lunes, 20 de marzo de 2017

#IronFist: ¿Un gancho débil o un knock out?

Le llegó el momento al cuarto defender en Netflix. Danny Rand y su historia como Iron Fist es técnicamente la quinta serie de Marvel por lo que había una gran expectativa, sin embargo, después de ver los 13 episodios de la primera temporada, uno se queda con la sensación que pudo ser mejor. ¿En qué acertó, en qué falló y por qué tanta controversia?



 ¿En qué acertó? 
Para comenzar ya estamos acostumbrados a las historias de orígenes de héroes, el protagonista regresa después de su entrenamiento, convertido en algo más, (muy a lo Oliver Queen) a enfrentarse a su primer gran malo. Iron Fist no trata de cambiar el molde archiconocido, vemos el retorno de Danny, su lucha por recuperar su nombre y su enfrentamiento contra su enemigo legendario “La mano” y contra Harold Meachum, quien al final de la serie resulta ser el gran malo de la temporada, lo que realmente no es tan sorprendente siempre tuvo una vibra creapy. 


 Por el look, Harold Meachum parece el papa de Will de Jessica Jones 

 Si bien el propio Finn Jones como Danny Rand por momentos es demasiado estresante por ser “demasiado bueno”, el actor tiene un extraño carisma que lo ayuda para ponerle un humor tierno/incomodo por sus reacciones ante la fría Jery Hogarth (Carrie Anne Moss) y por su coqueteo tibio con Collen Wing (Jessica Henwick). Hablando de Collen, ella fácilmente es una de los mejores aspectos de la serie y muchas veces se roba el show. También hay que mencionar que siempre es una delicia volver a ver a Claire Temple (Rosario Dawson), pero admitamos que la mujer tiene la peor suerte del mundo y a donde va es perseguida por problemas. 


 Claire Temple es el pegamento de Marvel, el personaje que une todas las series para bien 

 Las peleas de Danny Rand se sintieron demasiado coreografiadas e irreales, pese a que se hizo todo tipo de kung fu, sin embargo, las luchas que resultaron visualmente impresionantes fueron la del pasadizo en el rescate a Joy y contra el borrachín, además, de todos los solos de Collen. En ese sentido, la mitología del Iron Fist y de la Mano aportaron otro punto positivo a la serie, aunque no se ahondó totalmente en el tema, pero está bien porque, por lo menos en el caso de la Mano, esa intriga le crea un halo misterioso a esta organización maligna y porque en el caso de Iron Fist, se supone que ese aspecto será explorado en The Defenders. 



 ¿En qué falló? 
 El principal problema de Iron Fist es que no se distingue por sí sola, esto en contraste con el realismo y la oscuridad que tuvo Daredevil en su primera temporada, el thriller psicológico de Jessica Jones y el estilo colorido y rítmico de Luke Cage deja a la serie de Danny Rand como una típica serie de un héroe sin ningún tipo de innovación. 

Cuando te dicen que a tu serie le falta algo

 El guion es torpe y demasiado lento hasta el 1x04 otorgándonos una larga introducción de personajes que recién se ponen interesantes en la recta final. Para colmo, en la prolongación del preludio se olvidaron de mencionar los motivos reales del regreso de Danny Rand a Nueva York y solo es en los últimos capítulos en los que entendemos finalmente el por qué, pero ya pues, esto se debió hacer antes para darle una claridad al espectador. Marvel siempre tiene problema con sus villanos incluso en las series de Netflix; “La Mano”, cuya mística ha saltado en cada una de las series de Marvel, no resultó ser el gran malo de la temporada, sino una simple excusa para que Iron Fist tenga con quien pelear hasta su batalla final contra Harold Meachum y digamos que este plot twist en realidad no sorprendió a nadie. 


El enésimo millonario desaparecido que regresa para cambiar el mundo y es traicionado por sus seres queridos.

Como dije Joy y Ward, los dos únicos amigos de infancia de Danny que ahora controlan su imperio, recién se muestran bidimensionales en los últimos capítulos. Ward incluso podría entrar en la categoría de “Loki” si no fuera porque carece de carisma porque vamos, el saltar de sociópata a psicópata no es ningún mérito. El cliffhanger de la serie deja abierta la posibilidad de que Joy se alíe con Davos, amigo/enemigo de Danny, y con La Mano para tratar de eliminar a Danny y con suerte esa nueva alianza se traerá una historia mucho más conflictiva en el plano emocional/espiritual para Iron Fist. 



 ¿La controversia? 
Como se sabe, la crítica le ha dado con palo a Iron Fist y si uno se pone a leer cada una de las notas, la mayoría de manera tácita o de manera concreta no está de acuerdo con la narrativa del White savior, una tendencia de Hollywood que coloca al hombre blanco como el héroe que sabe más de la cultura asiática que los propios asiáticos. 






 La elección de Finn Jones como Danny Rand no se aleja de los comics, teniendo en cuenta que Danny Rand es caucásico, pero para su mala suerte el actor habló sobre la raza en el twitter y quedó mal parado. A esto hay que agregarle que el actor atribuyó la mala recepción al efecto Trump explicando, “Creo que el mundo ha cambiado mucho desde que rodamos la serie. Estoy haciendo de un superhéroe que es un multimillonario americano y blanco en un momento en el arquetipo del multimillonario americano blanco es el enemigo público número 1, especialmente en Estados Unidos. Rodamos la serie antes de las elecciones Trump, y me resulta muy interesante para ver cómo esa percepción ahora que Trump está en el poder, lo hizo más difícil de raíz para alguien que es blanco y privilegio cuando este arquetipo es el enemigo público número 1.” 


Lo cierto es que la tendencia del White Savior es un arquetipo detestable con el que las minorías están luchando desde hace años y las críticas hacia Hollywood ahora tienen mayor rebote gracias a las redes sociales. ¿Un actor diferente quizás hubiera aminorado las críticas? Quizás, pero el problema con Iron Fist no es solamente el protagonista, es su guión.  En el mundo de las series, Legion ha cambiado el juego mostrando una nueva narrativa no-lineal y colorida demostrando que se puede innovar al momento de contar una historia. Mala suerte para Iron Fist, la serie en realidad no aporta nada nuevo al género aunque tiene puntos débiles y puntos fuertes (Collen y Temple), para ser la quinta producción de Marvel para Netflix se esperaba que fuera un knock out, pero solo logra ser un gancho débil antes de The Defenders. En pocas palabras es como el Age of Ultron de Marvel, la película obligada a ver para conocer los personajes, antes del esperado Civil War que será The Defenders.


http://seriouslyficent.tumblr.com/post/158629431305/iriswestallen-daredevil-jessica-jones-and-luke

No hay comentarios:

Publicar un comentario