margen su propia estabilidad emocional, pero en Mindhunter sí se logra conseguir explicaciones que, aunque indignantes, pueden entrar en la categoría de lógicas. 


 -Una de las particularidades de Mindhunter son sus escenas précreditos que causan el mismo efecto de curiosidad de las escenas postcrédito en las películas de Marvel y en las series de la DC. Las escenas post y pre créditos anticipan algo o alguien conectado a la historia no necesariamente relacionado a la misma de la película o el episodio. En el caso de Mindhunter, las escenas que abren los episodios es Dennis Rader conocido como el "BTK killer" cuyas siglas significan "bind, torture, kill" una referencia a su método de ejecución de sus víctimas. Entonces, podemos deducir que es posible que Dennis Rader sea el foco de la segunda temporada. 



 -En la serie hay un subtrama enfocado en Wendy y un gato. Tras escuchar aullar a un gato mientras lavaba su ropa, Wendy decide dejar atún para darle de comer a este animalito, pero de un momento a otro encuentra el atún lleno de hormigas. David Fincher ha explicado que este arco estaba tratando de sugerir a la audiencia de que quizás había un niño en el edificio que mató al gato y ese sería el nacimiento de un potencial asesino en serie porque como se sabe, muchas de las tendencias sociopatas comienzan a evidenciarse en la niñez y adolescencia. 



 -La secuencia de créditos de Mindhunter incluye imágenes subliminales, al mismo estilo de Tyler Durden (Brad Pitt) en el "Club de la Pelea", otro clásico de David Fincher, así que es bueno que Netflix haya incluido ese botón de "omitir intro". 

 Crédito: MINDHUNTER on Netflix - 25 Subliminal Shots from Vashi Nedomansky on Vimeo.

 -La actriz Carrie Coon, recordada por su rol de Nora en The Leftovers, ha colocado en su bio de Twitter que no es ella la que aparece en Mindhunter y es que mucha gente la ha confundido con Anna Torv quien le da vida a Wendy Carr en la serie de Netflix. Y es que después de años de ver a Torv con su cabello rubio en Fringe la gente no se acostumbra al nuevo corte de cabello.



 -Mindhunter tiene un excelente soundtrack. Nada como escuchar "Psycho killer" de Talking Heads en el momento preciso en la serie.

 -No creo que sea el estilo de Mindhunter pero en otra serie, Holden Ford se convertiría en un asesino en serie. Ciertamente, el contacto con personas tan retorcido debe tener algún tipo de efecto como lo vimos en el último episodio.

 -David Fincher ha adelantado que quisiera tener 5 temporadas de Mindhunter.

martes, 24 de octubre de 2017

#AtomicBlonde: La actriz que se apoderó de un género

Para ser una película de acción, Atomic Blonde del director David Leitch no es la gran cosa, no va a cambiar el género pero demonios, Charlize Theron está espectacular. Hay que aclarar que aunque tengan el mismo director, Atomic Blonde NO es la versión John Wick Femenina. Lorraine Broughton, el personaje de Charlize Theron, no está buscando una venganza porque mataron a su perro, aunque sí termina vengando la muerte de sus dos amantes. Nuestra protagonista resulta ser una triple agente en plena Guerra Fría, una especie de Jame Bond versión femenina con la elegancia, el jale y todo. Lo genial del filme es Charlize Theron, Charlize Theron quien hasta tuvo su "Bond Girl" cuando la espía francesa se acerca a seducirla, Charlize Theron quien también tuvo su pelea a lo Capitán América en el ascensor solo que en una escalera, Charlize Theron cuyos one liners no solo sonaron amenazadores sino sexy, Charlize Theron en modo John Wick disparando y sacándole la mierda a los malos... Ya está comprobado que Charlize Theron es una gran actriz, la mujer tiene un Oscar por Mosters, pero en Atomic Blonde su performance es intimidante, enigmática, brutal y vulnerable (cuando es sincera). 



Luego de participar en Mad Max y Rápidos y Furiosos, Theron parece haberle encontrado un gusto a las películas de acción y con Atomic Blonde demuestra su compromiso con el género. Ya conocemos el talento de Theron en el plano dramático, pero ahora, en el plano físico, la actriz está es impresionante, especialmente, cuando tenemos en cuenta que hay escenas de peleas y ella con unos enormes tacos... Lamentablemente el guión se enreda por momentos de una forma completamente innecesaria con la intención de sorprender excepto que en un mundo de espías, la traición es el pan de cada día. Más si tenemos en cuenta que si el “McGuffin” de la historia es la lista de doble agentes que Lorraine y todos los agentes son espías era obvio que no podíamos confiar en nadie, ni si quiera en la propia protagonista. El único giro decente que puede destacar no es que James McAvoy sea el malo de la historia, sino la escena final; Lorraine siempre ha estado en control de todo y de todos. 



Me ha encantado la cinematografía de Leitch en Atomic Blonde donde ha predominado el neón, tan típico de la época. Las secuencias largas de acción le aportan fluidez a la película y evidencian la dedicación de Theron en el rol. La cinta tiene un killer soundtrack, es decir, buenas canciones, tienen que serlo cada una es un hit de los ochentas, no obstante, hay que admitir que su inclusión en la cinta solo tiene como propósito llamar la atención más no aportar en la composición audiovisual, pero está bien, no todas pueden ser Baby Driver.  



Por más formidable que esté Theron, ya sabemos, gracias a ella también, que se puede disfrutar de una aventura violenta y sangrienta de la mano de una protagonista mujer que puede ser tan impecable sin tener la más mínima consideración como las mejores estrellas de acción, lo hemos visto con Scarlett Johansson en Lucy, con Angelina Jolie en Wanted y con la misma Theron en Mad Max: Fury Road. Entonces, aunque me gustaría decir que Atomic Blonde aporta algo nuevo, pero no lo hace la película, que a su vez es una adaptación de la novela grafica de Antony Johnston, termina siendo una entretenida película de espías y acción. Solo eso.