miércoles, 2 de noviembre de 2011

¿Cómo conocí el aburrimiento?

Comedias. Sirven para pasar entretener, para sonreír, para alimentar el alma con una alegría irracional del chistes sin sentido. Después de que Friends terminó, luego de que series como Seinfields, Fraiser y Mad About You desaparecieran, se dijo que la comedia había muerto. En realidad, el género estaba en peligro de extinción pero claro, fue revivido gracias a How I met your mother, The Office, Two and a Half men y otros shows que aunque no sobrevivieron, duraron lo suficiente como para redimir el género de la comedia.

La decadencia de la broma fugaz

La primera temporada de How I met your mother fue impresionante por así decirlo. La comedia no era hilarante como en Two and a Half men pero los chistes eran rápidos y los flashbacks enriquecían el show. Sin embargo, ya en su sétima temporada parece haber perdido su toque. Ahora, los chistes son sosos y ni siquiera el gran encanto de Barney parece salvarlo. No me malinterpreten, yo adoro How I met your mother, pero entre los invitados especiales y la casi inexistente vida amorosa de Ted, creo que solo lo veo porque ya me acostumbre a verlo. Esta temporada, el retorno de Victoria ha sido hasta el momento el mejor capítulo y eso que no fue nada espectacular.


De un tiempo a esta parte, el misterio de quién es la madre es el único pretexto para ver How I met your mother.


Para mi mala suerte, no es la única comedia que parece haber caído en los chistes fáciles. Lamentablemente, Two and a Half men jamás podrá recuperarse de la salida de Charlie Sheen. Y aunque Ashton Kutcher haga su intento, no goza de la comedia física y cínica de Sheen y con el paso del tiempo, los televidentes poco a poco irán perdiendo el interés. Se necesita mucho más que una cara bonita con gestos raros para hacer reír. De nuevo, los invitados especiales no serán lo suficiente para sostener el show.


¿Cayendo en lo absurdo? Walden besa a Alan en un intento desesperado de buscar audiencia.


¿Dramedia o Comedrama?

Mirando desde un lado nuevo, parece que un nuevo género o mejor dicho, uno antiguo se ha terminado de posicionar. Glee comenzó su historia siendo considerada como una comedia – musical. Nadie discute lo de musical, no obstante, seamos sinceros realmente no es una comedia, es un drama y para colmo repetitivo (Sue es mala otra vez quiere arruinar al club de coro por enésima vez). Los insultos y discursos víborenses cortesía de Sue y Santana son la chispa del show y sólo porque aparecen en la mayoría de capítulos no debería llamarse una comedia. Sin embargo, la crítica adora tanto esta “comedia” que incluso ha ganado varios premios en esa categoría. La misma que no podrían ganar en drama porque hay programas mucho más intensos. Así que creo que para esos “críticos”, una buena comedia no te tiene que dar risa si no hacerte reflexionar con lecciones positivas y moralejas, bla, bla, bla… (Aburrido).


En el próximo capítulo de Glee se tratará de la primera vez. Seguro habrá que ver la moraleja al final del episodio.

El problema de las nuevas comedias

Friends nunca fue “la comedia”, nunca tuvo un chiste que me hiciera retenerme para ir al baño o una carcajada con respiro de chanchito. No, nada que ver, era una comedia light y fresh con chistes que bien podrían ser visto como tontos. Eran los personajes los que pegaban y sus reaciones las que daban risa. En cambio en Happy Ending, son las situaciones y las exageradas actuaciones, el secreto de su apaciguado éxito. La razón por la cual siguen al aire es el horario y la falta de competencia. No es el nuevo Friends, es una comedia para perder el tiempo. Lo mismo es con New Girl, aunque en este aspecto debo decir que ya me está llegando Jesse, el personaje de Zoey Deschannel. Su encanto de la chica extraña desaparece con cada ridiculez que le sale de su boca, pero la dinámica del show con los hombres es lo que impulsa a seguir viéndolo. PD: ya se sabe que Nick y Jesse tendrán algo en el futuro. Además, me recuerda mucho a My Boys, podría decirse que hasta el perfecto reemplazo. Pese a todo, hasta el momento, el Piloto fue el mejor capítulo y ya en su cuarto episodio no ha podido superar esa valla. Realmente no es culpa de New Girl, ni de Happy Ending, el público se ha acostumbrado a ese tipo de humor. Son como las secuelas de las malas comedias. Así que gracias: Perfect Couples, Mad Love, etc, etc… canceladas con justificación que mellaron el sentido común de la gente. Y realmente me hicieron extrañar, Scrubs.


El rey de la comedia absorda y hasta médica.


Oh, ¿Quién podrá salvarnos?

La primera temporada de Community enseñó que la comedia no solo vive, se renueva y se burla de sí misma. La segunda temporada asentuó sus virtudes y elevó la ridiculez a un 200%, simplemente para mostrarnos que es bueno reírse tanto que comienzas a llorar. Estoy consciente que todas las series tienen sus momentos top y sus altibajos, donde ponen líneas de relleno pero incluso en su peor Community sobre sale completamente aprobado. La tercera temporada comenzó tenue. Un musical burlándose de Glee fue el preámbulo para una temporada que promete, sin embargo, de ahí, Community solo ha estado normal hasta “Remedial Chaos Theory” donde el humor se disparó, regresando a sus raíces y superando con creces sus antiguos episodios. El capítulo cuenta 6 diferentes perspectivas de lo que hubiera sucedido si se realizaba una acción, creando así realidades alternas (según Abed), obviamente no suena entrenido si lo cuento, es mejor si lo ves, pero es el episodio más caótico e hilarante de Community. Uno de mis favoritos. Así que obviamente, esta es la única comedia que puede rescatar la comedia.


Universos alternos = risa garatizada. ¿Una parodia de Lost, tal vez?


Paradógicamente, House y Castle están poniendo su granito de arena, gracias a sus protagonistas, respectivamente, que con un solo gesto o una sola frase, dibujan una gran sonrisa en mi cara. Espero, de todo corazón, que How I met your mother recupere su rumbo porque ya perdí toda la esperanza en Glee. Si no es así, siempre podemos contar con los dibujos para adultos, Family Guy y South Park, claro que su comedia es negra y muy subida de tono. Salvaje y desconsiderado, como me gusta. Para un humor tipo Gilmore Girl junto a Mad About you, entonces, Mike & Molly es la recomendación.

Pd 1: En una versión menos extrambótica que en New Girl, My Boys centra a un grupo de hombres que siempre paran con una mujer.

Pd 2: Mike & Molly, una comedia de peso

No hay comentarios:

Publicar un comentario