domingo, 7 de mayo de 2017

#GuardiansOfTheGalaxy Vol 2: La armonía emotiva y humorística de Marvel

James Gunn ratifica su estatus de uno de los mejores directores en Marvel y consolida su posición como uno de los mejores musicologos en el cine. Guardianes de las Galaxia Volumen 2 ha sido inesperadamente emotiva y extraordinariamente entretenida. Lo mágico de la franquicia de los Guardianes es que si bien puede distinguirse de las demás producciones de Marvel, no deja ese estilo rítmico y humorístico de su primer volumen. En ese sentido, lo especial, se mantiene y se fortalece gracias a que su historia giró al rededor de la familia. 



Todo sobre la familia... 

Desde el comienzo debo decir que Guardianes de la Galaxia Vol 2 tiene uno de los mejores intros de todas las películas, por supuesto, aprovechándose de la adorable ternura que baby Groot transmite. La cinta está plagada de secuencias de acción y del humor que ya los caracteriza; Peter Quill "Star-Lord"  (Chris Pratt) y Rockett Raccon (Bradley Cooper) basan su humor en el sarcasmo, Drax (Dave Bautista) causa risa por sus comentarios inapropiados, Mantis (Pm Klementieff) por su candidez y Gamora (Zoe Saldana) y Nebula (Karen Gillan) por sus enfrentamientos continuos. 


Demasiado adorable para matar.

 Ha sido una grata sorpresa que la publicidad de Marvel no revelara quién era el enemigo principal de turno. Recordando que los trailers han tenido su cuota de cool pero cero spoilers, lo que se agradece, porque, como en pocas oportunidades, le han dado el chance al espectador de disfrutar cada giro en la historia. James Gunn dijo en una entrevista que el volumen 1 era sobre la conformación de este atípico grupo y que el volumen 2 trataría sobre el significado de la familia, pero no esperaba que fuera tan emotiva hasta el punto de llenarme los ojos de lagrimas tras el funeral de Yondu (Michael Rooker), quien se sacrificó para salvar a Star-Lord tras la épica batalla contra El Planeta Ego (Kurt Russell).   Y no es para menos, pese a su actitud hosca, salvó a Star- Lord, lo crió como su hijo y lo volvió a salvar en el volumen uno. Nunca rompió el código, es más creó un código propio que ahora es parte de Rockett. 




Al final del día, además de una gran aventura, el mensaje que deja la película es que lo más importante es la familia y en el caso de los Guardianes, ellos han elegido que son una familia disfuncional y con eso vuelve a distinguirse de los demás, porque si bien los Vengadores son cercanos, no pueden calificarse de una familia del mismo modo que los Guardianes. Como suele suceder, todos estuvieron fenomenales en sus roles, pero Yondu se robó el show lo que es todo un mérito considerando que el roba escenas de la película es el adorable Groot.

Equipo = Familia

La armonía de Marvel

Guardianes es un gran ejemplo del cómo aprovecharte de tu soundtrack en momentos claves.  James Gunn vuelve a hacer uso de su impecable gusto musical para aportarle un plus a las escenas y complementar a la perfección al sentimentalismo en la historia. A diferencia de Suicide Squad donde la música fue insertada sin tomar en cuenta el contexto causando un efecto cacofónico distractor (sin mencionar que más parecía un remix de mejores one-hit wonders), en ambos volúmenes de Guardianes, las canciones tienen el propósito de reforzar el mensaje de fondo y logrando transmitir una armonía familiar. Finalmente, aunque me parecía una exageración colocar 5 escenas post créditos, la verdad es que no se sienten de ese modo. En Guardianes no hay escenas que sobren o que aburran, es entretenida y emocionante de principio al final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario