jueves, 22 de septiembre de 2011

No es lo mismo pero ¿será suficiente?

Por fin llegó setiembre y con ello las nuevas temporadas. Una de las series más esperadas ha sido “Two and a half men”, la cual estrenó su novena temporada con nuevo protagonista, Ashton Kutcher. Después de tantos rumores respecto al futuro de la serie y la despedida anticipada del personaje de Charlie Sheen, el primer episodio causó mucha expectativa y pese a que logró un récord televisivo puesto que fue visto por 27.7 millones de personas, la pregunta sería qué fue lo qué causó el éxito: ¿ver el funeral de Charlie Harper o la curiosidad del nuevo integrante del elenco?


La nueva temporada de Two and a Half men se estrenó el 19 de setiembre de este año. Esta vez, con Ashton Kutcher en vez Charlie Sheen.


Dos hombres y dos partes

El episodio “Nice to meet you, Walden Schmidt” estuvo dividido en dos partes. La primera fue la despedida y justificación de la ausencia de Charlie Sheen, su personaje y alter ego, Charlie Harper falleció en extrañas circunstancias en Paris. Su funeral congregó a un gran número de ex amantes, que en lugar de lamentar la partida de Harper, sólo quieren comprobar que en realidad ha fallecido. Por supuesto, el cuerpo no se podía ver como lo dijo Alan y mientras las mujeres se quejaban, la madre de Charlie trata de vender la casa, tan insensible como impertinente. Ni siquiera la propia mamá sufre por la partida de su hijo y es más aprovecha para el velorio para promocionar la casa. Inapropiado, absolutamente, chistoso, innegable… quieran o no, se continuó con la línea de los personas pese a la tragedia.


Charlie presente…. O por lo menos todas sus ex en el funeral.


La segunda parte fue la introducción de Ashton Kutcher como Walden Shimidt, un millonario que fue abandonado por su novia y por eso está tan deprimido que intenta suicidarse. Hay que admitir que Kutcher es tan guapo que puede salirse con las suyas en la mayoría de casos. En fin, Walden y Alan se encuentran por primera vez en una de las escenas más chistosas totalmente típicas de Two and a Half men. Desde ese encuentro, no se separó de Alan ni de la casa.


Justo Alan se despedía de Charlie cuando Walden aparece. Es tal el susto que Alan termina tirando las cenizas de su hermano. Luego, Walden pide el teléfono para informarle a su ex que intentó suicidarse.

Los momentos destacables

Pero antes que conociéramos a Walden Shmidt y cuando aun sollozábamos por la salida de Sheen, tuvimos los mejores momentos del estreno e irónicamente estos fueron completamente independientes de los protagonistas. Cabe destacar que en una comedia siempre habrán momentos hilarantes y chistes sosos, es lo normal así que esta no es una crítica pero hay que admitir que el cameo de John Stamos fue la cereza en el sundae que faltaba. No lo vi venir, el actor había negado su participación ante los rumores que sería él, el reemplazo de Sheen, así que verlo plantado en la puerta queriendo comprar la casa pero después rechazándola por respeto a Charlie, el personaje no la persona, fue una bizarra broma e indirecta al mundo televisivo.


El famoso “Tío Jesse” fue una de las opciones para suplantar a Sheen.


Otro momento A1, fue la aparición de Dharma y Greg, para los que no son noventeros, estos dos solían protagonizar uno de los shows más divertidos, además, también fueron creación de Chuck Lorre. Vamos, todos nos hemos preguntado qué pasa después del gran final, Dharma y Greg sobrevivieron varios años pese a sus diferencias por lo que la mención del divorcio mientras veían la casa fue lo máximo. Lamentablemente, con lo bueno viene lo malo y es que solo estas aparecieron no podían servir como la antesala, después de todo, yo esperaba más… más invitados, más anticipación, más cosas que me hicieran querer conocer al nuevo protagonista, pero estos nunca llegaron y así de rápido, Ashton Kutcher hizo su entrada.


Dharma y Greg antes y ahora.


Cambio y fuera

Hay que ser honestos, Ashton cumple su propósito, rescatar a la serie de la cancelación pero tampoco es para tanto. Tristemente, nunca parecerá liberarse del estima de elegir al mismo personaje de siempre y es que Walden es como Michael Kelson, un tonto adorable con media neurona y con un aire de inocencia que las mujeres encuentran tan irresistible. Su atractivo es su mayor virtud y no debería esconderlo detrás de esa barba horrorosa. Al punto, aunque Walden no quiera ser un Casanova, de algún modo consigue el mismo efecto, sigue obteniendo a todas las chicas dejando a Alan como el patético y absurdo “wanna be” que nunca podrá ser.


Para marcar la entrada triunfal de Kutcher se uso el recurso del desnudo. Dos veces y así todas las chicas de Two and a Half men se quedaron encantadas con Walden.


En conclusión

Ashton no es Charlie, nunca lo será. Es gracioso pero Charlie era hilarante, es guapo pero Charlie era irresistible. Definitivamente no es lo mismo, lo que es bueno porque es una nueva versión, algo así como Two and a Half men 2.0, aun es divertido, sigue los estándares de una sitcom, igual te vas a reír, tampoco hay que ser muy exigentes. ¿Es lo suficiente? Considerando que tuvo un rating deseado, 27 millones no es poca cosa y eso que no estamos contando a las personas que lo vieron por internet, por ahora es lo suficiente, habrá que ver cómo se desarrolla la temporada y esperar que no solo haya sido la curiosidad la que le otorgo tal audiencia. No todo es malo, como dicen, la vida continua y en la televisión también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario