domingo, 14 de julio de 2013

Adiós, Cory Monteith; más que un héroe sólo humano


La mañana llegó con la trágica noticia de la sorpresiva, aunque advertida, muerte de Cory Monteith, protagonista de Glee.  El popular “Finn” se definía así mismo como “alto, incomodo, canadiense, actor, baterista y persona” en su twitter pero también debió poner “adicto”, sobre todo eso, “adicto”. Hasta el momento se rumorea que (y más tarde se confirmará), que la causa de su fallecimiento fue una sobredosis.


Cory Monteith 1982-2013

Dicen que lo único seguro en la vida es la muerte, no podemos evitarla y nos agarra en el momento menos esperado. Algunos se van antes de tiempo, en un accidente, por una enfermedad y otros se suicidan, lo peor de esto, es que muchas veces es ante nuestros ojos. Cory Monteith se une a la larga lista de estrellas que se fugaron rápidamente por el alcohol y las drogas, aunque en este caso, habría que preguntarse qué fue de los artículos recientes que informaban que el actor estaba “mejor que nunca” tras haber superado su adicción. No estoy diciendo que la prensa sea culpable de la muerte anticipada de Monteith. Para nada, Monteith se mató solo, y la prensa fue un testigo silencioso de una muerte que se veía desde su salida de rehabilitación al que ingresó “voluntariamente” en abril. Tal vez la exposición y acoso de la prensa sea un factor más, pero la partida de Cory es producto de sus propios demonios. El punto es que esta historia devastará de manera distinta a sus fanáticos porque la prensa les había vendido la imagen de que estaba limpio y saludable, cuando él sabía que no era así, él sabía que un adicto no se cura nunca, todos lo sabían y lo peor es que lo dejaron matarse lentamente. 

De héroe a fantasma…

Cory Monteith fue encontrado en un hotel de Canadá, días antes de iniciar el rodaje de la quinta temporada se Glee. Precisamente, durante las grabaciones de la cuarta temporada que el actor volvió a recaer en sus adicciones, aunque nunca se especificó o se entró en detalles respecto a las mismas. Para muchos era muy obvio cuál fue el problema del actor, quien bajó de peso de manera dramática entre la tercera y la cuarta temporada. Él mismo dijo que estaba en una dieta pero era evidente que estaba lejos de ser saludable. Muy aparte quedan las noticias relacionadas con su novia Lea Michele, la prensa adoraba esta pareja y no podía zacear las ansias de acosarlos. Casi todas las revistas importantes de chisme  reportaban qué comían, a dónde asistían y si se tomaban de la mano. Sin mencionar a los que creían que el romance era armado. No obstante, ninguno pareció percatarse que el chico era casi un fantasma en su última aparición. Sólo los “sin confirmar” y esas páginas de chismes ocultos reportaban que Cory seguía bebiendo y saliendo como amigos, aun después de ese mes en rehabilitación, incluso junto Lea Michele. Mientras que sus agentes y los gleek llamaban a Cory, un “héroe” por superar sus adicciones, el hombre seguía con la vida loca. Pues, resulta que Cory no era un héroe, sólo un hombre talentoso, amado, genuino, un ídolo con muchas sombras y en un mundo tóxico que ultimadamente lo llevó a la muerte. 


Más que un héroe sólo era humano.

La muerte de Cory cambia todo y nada a la vez, la prensa seguirá vendiendo la imagen de un héroe que cayó en desgracia o escarbará en los caminos que lo llevaron a la muerte, lo que venda más, los productores de Glee colocaran en el primer episodio de la quinta temporada una dedicación “en memoria de Cory, extraordinario amigo” y hasta incluso tratarán de explicar por qué Finn no volverá a aparecer más, buscarán un modo de traer publicidad a una serie que se cae a pedazos desde hace tiempo, los agentes de Lea Michele, venderán la imagen de la devastada e inconsolable novia que asiste a un funeral en lugar de un matrimonio, etc…

Parece que no hemos aprendido nada de lo que dejan las tragedias de Heath Legder o Rodney Harvey,  y ahora Cory Monteith, la droga mata. Así de simple. Y si conoces a alguien que es un adicto no le creas cuando diga que “ya está bien”, que “ya se curó”, y por lo tanto, puede tomar o fumar, recuerda los adictos no se curan, no son de piedra y tienden a recaer, algunas veces con resultados como este.  Dentro de un tiempo, la historia de Cory se volverá a repetir cuando otro actor joven y talentoso muera producto de su propia adicción. Quizás esta vez, la prensa le saque sus trapitos sucios para que el mundo le grite “hey, eres un adicto, necesitas ayuda”, o sus agentes, en realidad, hagan algo al respecto en lugar de limpiarle la imagen a su gallinita de oro, si no volveremos a ser testigos de una muerte prematura y sin sentido. 


Descansa en paz, Cory Monteith. Ojala que tu muerte sea una llamada de atención para alguien. 


jueves, 11 de julio de 2013

Libros televisivos




10.- Pretty Little Liars

Pretty Little Liars (Pequeñas mentirosas o lindas mentirosas) está catalogada como la serie de cable número uno. La serie basada en la saga homónima de Sara Shepard es un placer culposo de los americanos que se transmite por cable. Los 10 libros tratan de responder el misterio de la desaparición de Alison DiLaurentis y los extraños eventos que suceden una vez que el cuerpo de Alison es encontrado.

9.- La reina del Sur

Basada en la novela litarial del mismo nombre, la Reina del Sur se convirtió rápidamente en un éxito. Esta serie narra la vida de Teresa Mendoza, una mujer que por azares de la vida terminó siendo la reina y jefa de un cartel de narcotraficantes, así que quizás no sea el mejor ejemplo de vida, pero la fortaleza del personaje de Kate del Castillo es digno de destacar, incluso cuando su profesión la haga ver como “la mala”. La producción latina/española probó estar a altura de las producciones gringas y ahora se especula el interés de una cadena estadounidense que realizaría una adaptación de la Reina del Sur en el país del tío Sam.

8.- Gossip Girl                                                                     

Así es la famosa Gossip Girl es una adaptación de libros de Cecily von Ziegesar. En total son 13, los que narran la vida de un grupo de jóvenes del Upper East Side. Si vamos a hablar de GG no podemos dejar de mencionar a Chuck Bass que en los libros aparece como un personaje secundario y antagonista pero que gracias al carisma de Ed Westwick en la serie es uno de los personajes principales. Aunque esa no sea la única diferencia, pues, en las novelas, Chuck es bisexual y estudia en Riverside Prep junto a Dan Humphrey y lejos de su mejor amigo Nate, quien estudia en St. Jude. En cuanto a Dan Humphrey sigue siendo un poeta delgado y sensible tanto en la tele como en las novelas, pero en la versión literaria sufre un momento de confusión respecto a su sexualidad, experimentando con un hombre llamado Greg y al final se da cuenta de que está enamorado de Vanessa. En “I Will Always Love You”, último libro de la saga, Chuck y Blair terminan su relación, mientras que Nate sigue sin decidir entre Blair y Serena, por lo que no termina con ninguna de ellas y ambas deciden irse de viaje juntas dejando a Nate solo. Un final totalmente diferente a lo que sucedió en la serie, donde Blair y Chuck terminan junto y con un hijo mientras que Dan y Serena terminan casándose después de descubrirse que Gossip Girl era el chico solitario.

7.- Vampires Diaries

The Vampire Diaries está basada en el libro del mismo nombre que en español sería "Crónicas vampíricas" o “El diario de los vampiros" y son escritos por L.J. Smith. Los cuatro libros giran en torno a la vida de Elena, una adolescente que se enamora de dos hermanos vampiros, Stefan y Damon Salvatore. El giro sorprendente: Elena es idéntica a la mujer que los convirtió en vampiros.  Incluso antes del furor televisivo por Damon, la saga ya le había concedido un spin off. Un libro enfocado solo en Damon e incluso, el vampiro sexy e incomprendido vuelve a ser humano, Por otro lado, las novelas de Stefan fueron inspirados debido al éxito de la serie. Algunos de los personajes en el libro no tuvieron suerte y no saltaron a la pantalla chica como Meredith Sualez, una de las mejores amigas de Elena pero que ni aparece ni es mencionada en la serie de la CW, mientras que otros personajes sufrieron un gran cambio como Elena, quien en los libros ella es rubia de ojos azules mientras que en el programa, Nina Dobrev, quien le da vida a Elena tiene el cabello oscuro y ojos marrones. Otro ejemplo: en el libro, Alaric tiene 22 años y es el novio de Meredith pero en la serie, estuvo casado con la madre biológica de Elena, Isobel, y también tuvo un amorío con la desaparecida Jenna, que en el libro tendría una pareja llamada Robert que tampoco aparece en la serie.

6.- True Blood

Antes de que existiera Crespúsculo, el mundo literario ya conocía de los vampiros y de su placer culposo. True Blood está basado en una serie de libros conocidos como “Las crónicas de Sookie Stackhouse” o “los misterios del vampiro sureño” de Charlaine Harris. La saga está compuesta por 10 libros y cada temporada de la serie de HBO está basada en cronológicamente en uno de las novelas, lo que daría entender que tal vez True Blood podría durar 10 temporadas, claro que a la historia se le añaden más elementos o personajes secundarios para hacerla más sustancial. La gran diferencia entre la versión televisiva y la versión literaria es Sookie Stackhouse, en el libro no es una persona muy sociable debido a su condición de telépata, en el caso de Ana Paquin, quien encarna a Sookie, es difícil tratar de obviar su carisma pareciendo un poco más ingenua y menos machista que su alter ego literario. Por su lado, en el libro, el vampiro Bill es mucho más misterioso que en la pantalla chica, aunque llega a pedirle matrimonio a Sookie nunca llega a concretarse (esto ya sucedió en la serie). El personaje que se roba toda la atención en ambas versiones es el vampiro Eric. Uno de los personajes creados exclusivamente para la True Blood es Jeasica Hamby, la joven aprendiz convertida en vampira por Bill, quien le da un ritmo diferente a la serie, reemplazando de cierta forma al personaje del libro Bubba, un vampiro que se cree Elvis que en realidad no tiene mucha importancia. La primera temporada estuvo basada en el primer libro “Muerto hasta el anochecer”, donde se dio el famoso primer encuentro entre el vampiro Bill y la mesera Sookie, y quizá la décima temporada estará basada en “Un muerto en la familia” que termina con la conversión de Sookie (esto no lo sé, pero lo supongo, todas las humanas que se enamoran de vampiros terminan convertidas en chupasangres, excepto Buffy). Sea como sea, esperemos que tanto en la serie como el libro Sookie se quede con Eric.

5.- Rizzloi and Isles

La serie policiaca “Rizzoli & Isles” proviene del puño y letra de la escritora estadounidense Tess Gerritsen, quien logró combinar lo esencial del género policiaco con personajes femeninos bien construidos que le aportan un matiz distintivo, por lo que su adaptación no pudo contar con mejores protagonistas como Angie Harmon y Sacha Alexander. Claro en el libro no hay la tensión sexual que la serie emite entre sus protagonistas, sin mencionar que ellas tienen más suerte en el aspecto amoroso. Aunque Rizzoli termina como madre soltera.

4.- Bones

La moda forense también se impone en el mundo de las letras, la popular Bones está inspirada en la vida y las novelas de Kathy Reich, quien aparece en las novelas como Temperance “Bones” Brennan. Además Reich también es creadora y escritora de la serie televisiva, la cual dista mucho de sus novelas. La saga de Brennan consta de 11 libros, (solo 6 se han publicado en español) y la narración está llena de tecnicismos sobre la antropología y la medicina forense.

3.- FlashFoward

La premisa de Flashforward nació del libro del mismo nombre o “Recuerdos del futuro” (En español) de Robert J. Sawyer. Aunque el libro y la serie tienen marcadas diferencias, como por ejemplo, en la novela, el protagonista era el científico Lloyd Simcoe, mientras que en la serie, Simcoe pasa a ser un personaje secundario. El protagonista en la serie es Mark Benford, quie se vio así mismo en el futuro investigando el blackout pero su visión es nublosa debido a su estado, y es que en esos momentos estaba ebrio y este es el principal problema que tiene que afrontar, puesto que es un alcohólico en recuperación que no había tenido una recaída en 7 años. Por otro lado, su esposa, Olivia Benford, se vio así misma en la cama con otro hombre. Como si esto no fuera suficiente, a medida que avanza la historia, Mark descubre que el profesor Lloyd Simcoe, uno de los que ocasionó el blackout, no es nada menos que el hombre de la visión de Olivia. Mientras lucha por mantener su matrimonio, también tiene la presión de liderar la investigación. Sin duda, es Mark el personaje más rico de la serie ya que gracias a Joseph Fiennes pudimos ver su lucha interna y la decadencia de un héroe caído que intenta levantarse para salvar al mundo. Otro de los cambios es que el blackout del libro duró un minuto y 43 segundos, mientras que en el programa 2 minutos y 17 segundos. Además, las visiones que experimentan en la novela son de aquí a 21 años, pero en la televisión el salto fue más corto, solo 6 meses. De hecho, el libro es una magnífica novela que vale la pena leer pero el programa no se queda atrás, muy entretenida, hasta cierto punto.

2.- Under the Dome

“Under the Dome”- la series es la adaptación del libro del mismo nombre del maestro del misterio, Stephen King, “La Cúpula” (nombre en español) narra la historia sobre el pueblo Chester’s Mill, que un día se ve encerrado por una cúpula traslucida e impenetrable. Nadie puede salir  ni tampoco entrar, lo que significa que los que se quedaron en el pueblo están atrapados. El libro dividió a los críticos, aunque todos estuvieron de acuerdo en que Stephen King sigue explotando la intriga y el lado oscuro de lo apocalíptico. Poco tiempo después del lanzamiento de la novela, se supo que la CBS realizaría una miniserie basado en la misma. Debido a su aceptación, ahora se rumorea una posible ampliación en el número de capítulos además, de una segunda temporada.

1.- Dexter
Rompiendo estereotipos del héroe americano apareció Dexter. La obra maestra de Jeff Lindsay fue llevada a la televisión de la mano de Showtime protagonizado por Michael C. Hall. El libro narra la vida de Dexter Morgan, un aparente y anónimo hombre que no es el típico analista de sangre que trabaja para la policía de Miami, pues, oculta un enorme secreto, su tendencia homicida. Pero tranquilos, solo daña a las personas que se han librado de una condena a pesar de que son culpables. Dexter sigue el estricto código de Harry, diseñado para que nunca lo atrapen y consiste en elegir a una víctima que haya cometido un asesinato pero se halla librado de la condena. En el mundo geek se conocía de la existencia de Dexter desde su publicación, ya que es considerado un antihéroe digno de admirar así que cuando se dio su trasladado al mundo televisivo causo furor. Actualmente, las 5 novelas de Lindsay más la serie son un éxito rotundo. Mientras que en los libros Deb es consciente de la vida secreta de Dexter, en la serie, recién en la séptima temporada, Deb conoció el pasajero oscuro de su hermano.  

Bonus 1: Castle

Tratando de imponer una nueva moda, a veces la fama de un personaje puede llevarlo desde la tele al mundo literario como es el caso de Richard Castle. El extravagante protagonista de la serie de ABC ya era un consagrado escritor en la ficción cuando comenzó a seguir a Beckett, su nueva musa e inspiración que lo llevó a escribir Nikki Heat. Curiosamente para publicitar el programa televisivo, la segunda novela de Rick fue publicada por la página web de la cadena ABC. Poco después, el libro debutó en el número publicados por 26 en la lista de los best sellers de The New York Times y en su cuarta semana escaló a la lista del top 10 en ventas. Obviamente, no pasaría mucho para promocionar la tercera novela del autor, Naked Heat.

Bonus 2: Skins

Skins es otro que aprovechó para lanzar su libro en medio del rotundo éxito de la serie británica. Ha sacado dos libros, siendo la más conocida Skins Novel: Summer Holiday, la cual  sigue la historia de los 8 protagonistas de la temporada 3 a lo largo de sus vacaciones de verano. Effy, Freddie, JJ, Cook, Naomi, Pandora, Thomas y Katie están luchando con la serie de eventos que quedaron pendientes al final de la temporada 3. Effy viajó a Italia con su mamá, donde intenta sacar de su mente sus sentimientos hacia Freddie y la culpabilidad que siente por robárselo a Katie. Naomi y Emily sufren al tener que pasar mucho tiempo separadas cuando Emily viaja a Francia con sus padres y lucha con su hermana gemela Katie. Mientras que se quedan en Bristol también tienen sus historias: Naomi piensa en Emily y en su futura educación, Thomas y Pandora están dulcemente enamorados y se les hace algo complejo consumar sus sentimientos. Freddy y Cook están juntos en un vigoroso juego de superioridad sexual con un JJ frustrado como árbitro. Al final del verano, los chicos habrán solucionado algunos problemas (y creado otros). Este libro se desarrolla entre la tercera y cuarta temporada e incluye groserías y referencias sexuales gráficas.
 

miércoles, 3 de julio de 2013

Under the Dome: el misterio del fracaso exitoso


“Under the Dome”, la serie adaptada del libro del mismo nombre del maestro del misterio, Stephen King, se estrenó la semana con gran aceptación. Sin embargo, el segundo capítulo tuvo un pequeño bajón en el rating, aunque esto no significa que haya puesto en riesgo su futuro, ya que incluso se habla de alargarle la vida a lo que se supone que sería una miniserie. Pero comencemos desde el principio,  “La Cúpula” (nombre en español) narra la historia sobre el pueblo Chester’s Mill, que un día se ve encerrado por una cúpula traslucida e impenetrable. Nadie puede salir  ni tampoco entrar, lo que significa que los que se quedaron en el pueblo están atrapados. 


Under The Dome adaptación de la novela homónima de Stephen King

La cúpula de la intriga

Con una premisa inquietante que sirve como escenario oportuno para la introducción del terror y confusión que experimentan los pueblerinos en la novela, el piloto de Under the Dome no parece abordar el mismo enfoque, presentando todos sus conflictos en el primer episodio, pero no sólo eso, la introducción de los personajes es inconclusa, fugaz y no llega a causar la empatía necesaria para intrigar al espectador. Dejar tantas preguntas como sea posible es válido, que tengas un personaje que en los dos primeros minutos deja de ser el enamoradizo chico perfecto para convertirlo en un sociópata también es comprensible, pero que un hombre se llame Barbie, le resta lo masculino… excepto cuando se ve así:  


Dale “Barbie” Barbara…

Enfoquémonos en Dale "Barbie" Barbara por un momento. Mike Vogel le da vida al forastero/exmilitar que buscaba salir del pueblo cuando la cúpula se instaló cancelando sus planes de manera inesperada. Pese a estar rodeado por un aura lleno de intensiones oscuras, Barbie no es el malo de la historia, es más es el antihéroe del pueblo que tomo las riendas en ayudar a quien pueda tras encontrarse atrapado en el pueblo. Cabe mencionar que Barbie también es el único personaje moderadamente bien escrito en la serie. 

La transformación de Junior y otros clichés desafortunados


Otro personaje “digno” de mencionar es Junior. La primera vez que lo vemos está con Angie y dos segundos después de terminar su sesión amorosa y ante el rechazo de la rubia, se transforma en un ser detestable que sólo quiere poseer a Angie y considera a cualquiera que se le aproxime como una amenaza. Bueno, era de esperarse un giro radical en la historia que aporte más drama a la serie, no obstante, el hecho de bordarlo insania les resta puntos. En un pueblo chico  y sobre todo, atrapado, tiene que haber un loco psicópata y que mejor que el hijo del gran pez político del pueblo, prácticamente Junior es intocable por lo que contuaremos siendo testigo de su psicosis.


Junior: perfecto para comenzar los memes de Under The Dome.


Mientras tanto, tenemos otros conflictos relacionados la cúpula, empezando por el por qué está allí y la respuesta que nadie parece conocer; por cuánto tiempo más estará allí. Con forme vaya pasando la serie veremos cómo se les acaba las provisiones y cómo la desesperación se va adueñando de los pueblerinos. A la par de esto, los adolescentes comenzaran a experimentar ataques, una especie de convulsión en donde recitan la misma frase criptica una y otra vez, ¿visiones relacionados a la cúpula, tal vez?


El momento más freaky del piloto es cuando la cúpula parte en dos a la inocente vaquita. ¿Pero se dieron cuenta que la vaca no tenía órganos?

¿Debes ver Under the Dome?


Under The Dome pudo arrebatarle el aire apocalíptico que genera el libro, pero prefirió irse a lo seguro siendo una mera transcripción simplista de la misma. Tenemos ante nosotros un guión en donde prima un gran misterio (la cúpula) y varios submisterios, que causan un efecto de mareo al inundar al televidente de tantos conflictos. La serie busca impactar como a dé lugar llenándolos de una intensa y pesada carga dramática fuertemente atada con lo sobrenatural, cuando lo que debería hacer es presentar los conflictos capitulo por capitulo y no todo de porrazo. Pese y aunque no lo parezca, a mi la serie me gustó mucho porque es diferente a lo que ya hemos visto previamente en la CBS. Qué importa sí se trata de una apuesta segura, ha gozado de la aceptación del público y eso es lo que cuenta.  


Como mencione en las primeras líneas, se está hablando de alargar la historia, e incuso Stephen King ha dado el visto bueno de alejarse del libro.

También tengo que decir que Under The Dome me recuerda mucho a Flashforward, quizás por la expectativa que causó (causa) ambas adaptaciones o el hecho que sea un evento colosal el que ocasiona todo el drama en ambas series. Cualquiera sea el caso, Flashforward tuvo algo especial que pese a no ser buena, me enganchó. Lo mismo sucede con Under The Dome. Ahora, si la serie no te convence, siempre puedes leer el libro, allí no hay de pierde… o sea, estamos blando del maldito maestro del misterio, Stephen King.