jueves, 1 de septiembre de 2011

El arte del Cliffhanger

Hace unas semanas coloqué a Flashforward en la lista de las series brillantes pero “invaloradas”. La premisa del programa narraba un desvanecimiento de toda la población mundial durante 2 minutos y 17 segundos, en ese tiempo, cada persona tuvo una visión de su futuro. El desaparecido Flashforward fue cancelado después de su primera temporada por la ABC, aunque antes de su estreno fue considerado el nuevo “Lost”, incluso contaba con dos conocidos de la isla, Dominic Monaghan y Sonya Walger. El elenco era encabezado por el reconocido actor británico Joseph Fiennes, mientras que la historia se basaba en el libro “Recuerdos del Futuro” o “Flashforward” de Robert J. Sawyer, el cual fue adaptado para la televisión por David S. Goyer, guionista que formó parte del equipo que escribió “Batman Begins” y “The Dark Knight”.


Promo de FlashForward: “Todo el mundo verá su propio futuro”.


¿En qué falló FlashForward?

Es indudable que la idea de luchar contra un destino anticipado es llamativa, sobre todo en un show donde se intenta evitar que un evento tan catastrófico como el llamado apagón (blackout) suceda de nuevo. De esta manera, ayudándose de su propia visión, el agente del FBI, Mark Benford interpretado por Fiennes, junto a su equipo deberá investigar el desvanecimiento global, pero para esto no solo encontrarán muchas trabas en sus caminos, si no también muchas conspiraciones.


Inmortalizado por su rol de Shakespeare en “Shakespear Enamorado”, Fiennes probo su suerte en la televisión con resultados ambiguos.

El piloto tuvo una estructura inteligente que giraba alrededor del blackout y sus consecuencias, ya que todo el mundo se desmayó durante 2 minutos, los accidentes fueron incontables y las muertes, innumerables. La atmosfera desarrollada se enfocaba en el misterio del suceso, y apoyado en esto, también se desplegaron preguntas referentes a las visiones. Con un sólido primer episodio comenzaron las expectativas y así Flashforward comenzó a caer en los típicos clichés, pasando a un segundo plano el misterio del blackout. Es el quinto capítulo donde la idea comienza a caer convirtiendo la historia en algo repetitivo que colmó la paciencia de los espectadores cansándolos con lo mismo. Solo dos cosas podían pasar: o se cumplían las visiones o no. ¿Pero cuál fue exactamente la razón de su debacle? Personalmente, creo que su cruz fue no saber llenar los espacios entre el 24 de setiembre del 2009 (fecha de estreno) y el 29 de abril del 2010, día en el que las visiones se realizarán. Cada episodio era una pista, por lo que tal vez si la historia se acortaba a 13 hubiera conseguido una segunda temporada, pero como tuvieron 22 programas fue difícil continuar con el rompecabezas cuando ya tienes todas las piezas.

Mark Benford, el héroe caído destinado a salvar el mundo

Como mencione previamente, la serie nació del libro homónimo escrito por Robert Sawyer. Claro que sufrió muchos cambios, el principal fue el protagonista ya que en la novela era Lloyd Simcoe, mientras que en la serie, Simcoe pasa a ser un personaje secundario dándole más importancia a Mark Benford. El personaje principal de la serie se vio así mismo en el futuro investigando el blackout pero su visión es nublosa debido a su estado, y es que en esos momentos estaba ebrio y este es el principal problema que tiene que afrontar, puesto que es un alcohólico en recuperación que no había tenido una recaída en 7 años. Por otro lado, su esposa, Olivia Benford, se vio así misma en la cama con otro hombre. Como si esto no fuera suficiente, a medida que avanza la historia, Mark descubre que el profesor Lloyd Simcoe, uno de los que ocasionó el blackout, no es nada menos que el hombre de la visión de Olivia. Mientras lucha por mantener su matrimonio, también tiene la presión de liderar la investigación. Sin duda, es Mark el personaje más rico de la serie ya que gracias a Joseph Fiennes pudimos ver su lucha interna y la decadencia de un héroe caído que intenta levantarse para salvar al mundo.


Futuros amantes: Olivia y Lloyd.

En la novela, Lloyd Simcoe era un físico de partículas de Canadá que trabaja con su novia Michiko, pero en la versión televisiva, el blackout lo deja vuido y tiene que cuidar a su hijo autista y es gracias al niño que conoce a Olivia, a quien también había visto en su visión. Aunque en un principio, Olivia y Lloyd intentaran alejarse, comparten un lazo muy fuerte que atormentara a Mark durante toda la serie. Continuando con los personajes encontramos a Demetri Noh, compañero de Mark. Demetri no consigue tener una visión por lo que se sospecha que morirá antes que las visiones se realizan. Junto a ellos también encontramos a Janis Hawk, una oficial del FBI que dirige la base de datos global de las visiones en Internet llamado también “Mosaic Collective”. En su futuro, Janis Hawk está embarazada, sin embargo, en el piloto, ella no muestra interés en tener hijos ya que no solo es soltera si no también lesbiana. Un paréntesis: Tuve la oportunidad de leer el piloto en el cual Janis tenía una historia más interesante, ya que su embarazo era casi imposible por el hecho de que había tenido cáncer al ovario. También encontramos al ex Lost, Dominic Monagahn como Simon Campos. Alejándose completamente del carismático Charlie, Dominic interpretó a Campos, un hombre misterioso y calculador, considerado un niño prodigio gracias a sus conocimientos de física avanzada a corta edad que sabe mucho más sobre el blackout de lo que deja entrever.



Personaje clave. Simon Campos terminó siendo la llave que abriría la caja de Pandora.


Marcando la diferencia, el blackout del libro duró un minuto y 43 segundos, mientras que en el programa 2 minutos y 17 segundos. Además, las visiones que experimentan en la novela son de aquí a 21 años, pero en la televisión el salto fue más corto, solo 6 meses. De hecho, el libro es una magnifica novela que vale la pena leer pero el programa no se queda atrás, muy entretenida, hasta cierto punto.


De izquierda a derecha: Nicole, Simon, Janis, Bryce, Lloyd, Olivia, Mark, Demetri, Stanford y Aaron. La mayoría de los personajes no aparecen en el libro.

La historia del amor que se robó el show

Sabemos muy bien que muchas veces los actores secundarios se roban la atención, pero en este caso no fueron los actores en sí, si no la historia romántica que nació en medio de la destrucción que originó el blackout. La primera vez que vez que vimos a Zachary Knighton como Bryce Varley, fue en un muelle de la playa, estaba a punto de suicidarse pero su visión lo llevó a recapacitar su decisión y es que vio Keiko, una joven japonesa de la cual se enamorara de inmediato. Bryce era un joven doctor que ocultaba una condición médica que fue descubierta por Olivia. De hecho, si alguien no viviría menos de 6 meses, era él. Pese al escepticismo de Olivia y los prejuicios de los demás, Bryce se va a buscar a Keiko hasta Japón, en un intento de adelantar el futuro y encontrarse con la chica, pero en el destino, todo tiene un tiempo y un lugar así que solo puede verla el 29 de abril, después de que le informan que su cáncer entró en remisión.


Reencuentro. Los actores que le dieron vida a Bryce y Keiko, Zachary Knighton y Yuko Takeuchi se encontraron en la alfombra roja de un estreno. Ambos son la prueba que las relaciones a larga distancia pueden funcionar, aun si no conoces a tu otra mitad.


El final

Sin saber que serían cancelados, Flashforward terminó con uno de los mejores cliffhangers en la historia de la televisión, para mí por lo menos. Si bien, estos dichosos “cliffhangers” se dan con la intensión de crear suspensión para elevar la curiosidad de la audiencia, en una encuesta reciente se reveló que los televidentes no son muy fanáticos de este recurso. Últimamente se han vuelto a poner de moda eso de terminar una temporada con un final abierto y sin responder las preguntas básicas y es que el shock es necesario para enganchar a la audiencia. En esto, Lost es una de las que puede hacer cátedra.


Maestros en suspenso.


El lado bueno es que gracias a Lost, los cliffhangers se han vuelto cada vez más complejos y sofisticados, dando libertad al televidente de crear distintos escenarios para el retorno, aunque en el caso Flashforward no hubo un retorno, si no una especie de nuevo piloto. El final en realidad era un nuevo comienzo, otro blackout se iniciaba, algunos lograron evitar su futuro para beneficiarse con uno nuevo mientras que otro, daban gracias que sus visiones se cumplieron. Lastima que nunca sabremos qué sucedió después.




Hasta el cangurito que apareció en el piloto repitió el plato en el final.


Sin duda, el cliffhanger más memorable es “Quién le disparó a JR” de “Dallas”, los escritores le metieron una bala al personaje de Larry Hagman, y para conocer quién fue el autor del intento de homicidio se tuvo que esperar que la CBS ordenara cuatro episodios adicionales para revolver el misterio. El guionista de Dallas, David Jacobs, señaló que el final fue accidental, solo pretendían desaparecer al RJ. Sin ir muy lejos, la pasada temporada Gossip Girl dejó la posibilidad abierta de que Blair estuviera esperando un hijo de Chuck, el anhelado beso entre Damon y Elena se dio en el último episodio de The Vampires Diaries, la revelación del embarazo de Brennan es lo más impactante del final de Bones, mientras que Castle cerró la temporada dejando entre la vida y la muerte a Beckett. Muchos pueden criticar los cliffhanger, pero para los escritores es todo un reto idear una nueva forma de entretener sobre todo si logran llegar al fenómeno psicológico conocido como el Efecto Zeigarnik, la cual define la tendencia a recordar tareas inacabadas o interrumpidas con mayor facilidad, esto quiere decir en idioma televisivo que la gente recuerda más las historias que no son cerradas en su totalidad. Con lo que podemos concluir que el cliffhanger es todo un arte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario