lunes, 2 de mayo de 2011

Todos muertos y felices

The Vampire Diaries es una excelente serie, siempre me sorprende con giros inesperados y con una alta dosis de testosterona al cuadrado. La historia de los dos hermanos vampiros enamorados de una misma mujer (humana, obvio) se complica más sobre todo con la aparición de un nuevo enemigo que además de ser supersexy también es supermalo: Klaus.

Klaus... tan malo como sexy

Sin embargo, como en todas las series y películas que tratan de vampiros ya estamos avizorando lo que será el final del programa, (no es gran novedad), Elena podría convertirse en vampiro siguiendo la tradición dejada por Bella y Sookie (al final en los libros de True Blood), después de todo, las mujeres que se enamoran de un vampiro terminan pasándose al lado oscuro.


Bella y Edward, la pareja más monse de vampiros.


Bill y Sookie, la pareja más conflictiva de vampiros.

Por supuesto, Stefan (al igual que Edward y Bill) se opone porque prefiere que Elena continué siendo humana, olvidándose que este tema tendrán que tocarlo de todas maneras porque es parte esencial del futuro de su relación. A diferencia de Bella Swan pero igual que Buffy, Elena no quiere ser vampiro por una cuestión moral, aunque Damon no tendría problema con verla viva o mejor dicho como vampira toda la eternidad, tal vez tenía una agenda oculta cuando la hizo beber su sangre por precaución pero no tomó en cuenta que si consigue su objetivo probablemente la perderá porque jamás podrá perdonarlo por transformarla. En todo caso, sería un autogol, Elena bien podría acostumbrarse a esa vida y sería feliz con Stefan por toda la eternidad. Aunque ella quiere seguir siendo humana, (supongo) pronto sucumbirá a la idea de ser una chupasangres y es que casi todas las mujeres de la series (exceptuando a las brujas) terminan siendo convertidas quieran o no, lo que nos lleva a lo siguiente, la última víctima: la tía Jenna.

Sí, hace un tiempo puse a la tía Jenna en la lista de ser un apéndice de la televisión y es que no pasaba nada con su persona. Nadie le hacía caso, nunca le pasaba nada remotamente interesante, ni siquiera sabía que su pueblo estaba lleno de vampiros y su ignorancia le pasó la cuenta. Pero el hecho de que Jenna no supiera nada en realidad no fue su culpa, sus sobrinos, Elena y Jeremy consideraban que estaría en peligro si supiera la verdad y lo mismo pensó Alaric, su novio o interés amoroso por lo que tampoco le dijo nada. Al parecer se olvidaron que ocultar algo no significa que va a desaparecer y ahora tendrán que enfrentar las consecuencias ya que Klaus transformó a Jenna para utilizarla para en el ritual del sacrificio. Bueno, ahora solo quedan dos opciones:

Jenna, la tía vampira

No es la primera vez que un personaje inesperado es transformado en un chupasangre y tampoco es un secreto que los vampiros pueden optar por otra dieta que no involucre sangre humana. En cuando al aspecto amoroso, Caroline es un buen ejemplo… ella es vampiro y tiene una relación semi normal con Matt, claro que él al principio no sabía que ella era vampiro y ¿ahora…? tendremos que ver qué pasa. No obstante, el caso de Jenna es complicado… se supone que ella es la tutora de Elena y Jeremy, no digo que dejará de serlo pero ahora su mayor responsabilidad es detener las ansias de querer alimentarse, lo que es especialmente difícil cuando eres un recién transformado y tienes una deseo intenso por sangre.


Caroline: Soy vampira, Matt...

Matt: ¿O sea que somos como Bella y Edward pero al revés?

Caroline: Supongo pero no somos ni la mitad de populares ni tampoco tan monses...


También está el dejavu de Alaric. Como se recuerda la esposa de Alaric, Isabel, fue convertida por Damon. Isabel con una nueva vida (o muerte) en adelante lo dejó tan pronto como pudo, dejándolo en un estado devastado con una obsesión de odio contra los vampiros. A pesar de esto, logra llevarse muy bien con Damon y Stefan. El hecho de que Jenna sea ahora una vampira, podría llegar reescribir la historia de Alaric. Ambos, Alaric y Jenna, no serían la única pareja supernatural de la serie, ni tampoco la más especial.


Alaric y Jenna

Adiós, tía Jenna

Como lo dije antes, ya se han transformados a personajes innecesarios, especialmente cuando estas son mujeres. Klaus necesita sacrificar a la vampira Jenna para tener éxito y ser más poderoso. Lo que generaría mucho más conflicto en la serie con repercusiones titánicas para Elena, quien tendrá que analizar si su relación con Stefan y Damon en realidad la beneficia, pues hasta el momento todo lo que le ha traído es sufrimiento y pérdida.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que si la tía Jenna se hace humo, Elena y Jeremy no tendrían un tutor legal por lo que el tío John tendría que volver. Claro que esto representa una gran oportunidad para estrechar los lazos con Elena, que en realidad es su hija.

Jenna: Así que en verdad existen los vampiros y ahora soy una de ellos...
Elena: ¿no muy original, verdad? Todos esperaban que la convertida fuera yo...

The Vampire Diaries no es constante, no es predecible, siempre cambia las reglas del juego con cada capítulo… Entonces, ¿Elena podría llegar a ser vampira y Jenna podría continuar viva (o muerta)? Ya hay muchos vampiros en el pueblo… Damon, Stefan, Caroline, Isabel, Katherine, Klaus… ¿realmente necesitamos uno más? Solo faltan dos capítulos para el final de temporada y aun queda muchas preguntas por responder, pero sabemos que la conclusión, (el final de los finales), como en todas las series de vampiros, todos terminarán muertos y felices.





No hay comentarios:

Publicar un comentario