domingo, 5 de marzo de 2017

El tragiépico final de #Logan

 Hugh Jackman le ha dado vida a Wolverine desde hace 17 años, ha aparecido en las 9 películas de toda la franquicia, hasta hemos tenido referencias del actor como Wolverine en Deadpool, y ahora con Logan se despide del personaje en una película donde el antihéroe más cool de los X-Men puede ser tan salvaje como vulnerable. 



Logan marcará un hito en la historia de las películas de héroes no tanto por su historia sino por la emotividad que genera el hecho que se trate de la última película de Hugh Jackman como Wolverine. 
La calificación "R" (para mayores de 14 años) le da la libertad de ser violento y seamos sinceros, esta también es una forma de honorar a la brutalidad de Wolverine de los cómics. La historia ya no implica que los X-Men salven el mundo, porque ya no hay X-Men, el mundo ha cambiado, y ahora tenemos a un profesor X viejo y senil y a un Logan en su momento más decadente. En este futuro distópico, Logan es un alcohólico que está cansado y harto de todo, su habilidad de curación ya no funciona como antes, se está muriendo y lo peor es que quiere morirse y la única razón por la que no se quita la vida es porque está cuidando de su único amigo, Charles Xavier.


La evolución de Wolverine 

 ¿Por qué está este desolador panorama? Bueno, las respuestas están en la película pero de una forma muy sutil. Una de las primeras cosas que Charles le dice a Logan es que lo ha decepcionado. Esta frase lleva al espectador a asumir que la ausencia de los X-Men se debe a una tragedia y en lo que sea que pasó, Logan tuvo un rol muy importante y a partir de entonces, las cosas se fueron al carajo. Quizás esto serviría para explicarnos por qué Logan está inmerso en un estado de completa indiferencia, recordando que aunque jamás ha sido de los héroes optimistas, no se trata de un cobarde que se aleja de los problemas, pero en esta película lo único que quiere es pasar desapercibido para reunir suficiente dinero y largarse junto a Charles. Entonces, a mitad de la película, se nos revela que fue uno de los ataques de Charles, producto de una enfermedad degenerativa cerebral, lo que le costó la vida a varios de los X-Men. De modo que el contexto cambia y ahora vemos que lo que une a Logan con Charles no es la responsabilidad sino una lealtad incondicional. 



 La herencia de Logan

 La introducción de Laura, X-23, una niña a la que le hicieron diversos experimentos para convertirla en una arma mutante, es la excusa del filme para explorar la relación de Logan y Charles y de Logan y Laura; en mejores palabras, para explorar la humanidad adormecida de Logan. Para Charles, Laura representa una nueva esperanza para los mutantes y para Logan, Laura representa un peligro, hay gente tras de ella, pero la verdad es que ella le recuerda su pasado, le recuerda cuando era un animal incontrolable, una máquina de destrucción, un ser solitario. El viaje que realizan hacia "Eden" para que Laura pudiera estar a salvo convierte al filme en un clásico road trip film en donde la nobleza de Logan se siente por encima de su latente cinismo, esto gracias a momentos claves con Charles y Laura.



 Los malos de la película no son memorables por sus motivaciones - un cliché que causa muchos problemas en el género -, quieren controlar a los mutantes para convertirlos en armas, sino por la acción; muchas de las secuencias son espectaculares, pero la que más destaca es la batalla final entre X-24, el clon de Wolverine, vs. old men Logan. Bestia vs. X-Men. Incluso simbólicamente hablando, es pelea es como una batalla interna que probablemente se ha dado en la mente de Logan. , porque así no lo haya planeado en su época de X-Men, Charles le dio una familia y en sus últimos momentos, Logan se sacrificó para que su verdadera familia, Laura, pudiera tener un chance de obtener lo que él no obtuvo, no un chance de felicidad, sino una oportunidad de vivir tranquila sin ser perseguida.  Finalmente, para concluir, salí del cine pensando que Logan es el "Manchester by the sea" de los "X-men", una historia sin redención donde el personaje principal "no puede superar" su condición, solo convive con todos sus demonios, y pese a ellos, cumple con su cometido de poner a salvo a Laura pero no intenta luchar contra la cruel realidad de la mortalidad. Lo que más resalta de Logan es su sencillez, se trata de un drama bien armado y más que una película de héroes, es un drama profundo con héroes como protagonistas, una tragedia y es, de una forma conmovedora, el perfecto final para un personaje como Wolverine.

Adiós, Wolverine de Hugh Jackman... nunca te olvidaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario