domingo, 1 de mayo de 2011

Series peruanas que debes y no debes ver

Las que debes ver…

-Esta sociedad

Producida por los hermanos Pinasco y dirigida por Eduardo Mendoza. La serie trataba de mostrar la vida de la clase alta limeña convirtiéndose en una suerte de The OC peruano, pues todo comienza cuando un elemento externo, en este caso, Mirkala entra al mundo de la alta sociedad. La gran parafernalia de la alta junto al elenco de peso tenía todas las probabilidades de ser un éxito, lamentablemente el público no lo vio así. Los actores maduros no tenían problemas con la trama pero la chiquillada que si bien hacía el intento, le faltaba mucho que aprender y muchas veces la interpretación de sus personajes eran débiles pero tal vez eso era porque los diálogos eran predecibles. Esta Sociedad no era la más original en su concepto pero se aventuraron en mostrar temas como la corrupción, la infidelidad, el alcoholismo, la drogadicción, la homosexualidad y la violencia, que es importante tocar sobre todo en una sociedad conservadora como es la peruana. Quizás ese fue un factor por el cual no lo llevaron tan demasiado lejos y ni siquiera pudieron alcanzar el nivel escandaloso y salvaje de Gossip Girl, que también muestra el mundo de la alta sociedad en EEUU con grandes diferencias por supuesto. En el aspecto audiovisual hay que alabar la labor de Mendoza que utilizaba planos novedosos aparentemente sin sentido, pero que en realidad trataban plasmar la tensión del momento alrededor de determinada escena. Del mismo modo, las locaciones también eran impresionantes, colocándolos como un personaje principal del programa. Esta Sociedad contó con dos temporadas y la productora de los hermanos Pinasco tiene la intención de hacer una tercera temporada o una película para cerrar la historia pero aun no hay nada concreto.

-Placeres y tentaciones

Versión peruana de la desaparecida Kitchen confidential. En esta ocasión la protagonista era María Dolres Esperanza (Milene Vásquez), una experimentada chef encargada del restaurante de lujo. Placeres y Tentaciones era una comedia ligera un poco americanizada que narraba los problemas de un grupo de amigas solteras que se debatían entre el amor y sus metas mientras lidiaban con la vida en el restaurante y su principal tentación: la comida. Sí, también tenía algo de Sex and the City, contaba con la sexy, la inocentona y el amigo gay. Además también marcó el inicio de la carrera de Natalia Salas, quien interpretaba a Thalía Labarthe una frustrada escritora que trabaja como mesera que vivía una relación de amor / odio con el niño bonito Fancundo de la Piedra. Esta fue la primera vez que a Salas se le vio ese tipo de rol, ya saben el de una mujer histérica e insegura, y por supuesto como la repetición hace la perfección, ahora la podemos con el mismo papel en Al fondo hay sitio, claro que ahora en esta oportunidad el personaje se llama Andrea. Placeres y Tentaciones solo tuvo una temporada lo que es un pena, sinceramente porque era una comedia situaciones jocosas y un elenco estelar que contaba con actores como Mariel Ocampo, Rossana Fernández Maldonado y Francisco Cabrera.

-Los del Solar

Panamericana se aventuró a lanzar al aire una serie que era el deleite para la familia peruana y es que se nos podíamos identificar plenamente con los personajes de “Los Solar”. El programa se desarrollaba en una vecindad de un solar y era una comedia de situación netamente nacional. Un experimento escondido que fue adquiriendo fama poco a poco. Claro que no se escapaba del cliché, por lo que se podía encontrar al cuero, a la calabacita, a la pareja dispareja, etc, etc… pero hay que admitir que era un mate de risa. Entre los actores que le dieron vida a los vecinos se encontraba la experimentada Lorena Caravedo, Carlos, Pold Gastelo, Mariloly Lónez, Rafael Santa Cruz y los jóvenes talentos peruanos Sandra Vergara, Diego Alonso, Manuel Gold y Mayela Llocya. Chroma Producciones bajo la dirección de Michel Gómez fueron los responsables de Los del Solar. El programa solo duró dos temporadas, la primera en Panamericana y la segunda en ATV con un horario casi estelar.

-Lobos de Mar – La Gran Sangre 1

La segunda producción de la productora Capitán Perez, Lobos de Mar se desarrolló en el hermoso puerto de Pucusana en donde ocurrió un asesinato cruel. El encargado de resolver el crimen no es otro que Tony Blades (Aldo Miyashiro), un inescrupuloso detective que utilizara todas sus artimañas para dar con el asesino, el único problema es que todo el pueblo es el sospechoso principal. Fue la primera serie de suspenso peruano que contaba con grandes dosis de humor gracias principalmente a la actuación de Aldo Miyashiro y también contó con la sorpresiva interpretación de Carlos Alcantará como el malo de la historia y es que muchos nos habíamos acostumbrado a Machín, sin embargo, no solo dejó en claro que es un actor de primera si no también todo un camaleón. La serie tuvo un inesperado final y generó un spin off para Tony Blades, siendo esta la Gran Sangre 1 que también fue fruto de la imaginación de Aldo Miyashiro, contando con el apoyo nuevamente de Capitán Perez Producciones. Esta vez, la serie se centraba en las aventuras un ortodoxo trío justiciero interpretados por el mismo Miyashiro (un extravagante detective), Carlos Alcantara (maestro en artes marciales) y Piertro Sibille (un ex soldado). La Gran Sangre adquiere su nombre debido a un pacto que hicieron cortándose la muñeca y juntándolas para unir su sangre, creando un lazo perenne entre el grupo. Los antihéroes llegan a ser famosas por todo el Perú, siendo los primeros héroes nacionales en televisión abierta. Sin embargo, la introducción del Dragón, Tony y Mandril es la única temporada que merece la pena ser vista.

-Mi problema con mujeres

Por increíble que parezca tuvo un gran éxito en el Perú pero pronto tendrá versiones en países como EEUU, Inglaterra e Israel. Mi problema con las mujeres es un orgullo peruano siendo la primera serie nacional nominada a los Emmy. Giovanni Ciccia le daba vida a José, un hombre común y corriente que no siendo muy atractivo consigue a las mujeres más deseadas, sin embargo, su torpesa frente a las mismas y sus problemas para tener una relación estable fueron la base de la historia, pero no logró hacer click con el público peruano, aunque convenció a Justin Timberlake quien compró los derechos para producirla en los EEUU. Para mí fue la mejor serie peruana que he visto hasta el momento y es que contaba con todos los elementos de una buena producción: una historia sólida, buenos actores, y excelente dinámica entre los mismos. La creatividad en su argumento resaltaba convirtiéndose en un ejemplo de tragicomedia digna de ser vista. Mención aparte merece el elenco de lujo que participaba en la serie encabezado por Giovanni Ciccia y con la intervención del primer actor Alberto Isola como psicólogo clínico muy directo al momento de expresarse.

... Ah... No te pierdes nada nuevo

-Clave uno: médicos en alerta

Con todo el potencial que tenía y la expectativa que se creó antes de su estreno, Clave uno será la primera seria médica ambientada en el Perú pero para mí estuvo muy lejos de ser un buen programa. Se supone que sería la versión peruana de ER, aunque trato de alejarse de ese concepto diciendo que se adaptaría al contexto nacional las comparaciones no pudieron evitarse. ER escribió su nombre en la historia de la televisión por una razón era innovadora y Clave Uno pudo aprovecharse de eso o tomarlo como un ejemplo, no copiarlo pero emularlo. A pesar de la obvia influencia de las series médicas, Clave Uno no puede ser considerada como tal. En el aspecto audiovisual se abusó del travelling, en cuanto a la actuación me parece que muy pocos se salvaban de dar una performance casi robótica y en cuanto a la originalidad o la falta de la misma, los guiones, que pudieron ser buenos, pero no pudieron ser sostenidos de nuevo por la falta de interpretación. ¿Será tan difícil aprender el idioma técnico de un hospital? Aparentemente sí, aunque en ER parecía disimularse muy bien. Otro punto en contra es que la pareja principal, Francisco Cabrera y Karina Jordán, no tenían ni una pisca de química y su historia eran tan predecible como la de una novela mexicana. Aun así, frente a la novedad del género tuvo un éxito inesperado que les logró proporcionar tres temporadas.

-Graffiti

La típica historia de Romeo y Julieta se ha puesto en marcha múltiples veces. En el Perú, la mejor adaptación hasta el momento fue “Tribus de la Calle”. ¿Quién no recuerda el amor imposible entre María Pía Ureta y Paul Vega, simplemente porque eran hinchas de dos equipos diferentes? Obvio, la U y Alianza son casi como los Capuleto y los Montesco. En esta ocasión, Graffiti cuenta la historia entre Aliana (Natalia Salas) y Alfonso (Jesús Neyra); sus familias se odiaban porque el padre de Alfonso se vio involucrado en el asesinato del padre de Alina. Aunque fue una buena idea, porque la historia del amor imposible siempre tiene jale, parece que la falta de actualización y creatividad les pasó la cuenta. Los actores sobre actuaban demasiado y la historia se veía venir a metros. El remake de Tribus de la Calle terminó siendo común y aburrida al mismo estilo de las novelas mexicanas juveniles donde solo llamaban la atención el atractivo de los protagonistas. Aunque en su época muchos criticaron el argumento de Tribus de la Calle y la consideraron decepcionante jamás se pudo decir eso de sus actores, porque incluso una mala historia puede convertirse en una de las mejores gracias a la interpretación de los personajes y en Tribus podemos ver el ejemplo recordando de lejos a Teddy Guzmán, Miguel Iza y Vanessa Robiano, quienes muchas veces se roban el show. Tal vez era muy pronto para una nueva versión de Romeo y Julieta lorcho.

-La Gran Sangre 2,3,4….

Solo porque tuvo éxito una vez, no es necesario repetirlo. ¿Cuántos enemigos podrían tener la Gran Sangre? Bueno, muchos… ¿Cuántas veces se iban a pelear el Mandril y Tony? ¿Cuántas veces La Gran Sangre se iba a separar y a unir? Aparentemente miles de veces. Obviamente, La Gran Sangre siempre iba a atrapar al malo, Tony siempre iba a giliar a alguien y Mandril seguiría mal humorado. Una temporada fue suficiente, cuando comenzaron a alargar la historia se volvió predecible. Las secuelas son importantes si se saben realizar, pero al parecer Aldo Miyashiro perdió su toque de magia cuando decidió matar (solo para volverlo a revivir) al Mandril saltando el tiburón completamente. El hecho de que en la última temporada, Carlos Alcantará diera un paso al costado y no apareciera fue el principio del epilogo, aunque nunca se sabe porque el lema de La Gran Sangre nunca muere o algo así.

-Chico de mi Barrio

Otro fisco. Una idea copiada y generada por el éxito de Al fondo hay sitio, que ya es un principio malo. No quiero ser muy mala porque admiro el trabajo de Aldo Miyashiro, (la verdad es que no), pero… ¿Caradura, en serio? ¿No había muerto en Misterio? Solo digamos que lo único bueno del Chico de mi barrio es que ya termino.

-Cualquier producción de Michelle Alexander

Podría hacer una lista de todas las malas producciones que existieron en el país y de hecho que estarían todas las series de la productora Michelle Alexander. La mal llamada Reina Minas de las miniseries el poder de malograr cualquier buena historia que caiga en sus manos y es que siempre busca llamar la atención yéndose a la línea amarillista. Personalmente me pareció una bajeza poner al aire algo como Magnolia Merino o Matadoras, ocultándose bajo el argumento de que es ficción logro destruir la imagen de las subcampeonas de vóley, quienes hasta casi denunciaron a la productora por calumnia y difamación. Por otro lado, Magaly Medina no es santa de mi devoción, pero considero que todas las personas merecen respeto y es más, sobre todo cuando están en una mala posición. Como se recuerda, Magnolia Merino salió al aire cuando Magaly estaba en la cárcel. Michelle Alexander ha hecho muchas series basadas en la vida de ciertos artistas, aprovechándose del cariño que dichos personajes tienen en el país para obtener éxito, aunque al final termine cambiando la historia para conseguir más televidentes. Si observan bien, todas las series de Alexander pequen de ser exageradas y muy oportunistas. (No habían pasado ni siquiera 6 meses del fallecimiento de Néctar y ya se estaba preparando su miniserie). En conclusión, al parecer Michelle Alexander se ha olvidado que en un principio sus series funcionaban porque contaba con una fórmula tradicional: un humor de barrio junto a un buen trama.

Menciones honorables: Tribus de la calle

Tribus de la calle no fue una serie, fue una novela pero bien vale la pena mencionarlo. Para los que quieran recordarlos aquí está el tema principal.


7 comentarios:

  1. para mi todas la temporadas de "la gran sangre" fueron buenas, pero tienes razón en cuanto a "Clave uno" debieron mejorar su actuacion porque parecia poco creible. A mi me gustaria q en el Peru se hicieran series policiales como "CSI", "Without a trace", "Cold Case" o "Criminal Minds" en la q la historia no se base en un solo tema (como la gran sangre y clave uno) sino q cada episodio tenga un tema diferente creo q asi seria más interesante.

    ResponderEliminar
  2. @chris_AquinoR Ya somos dos. En verdad, el Perú es demasiado creativo como para seguir enlatado en la misma dinámica de la comedia fácil. Ojalá podamos seguir algun día el ejemplo de las buenas series.

    ResponderEliminar
  3. tienes razon Michelle Alexander tiene un cliche con sus series, ya aburre eso es lo unico que sabe hacer?, quizas sea una critica brusca ,pero es una critica que ella se ha ganado.
    espero que hagan buenas series, si no las hacen las hare yo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer mi blog. Concuerdo con tu opinión. Y si algún día haces una serie pasame la voz para hacerle una nota. El país necesita buenas series y programas. Saludos.

      Eliminar
  4. Faltan Misterio, 1000 Oficios y Que buena raza! esa son prácticamente de culto.

    ResponderEliminar
  5. También Los de arriba y los de abajo y Eva del Edén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo con Misterio, pero para ser justos esta lista es del 2011, este año hice otra lista de las mejores series peruanas y Misterio esta en el cuarto lugar. Puedes ver la lista aqui: http://elyalovi.blogspot.com/2014/07/las-mejores-series-peruanas.html.
      Que buena raza, los de arriba y los de abajo y Eva del Edén son novelas y las considero como parte de las mejores producciones nacionales. Lista que puedes ver en http://elyalovi.blogspot.com/2011/07/apostando-por-la-produccion-nacional.html. Gracias por comentar.
      Gracias

      Eliminar