miércoles, 4 de mayo de 2011

¿Es o no es?

Así cómo las canciones pueden ser buenas o malas, igual es Glee. No sé exactamente en qué momento esta comedia ligera se convirtió en un dramón. Tal vez está siguiendo demasiado bien el ejemplo de One Tree Hill. En su primera temporada, podría decirse que Glee revolucionó la pantalla chica, causando envida en las grandes producciones que de inmediato quisieron aprovecharse de su popularidad intentando inmutar sin mucho éxito la fiebre musical que había impuesto Glee.

Glee fue creado por Ryan Murphy, Brad Falchuk e Ian Brennan, quienes también crearon Nip/Tup. Al principio fue previsto para ser una película pero después se adaptó para ser una serie en FOX.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, Glee parece haber perdido su toque (al menos para mí). En un principio, el grupo de perdedores y freakis de la secundaria McKinley luchaba por no ser encasilladlos en estereotipos, encontrando algo especial en el club de coro y es que todos se vuelven especiales cuando comienzan a cantar porque la música es su inspiración a la vez que su motivación. Cuando comenzó la segunda temporada, la continúa incursión de artistas invitados y los inacabables capítulos especiales, me hacen preguntarme lo siguiente, si el show es uno de los más populares, ¿Cuál es la intensión en invitar más artistas que no aportan nada nuevo? ¿Qué tiene de especial un episodio si cada semana tienes uno?


Por increíble que parezca la de la foto es Brittany S. Pierce y no Birtney Spears. El capítulo dedicado a la intérprete de “Baby, one more time” se tituló Britney/Brittany e inclusive la principal del pop tuvo una participación en el episodio.

El especial de Madona, de Britney Spears, de Gaga (con doble función todavía) son buenos, no lo puedo negar, pero algunos no tienen ni siquiera sentido y solo fueron una excusa para poner la música de moda. Hace semanas, al parecer Glee quiere cambiar su formato, tirándose más para el género dramático contando con un factor inesperado: la controversia que han generado.

Glee. Notas altas y notas bajas

Durante mucho tiempo se asumió que Glee era una comedia musical juvenil, por lo tanto se podían permitir tenía que tocar problemas que los jóvenes tienen de una manera ligera, pero al parecer para el productor solo existe un problema: el homosexualismo: Kurt, Santana, Brittany (esta no se sabe exactamente), Karofsky y Blaine son gays confirmados aunque algunos en el closet todavía. Karofsky era el tipo problemático que siempre se la agarraba con Kurt hasta que un día este se le enfrentó y Karofsky tuvo que enfrentar la cruel realidad que es gay. Quien también tuvo que enfrentar esta situación fue Santana debido su extraña relación con Brittany. Después, Santana terminó aceptando y confesando que quería a Brittany, la situación se complicó porque aunque Brittany también la quería estaba con Artie y no quería herirlo. Aunque Glee haya sido alabado por promover la aceptación y la tolerancia, muchos padres de familia no están de acuerdo con el ángulo que se le ha dado a la serie con respecto al tema de la homosexualidad, pero ese tema es muy largo para discutir así que sigamos adelante. A mi me parece bien que se toque este tema, pero no debemos olvidar que no es el único problema que la juventud sufre en la actualidad. (Embarazos no deseados, sexo seguro, etc, etc…)


El beso entre Kurt y Blaine causo un gran revuelo en las redes sociales.

Ahora y juzgando por los últimos episodios Glee se ha convertido en la madre de todos los dramas, comenzando por el debate religioso que surgió cuando al papá de Kurt le dio un ataque de corazón, otra historia importante es la de los personajes gays, la enfermedad de Emma (Obsesiva compulsiva) y esta semana atacaron la economía, el padre de Sam fue despedido por la crisis. Una vez más, la comedia quedó muy atrás y si no fuera por las esporádicas estupideces de Sue Sylvester (Organizar una liga para destruir el club de coro o disfrazarse, ¿en serio?) o las cosas que salen de la boca de Brittany S. Pierce (lamento decir pero si alguien no llegó en lo absoluto a la repartición de cerebro es ella). Pese a eso tengo que admitir que casi lloró cuando Artie le dijo estúpida porque no importa cuán estúpida sea una persona no puedes decírselo así, sobre todo si conoces de su sensibilidad.

Digan lo que digan, Artie y Brittany hace una pareja muy tierna aunque todos sabemos que no terminarán juntos.

Glee ha querido convertirse en una ventana abierta de los problemas juveniles poniendo el sarcasmo a un lado y mostrándolos como realmente son por lo que no se puede considerar la serie como una drama-comedia (50% drama, 50% comedia), no ahora es 100% drama con chistes escondidos perdiendo su tono y lo que lo hacía único.

El capítulo del baile de promo

Ya sé, si me quejo tanto debería cambiar de canal o dejar de verlo, pero aunque la serie cambie de género no quiere decir que va a dejar de ser interesante y esa es principalmente la razón por la que veo Glee. Como se recuerda este capítulo generó toda una polémica incluso antes de estrenarse. Una extra reveló en twitter que Kurt sería coronado reina del baile y Karofsky, rey. El producto se exaltó y mediante la misma red social escribió que esperaba que la extra tenga otra habilidad además de la actuación porque no tiene futuro en ese mundo, también aprovechó para regañarla diciéndole que cómo se atrevía a revelar algo que tomó tantos meses en ser creado. Obviamente la chica nunca más va a actuar. También es justo decir que el productor ha exagerado en su reacción, porque no es cómo si la chica hubiera revelado los números de la lotería o la clave secreta de la CIA, se equivocó es humana, está arrepentida pero se armó todo un lío. Solo los que la seguían en twitter se enteraron del spoliers pero cuando el productor le respondió, tuvo un rebote instantáneo en los medios y así se enteraron todos… culpo a los dos pero volviendo al tema, el episodio del baile de promo trae mucho más drama que el de vestidores.


Puck, Artie y Sam cantando en el baile de promo.

La promoción es impactante: ultramegadramática. El retorno de Jesse, Blaine y Kurt yendo al baile como pareja, Quinn pegándole a Rachel. Sí, le pegó, bueno, la cacheteó pero igual es una reacción violenta… si tengo que adivinar es porque Finn rompió con ella o porque no llegó a ser reina, lo que sea, la cosa es que culpa a Rachel.


¿Rachel será capaz de perdonar a Jesse St. James después de todo lo que la hizo sufrir? Vamos, que los dos hacían una bonita pareja.


Nadie sabe por qué Finn volvió con Quinn, yo la prefería cuando estaba con Sam, ahora aunque está con Finn, lo único que parece querer es la corona de reina del baile de promo.

En todo caso, parece que la transformación de Glee a un drama total es inevitable, entonces, me pregunto ¿no deberías extirpar a Sue?, porque aunque Jane Lynch sea una excelente actriz de comedia sale sobrando en este contexto. Qué dilema, entonces, bien podríamos considerar a Glee como una drama, pero ¿es o no es… una comedia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario