jueves, 24 de marzo de 2011

La vida es una canción… y aparentemente las series también

La Fiebre de Glee


Cuando una serie tiene éxito con una premisa aparentemente “simplona”, todos quieren copiarlo. En este caso, Glee es la última moda, la serie narra la vida de un grupo de jóvenes pertenecientes al club de coro en una escuela de Ohio, o sea, música por doquier. Claro que sería injusto decir que solo la música es parte de su éxito. Glee funciona por dos aspectos: los jóvenes se identifican con los personajes (con sus problemas, con el hecho de sentirse como perdedores, etc, etc) y la particularidad de su humor. Pero volvamos a la premisa, diría que casi el 75% de Glee es la música que combinado con los elementos antes enumerados forman una excelente armonía que convierte a Glee es una serie que vale la pena ver (algunas veces).


Ahora, ese bichito de la música ha estado ahí siempre, sin embargo, últimamente parece haber contagiado a los escritores menos pensados, hace un par de meses Shonda Rhimes anunció que estaba pensando hacer un capitulo musical de Greys Antomy con las canciones más emblemáticas del popular Sound Track de la serie. (Mi primer pensamiento “Juat….”), sin embargo, la idea prospero y este 30 de marzo, se estrenará “Greys Anatomy The music event” y durante todo este tiempo, la expectativa de los fans ha crecido, por lo que solo hay dos formas en que esto puede terminar: Uno: es un gran episodio y dos: es un bodrio. Pero analicemos los antecedentes de las series que hicieron un musical y no perecieron en el intento, aunque sí melló su reputación y hay musicales dentro de las series que son ejemplos claro de cuando idea loca se escribe bien, funciona.


Karaoke y Rap sí, maquillaje y baile, no


La música es parte esencial de House. Por el amor de Dios, lo único a lo que House no parece buscarle una razón de ser es la música, de hecho, parece solo disfrutarla, toca la guitarra, el piano y hasta canta, lo cual se pudo ver en dos oportunidades. Si bien es cierto que el equipo de musicalización de House ha ganado múltiples premios, estos nunca fueron en vanos, ya que la elección de las canciones y su colocación en momentos claves de los capítulos, son un valor agregado de la serie. Especialmente cuando acentúan el drama o nos alejan de él colocando alguna canción que aparentemente está fuera de contexto.


En la temporada 6, House se destapó. En el episodio “Broken”, internado en un manicomio House rapea junto a su compañero de habitación, Alvie. La escena de los dos en el escenario realizando un rap improvisado funcionó porque pudimos ver a House intentando divertirse sin pensar mucho y sin dramas, pero sin dejar de ser House incluyendo frases irónicas dirigidas a al doctor principal del manicomio.




En “The Choise”, House y los chicos del Hospital Princeton Plainsboro, o sea, Chase y Foreman, lo acompañan a cantar en un karaoke y con coreografía incluida se pudo ver una entretenida versión de “Mignight train to Georgia”, y en medio del música se podía ver a House compartiendo un buen momento con sus “subordinados” sin embargo, House no dejó de ser House y poco después se descubrió que estaba fingiendo pasarla bien solo para intentar dejar de pensar en Cuddy.



Esta temporada, a David Shore, el creador de House, también le picó ese bichito del hacer un musical pero con toda la parafernalia que un musical debería tener. Aunque no fue totalmente así, realmente no sé cómo calificar al episodio Bombshell, supongo que fue una mezcla de todo que simplemente dio pena presenciar. Y es que, nada tenía sentido, la premisa de House había desaparecido y más parecía un episodio de Greys Anatomy, no me mal interpreten a mi me encanta Grey’s pero ahí le dan más importancia a las relaciones personales de sus personajes que los pacientes, mientras que House se enfocaba en descubrir la enfermedad del paciente y mediante las interacciones con el paciente se descubrían ciertos aspectos de los personajes y del mismo House. En este caso, el paciente estuvo casi ausente, Cuddy fue la prioridad (sí, también estaba enferma pero su enfermedad no era un misterio). En fin, los sueños de Cuddy fueron extraños y surreales. En total fueron 4, y el último, (justo cuando la estaban operando), tuvo como principal protagonista a un House maquillado y bailando “Get Happy”. Se supone que la versión debía ser una parodia de Cabaret Summer pero fue de todo menos eso y es que se vio tan forzado y fuera de contexto que parecía que Lady Gaga en cualquier momento saldría y acompañaría a Hugh Laurie con la interpretación, (tal vez así lo hubiera mejorado). A mí me parecía que todo el episodio fue bizarro, tal vez solo buscaban una excusa para poner a bailar y a cantar a Hugh Laurie, lo que está bien si es al actor pero no al personaje porque aunque House puede cantar solo puede hacerlo en ciertos casos. Hugh Laurie es un gran actor y se le ha visto cantar en SNL con guitarra en mano y todo… pero aquí solo no brillo fue opacado por toda la producción y para ser honestos, realmente no entendí el significado del sueño. Para mi ese episodio fue una decepción total.




El tratamiento musical de Scrubs


En el episodio “My musical” de la temporada, JD y su gente bailaron y cantaron 8 canciones originales. Le pudo haber salido mal a la serie y no hubiera importado, pero hicieron tan bien que funcionó perfectamente. Un musical completo desde principio a fin y ni siquiera importo que la mayoría de sus personajes no tuvieran una voz excelente.



Rockeando con Bones


Otra serie con buena música, (las pocas veces que está presente), es Bones. Pero si solo se trata de baila,r Brennan y Booth disfrutaron el placer culposo de mover el esqueleto con “Hot Blooded” en “two Bodies in the Lab” de la primera temporada. Fue la primera vez que vimos a Brennan soltarse frente a Booth y es que solo frente a él ha podido relajarse, aunque sea por un par de minutos.



Y así fue también que lo hizo cuando canto “Girls Just Wanna have fun” en el capitulo “The Wanna be”. Siempre es sorprendente ver a Brennan bailar pero fue impresionante verla cantar porque lo hace muy bien. Claro que la canción no terminó bien puesto que una loca le quiso disparar y Booth se puso frente a ella para defenderla, cayéndole la bala en el pecho, pero Booth sobrevivió y en la temporada 5 en “The Rocker in the Rinse Cycle”, los dos cantan su canción “Hot blooded” en el escenario en medio de una investigación de un asesinato a un cantante de rock.



Hablando de rebeldía… simplemente Rock and Bones! Puntos extras por el punteo de Bones con la guitarra y la corbata de en la cabeza de Booth.



Cazando notas con Buffy


Oh, Buffy… cuánto te extrañamos. Algunos de los capítulos de Buffy eran realmente bizarros y alucinantes pero sin duda Joss Whedon es un genio digno de admiración, no solo nos dio a conocer al talentoso Nathan Fillon (el popular Castle en Castle) si no también nos regaló el musical del Buffy. Con “Once More, with feeling” de la temporada 6, pudimos ver uno de los mejores capítulos musicales hasta el día de hoy, sin alejarse mucho del trama puesto que era un demonio que hacía que todos cantarán. El episodio tuvo de todo, emoción, gracia, drama, humor… y todo con canciones originales que narraban lo que en realidad sentían los personajes. Si tendría que darle una nota sería 19, solo porque no pusieron a cantar a Willow y le dieron muchas canciones a Buffy. Ok, tal vez 19.5 resulta que Buffy tenía razón, la vida es una canción.



Cómo hacer un musical


Barney tiene una extraña fascinación con los trajes de terno por lo que fue para él, un verdadero predicamento la simple idea de tener que elegir entre los trajes y las mujeres, su otra adicción. ¿Qué eligió? Obvio... los trajes de terno y para reafirmar su tesis, cantó en plena avenida “Nothing suit me lioke a Suit”. El número musical compartido con Ted, Marshall, Lily y Robin bien enternados… (de hecho todos estaban enternados), fue legendario… y awesome!




Pero ese no es el único musical que los chicos de How I met your mother han hecho bien, y para muestra un nombre Robin Sparkles. Simplemente really, really awesome! Lest’s go to the mal y sandcastles in the sand son hitos de la música canadiense desde que salieron.




Puntos extras en el video de Sandcastles aparece James van der Beek, (Dawson en Dawson’s creek), además, la canción es la continuación de la historia de Lets go to de mal y en los dos videos aparece un robot… ¿Qué más se puede pedir?



Esto solo es una prueba del poder de la música en las series. Algunas lo hicieron bien, otras se burlaron de los musicales... Solo esperemos que Greys Anatomy; the music event no sea decepcionante, porque las canciones de su soundtrack fueron posicionadas por los mismas bandas o cantantes y ya son éxito gracias a la serie, por lo que ver una versión funesta de ellas podría ser perjudicial para los que somos fanáticos de las versiones originales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario