domingo, 6 de noviembre de 2011

Asesinatos y sentimientos entrelazados

Lo admito, soy una persona pesimista no puedo negarlo. La idea de ir tan rápido en los dos últimos episodios de la temporada 6 de Bones me asustó. Ni siquiera vimos cómo es que Booth y Brennan llegaron al otro nivel y para el finale season, ella ya estaba embarazada. Tal vez fue un poco de resentimiento porque después de sufrir durante 6 temporadas, por fin estaban juntos y ni siquiera nos dimos cuenta. También existe el hecho que el productor general dijo que aunque sus protagonistas ya eran pareja en la ficción, esto no se mostraría. Supongo que reflexionó y así nos llegó el estreno de la sétima temporada.


Poster: La nueva era de Bones.


La espera valió la pena

Las expectativas eran pocas, digamos que animaban un poco más que Ashton Kutcher reemplazando a Charlie Sheen. Especialmente porque el estreno de Bones se retrasó dos meses por el embarazo de Emily Deschannel y la maldición Moonlight siempre pululando por el aire. Así el 3 de noviembre se estrenó “The Memories in the Shallow Grave”, el primer capítulo de la temporada 7 y también el primer episodio oficial que mostró a Brennan y Booth como pareja. Y cuando digo pareja, no me refiero a simple compañerismo, hubo besos, declaraciones, “Te amos” y resoluciones. Pero claro no nos olvidemos que este es una serie de procedimiento y aunque el caso que quedó en un tercer plano, sirvió para mostrarnos la renovada mecánica del show.


Por supuesto que hubo un caso, pero pasó casi desapercibido


Tú, yo y él bebé…

Incluso ahora que Brennan está con Booth y además, muy embarazada, no ha dejado esa personalidad lógica y casi robótica lo que ocasiona problemitas con Booth. Obviamente, los dos siguen teniendo puntos de vistas completamente diferentes, comenzando por el matrimonio, Booth no presiona pero Brennan sabe que es lo que en el fondo quiere. Los dos viven juntos, por lo que ahora sí, literalmente, paran siempre juntos.


Polos opuestos compatibles. Los arrebatos hormonales de Brennan son racionalizados por la misma atropóloga mientras que típico Booth continúa con la alegría irracional que lo caracteriza.


Quieranlo o no hay una nueva dinámica. No necesariamente mala ni tampoco buena. El hecho de que ahora estén en una relación no significa que sus prioridades cambien. Las diferencias están ahí pero ahora existe una tercera persona, el bebé, y eso es algo que los conecta más allá de una simple relación. Como dice Booth, son una familia. Los problemas se deben resolver llegando a un acuerdo donde ambos tendrán que ceder.

¿Adiós a la maldición Moonlight?

Que esto les haya funcionado, no significa que sea la solución. No me imagino a Castle embarazando a Beckett y llendose a vivir con ella o simplemente que Castle vaya a vivir con Beckett. No, definitivamente, no es la solución. Es una jugada astuta, lo admito, pero para llegar al punto donde ahora se encuentran Booth y Brennan se saltaron varios pasos necesarios. Chuck es un gran ejemplo de cómo evitar la maldición Moonlight, ya que nos mostraron su relación con Sarah desde el principio, la primera pelea, la primera vez que estuvieron…. Sin embargo, tampoco podemos negar que en el caso de Booth y Brennan era necesario correr, después de todo fueron 6 años. La gente ya se estaba cansando del coqueteo.


En la nueva temporada de Chuck, el nerd y la sexy espía están felizmente casados.


Huesos y sentimentos

Literalmente en Bones, todos son felices, Ángela y Hodgins con su hijo, Booth y Brennan… bueno, tal vez no Cam, pero un gran porcentaje del elenco es feliz y si todos son felices, ¿Cuál es la gracia de la serie? ¿Se podrá sotener un show con tanta felicidad? Claro que hay conflictos pero Booth y Brennan están predispuestos a resolverlos. Nos hemos acostumbrado a las trabas en las relaciones y ahora, que no hay ninguna, ¿Bones podrá sobrevivir? Esta sucediendo lo que tanto habíamos esperado, nada y todo ha cambiado. Innegablemente, esta nueva temporada de Bones marca una nueva etapa.


Happy Bones.


Los muros existen para romperse

Bien se sabe que antes de que Brennan dejara de escuchar a su cerebro y le hiciera caso a su corazón y salte a la cama con Booth, pasó mucho pero mucho tiempo. La misma antropóloga señaló que había lenvantado un muro para protegerse así misma y Booth, con mucha paciencia, fue capaz de colcarse y levatar ese muro. Ahora es el turno de Rick en Castle. Desde ya sabemos que demoler el muro de Beckett no va a ser tan fácil, principalmente porque ella ha dicho que hasta que resuelva el asesintado de su madre no estará lista para ninguna relación.


Otro parecido asombroso.


Sin embargo, según todos los indicios, estos dos ya están en una relación sólo que no se besan ni se abrazan. Castle ya admitió que ama a Beckett y los celos de la dectectivan indican que el sentimiento es reciproco. Esta semana, Beckett rescató a Castle del secuetro en el banco, bueno más o menos, pero vamos, ni siqueira así pudo abrazarlo después de que se había imaginado lo peor. Ya pues… Claro, luego se fueron a celebrar en una cena familia que me recordó a los principios de Bones. Por supuesto, aun faltan un par de temporadas para que Castle y Beckett se llenen de besos y abrazos, mientras tanto tendremos que conformarnos y seguir disfrutando el espectáculo de asesinatos y sentimientos entrelazados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario