martes, 9 de mayo de 2017

¿Es necesaria una segunda temporada de #13reasonswhy?

Netflix renovó 13 reasons why para una segunda temporada, pero ¿realmente es necesario una segunda entrega? 


 El problema de Hannah Baker 

 En el libro de Jay Asher del que está basado la serie, Hannah Baker sobrevive el querer quitarse la vida y quizás, si eso hubiera sucedido, una segunda temporada centrada en Baker sería absolutamente justificada, pero no es así, la vimos cortarse las venas en la bañera y también vimos el duelo de Clay y de sus padres. Entonces, con Baker muerta, ya no hay más historia que contar de su parte y aun así, es oficial. Netflix ya hizo el anuncio. El escritor Brian Yorkey ha dicho “la historia de Hannah Baker aún no ha terminado. Ella es una parte integral de lo que sería la siguiente temporada, y ella sigue siendo el centro de la misma. Uno de los elementos fundamentales de la serie es la relación del pasado y el presente”.



 La presencia de Baker quizás se refiere a que aparecerá en flashbacks porque ya no hay más cintas y tampoco hay más que aportar. Fuimos testigos de lo que pasó y sinceramente, sobreexplicar las cosas podría empeorarlas. Además, ya vimos como es que Hannah Baker no es una narradora en la que podemos fiarnos. El reto de los productores en la segunda temporada es precisamente insertar a Hannah Baker en una nueva narrativa en donde el protagonismo será las consecuencias de su muerte, pero al mismo tiempo este reto representa un dilema: ir por el camino de mostrar una solución a cada uno de los problemas que presentaron le quitaría ese realismo brutal que caracteriza a la serie, sin mencionar el mensaje peligroso del cual ha sido acusado; la idealización del suicidio.



 Aunque 13 reasons why ha generado polémica por los temas que aborda, también hay que reconocer que pese a la intención de generar un debate de estos temas, hay quienes podrían interpretar que el mensaje final de la serie no es una advertencia del peor escenario, sino una incitación.  Profesionales están advirtiendo sobre el "peligro" de esta serie y del temor que hay de que los sucesos en la ficción (el suicidio sobre todo)  se vuelva una tendencia entre los adolescentes. Por supuesto, Netflix siempre ha colocado una advertencia y tras la controversia, pues, los guionistas y productores se deslizan en una línea muy delgada respecto al mensaje que quiere promover, porque así es, 13 reasons why no nos dará respuestas, pero sí deja una moraleja.

Bienvenido a una nueva temporada 

 Como su mismo título lo dice, 13 reasons why se centró en las razones por las cuáles Hannah Baker tomó la trágica decisión de suicidarse. Para TvLine, aunque la serie haya dejado varias preguntas al aire, la historia siempre ha sido de Hanna Baker, es a través de ella, de sus cintas y de su perspectiva, que conocemos a los demás, continuar sin ella cambiaría totalmente el panorama. Debido a que 13 reasons why desarrolla temas complejos está rodeados de cierta oscuridad, por lo que esperar un final feliz o una resolución adecuada está fuera de las opciones. Pero debido al éxito de la serie era obvio que Netflix iba a renovarlo.



Se especuló bastante que la segunda temporada sería una suerte de reboot sobre sí misma para abordar el tema de los tiroteos escolares teniendo como centro el misterio de lo que le pasó a Alex. Y es que la intriga fue un elemento que funcionó muy bien en la serie y de todas las historias abiertas que se dejaron el caso de Alex ha generado varias teorías siendo las dos más populares que Alex intentó suicidarse y que Tyler fue quien le disparó. Por supuesto, no sabríamos la verdad hasta el final de la temporada como sucedió con Hannah y esto serviría como excusa para seguir al resto del grupo.  Esta historia tendría mucho más sentido para una segunda entrega e incluso podríamos ver la perspectiva de Alex y Tyler sobre Hannah.



Una sola temporada fue suficiente 

El principal problema de 13 reason why no es su título sino su tono. Según los productores, esta serie sirve para generar una reflexión sobre el suicidio juvenil, el acoso escolar y los problemas de los adolescentes. El final es una reflexión también, un ejercicio para el televidente quien se debe imaginar lo que sucedió después. Para algunos se hizo justicia y para otros, no pasó nada, no cambió nada. Pero el ver cómo se desarrollan estos tramas, si es que Bryce va a la cárcel, si es que Justin en realidad se fue, etc, etc, menoscabaría la historia de Hannah cualquiera sea la resolución porque podría alejarse de su realismo o podría entrar a un escenario mucho más oscuro. No obstante, en una época donde el público tiene una gran influencia sobre las decisiones de plataformas y canales, las producciones de Netflix tienen un gran chance de recibir una segunda temporada aunque su historia no lo necesite. Vamos, realmente necesitamos más tiempo en personajes secundarios como Courtney y Marcus,  De todas formas, recién sabremos si vale la pena cuando veamos la segunda temporada porque lo constante en Netflix es que sigue sorprendiendo para bien o para mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario