lunes, 19 de septiembre de 2011

El estigma de Buffy

Ringer es la serie que trae de vuelta a la pantalla chica a Sarah Michelle Gellar después de 8 años. El martes pasado se estrenó por la cadena CW y fue vista por 2.74 millones de espectadores. El retorno de la popular Buffy causó expectativa y es que se trata de una figura que goza de un gran cariño por parte del público. Si buen fue la presencia de la actriz la que atrajó al publico, hay que ser justos, Gellar escogió la serie perfecta para volver.


La actriz no se alejó por completo de las pantallas, ya que le colocaba su voz a distintos dibujos. Gellar era la voz de Gina Venetti en un episodio de los Simpson.


El reto

Obviamente, Sarah Michelle Gellar siempre será vista como Buffy, la heroína dramática destinada a salvar el mundo en más de una oportunidad. Prácticamente son sinónimos, juntas marcaron una época importante y hasta logró cambiar la imagen a la mujer, ya no era la damisela en peligro que necesitaba que la rescaten, ahora, ella podía salvarse y rescatar a los demás. Bueno, con un personaje tan memorable, la actriz decidió retirarse por un tiempo de la actuación televisiva, se dedicó a su carrera filmográfica y al cuidado de su familia después del final de Buffy en el 2003. Casi 7 años después, el guión de Ringer llegó a manos de Gellar, la idea de tener un doble rol era algo que la entusiasmaba lo suficiente para regresar, además, la historia era lo suficientemente interesante como para dejarlo escapar, así que aceptó.


En esta oportunidad, Sarah hace de dos hermanas gemelas, Bridget y Siobahn. Hay que darle un premio a los guionistas por elegir el nombre de Siobhan, pues, simplemente escuchando esa palabra me causa curiosidad.


La primera escena que se da en el piloto es una persecución/pelea, la cual me llevó inmediatamente a recordar los viejos tiempos de Buffy, pero el flashback que ordena la historia me volvió a la realidad. Definitivamente, no era Buffy, ahora era Bridget es una adicta con problemas con la ley, también presenció un asesinado por lo que tiene que declarar contra un mafioso, pero son sus propios miedos lo que la llevan a huir, reencontrándose de nuevo con su hermana. Las dos se ven después de un largo tiempo, Bridget intentaba disculparse por el daño que le había causado, pero Siobhan le dice que es parte del pasado. Desde el principio se nota que Sio, tiene planes alternos, su aparente nerviosismo ocultaba a una manipuladora en potencia.


La magia de la televisión. Dos por una.


Ambas pasan varios momentos juntos, primero en el departamento y después en un paseo en bote, esta escena es destacable tanto en el aspecto audiovisual como en la actuación. Gracias a los efectos especiales, Sarah Michelle Gellar interactúa consigo misma y no solo en planos separados si no en tomas abiertas, cualquiera pensaría erróneamente que existen dos iguales, esa es la magia de la televisión.

¿La nueva versión de la Usurpadora?

Odio las comparaciones, pero esta es necesaria. Al conocer un poco sobre la historia encontré varias similitudes con la novela “La Usurpadora”. Bridget toma la identidad de Siobhan cuando cree que ella está muerta, del mismo modo en el que Paulina vuelve a hacer de Paola cuando ella cae en un aparente coma. Así mismo, Paola era una joyita y mientras más conocemos a Siobhan, nos damos cuenta que están cortadas por el mismo cuchillo, solo que tal vez Sio tenga más secretos que la tramposa de Paola. Siobhan vive en el mundo de la alta sociedad donde la aparentar es el pan de cada día, pero incluso su matrimonio perfecto es mentira. El esposo de su mejor amiga, Henry Butler, es el actual amante de Siobhan y también el posible padre de su hijo, pues, se revela en el mismo capítulo que está embarazada.


Arriba: La usurpadora. Abajo: Ringer.


Claro que Ringer tiene giros inesperados y misterios por doquier, las preguntas aparecen cuando terminas de hacerte una. En serio, Bridget tiene un problema con la policía y piensa que suplandtando a su hermana, la cosa termina, cuando la realidad es que recién comienza, y es que Siobhan tiene más secretos y está en más peligro que Bridget.

Los hombres de Ringer

Como todo un show necesita co-protagonistas, los hombres en la vida de Siobhan y Bridget también tienen conflictos propios, aunque aun no los conocemos lo suficiente como para saber cuáles son. Kristoffer Polaha, ahora es Henry Butler. Los roles que recuerdo de Polaha son de hombres con principios, un poco rebeldes pero con principios, por lo menos así lo vi en Life Unexpected y en North Shore. En Ringer, Polaha hace del esposo de la mejor amiga de Siobhan, y como ya lo adelante, del amante de Siobhan. Si ya tenemos al otro, nos falta el firme, interpretado por el ex señor elástico, Ioan Gruffudd. El esposo de Siobhan tiene una hija de un matrimonio previo y al aparecer es manipulado por Siobhan las veces que quiere, sin embargo, no sé por qué presiento que es la razón por la cual la verdadera Siobhan huyó. Por otro lado, Nestor Carbonell hace del agente del FBI, Victor Machado. Cabe destacar que el ex Lost también intentará que lo dejen de ver como Richard Alpert.


El amante, el agente del FBI y el firme.


Conclusión

Entonces, el piloto de Ringer cumplió su propósito sin ser muy pomposo e innovador, logró inyectar la curiosidad en el espectadores con demasiadas intrigas sueltas, sin embargo, creo que pudieron guardarse un par que se distribuyan durante el resto de la temporada. Si bien, Gellar deslumbró con sus dos papeles, diría que la enigmática Siobhan es la que más llama la atención, aunque sea Bridget, quien estará más en pantalla y por la cual la historia se enredará. PD: desde un principio se sabía que Siobhan fingió su propio “suicidio”, así que la escena final del piloto, donde ella misma recibe una llamada telefónica, no fue tan sorpresiva. Con un sólido piloto que logró crear una aurora de gran potencial, Ringer tiene posibilidades de quedarse por un tiempo. ¿Logrará quitarle el estigma de Buffy a Sarah Michelle Gellar? No, la gente seguirá recordándola así, pero también puede que la reconozcan como Siobhan o Bridget.

No hay comentarios:

Publicar un comentario