martes, 29 de octubre de 2013

The Newsroom: una cátedra de periodismo.


Hablemos de The Newsroom, si no las has visto, hazte un favor y disfruta de una de las mejores series en la actualidad. Porque no exagero cuando digo que esta serie es un deleite para cualquier espectador y le hace justicia a la vieja escuela del periodismo, dejando al lado, el amarillismo y consumismo que tanto daño le hace a la prensa. The Newsroom es más que una moraleja, es una cátedra de periodismo.


The Newsroom se estrenó el 24 de junio del 2012.
No es la mejor serie del mundo pero podría serlo.
La primera escena de The Newsroom es una dura crítica directa a la yugular de Estados Unidos y sus contradicciones como país. No es el mejor país del mundo, aunque a ellos les guste creerlo, pero podrían serlo, dice Will McAvoy en medio de un lapsos sincero frente a un grupo de estudiantes, tras hacer su mayor esfuerzo para evadir responder preguntas de manera seria. Así y tras del momento más humano de Will, Aaron  Sorkin nos introduce en el mundo de The Newsroom.

El guionista y productor Aaron Sorkin es conocido gracias a su trabajo en The West Wing y the Social Network.
La estrella de News Night, el noticiero más representativo de la ficticia cadena ACN, sufriría las consecuencias de su pequeño exabrupto que consistiría en un cambio de producción. ¿Y quién liderará ese nuevo equipo? MacKenzie "Mac" McHale (Emily Mortimer), que además de ser una excelente periodista es la ex de Will. Aquella noche donde Will descubre que Mac es su productora, hace un berrinche porque no quiere trabajar con ella, aunque minutos después nada parece importar ya que acaba de suceder un posible decatlón ambiental, (el derrame de petróleo por parte de BP) y es que The Newsroom además de presentarnos pintorescos personajes también reflexiona sobre los sucesos que impactaron. La serie tiene la extraña costumbre de entrelazar hechos verídicos con el mundo ficticio dándole una pincelada de realismo. El derrame de petróleo no fue el único tema que se ha tocado, Sarah Pallin tampoco se ha escapado a las burlas, y ni que hablar de la muerte de Osama que fue retratado de uno de los mejores episodios de la primera temporada, y toda la campaña electoral del 2012 fue abordada en la segunda temporada.

El episodio “5/1” narra los momentos previos y la posterior difusión de la información que fuerzas especiales acabaron con la vida del terrorista Osama Bin Laden.
Todos necesitamos un Will McAvoy
Jeff Daniels interpreta magistralmente a Will McAvoy, un atormentado, narcisista, irónico y complejo personaje que se emprende en la misión de culturizar la televisión. Se hacer “periodismo” de verdad, y por difícil que parezca, a veces, dejar que la noticia sea la protagonista tratando de llegar al utópico objetivismo. Nuestro “Don Quijote” está consciente que su objetivo no es fácil de alcanzar, después de todo estamos hablando de informar al televidente a fin de suscitar una reflexión sobre la noticia presentando todos los puntos de vistas posibles. En pocas palabras, “hacerlo pensar”. Por supuesto, todo esto es gran influencia del estilo que Mac inserta en el nuevo programa donde prefiere noticias de vital importancia para el país a las noticias dan rating.  

Mac and Will
Entonces, la política es parte vital de la serie, cada uno de los personajes sirve para dar una diferente perspectiva u opinión independiente en las controversias estadounidenses y mucho de ellos lo hacen de manera muy energética. De ese modo, la pasión de Will se evidencia cuando da sus largos sermones/reflexiones llenos de críticas acidas contra el partido republicano, el famoso Tea Party, algo que le ocasiona problemas con los directivos del canal. Aunque Will no tiene mucho que preocuparse, sino se salva él mismo tiene dos ángeles de guardia, Mac y Charlie, que lo salvan. Sin mencionar un impresionante equipo periodístico que trabaja para él encabezado por Jim y Don, dispuestos a renunciar en conjunto por ética y fidelidad al jefe.

Team McAvoy
Todos estamos dañados
En la primera temporada, vamos conociendo a cada uno de los personas, ya conocemos a Will y su obsesión por hacer un buen periodismo, pero qué hay de su vida desastrosa vida personal. Will fue engañado durante gran parte de su relación con Mac y su padre era un alcohólico que golpeaba a su familia. Will se describe a sí mismo como un republicano, sin embargo, eso no significa que está de acuerdo con todo lo que hace y lo demuestra cada vez que tiene chance. Por su lado, Mac es también un personaje complicado, por momentos, histérica y neurotica y por otros, una profesional con criterio dentro de sus cabales.

Mac pelando con Will en una de las escenas más graciosas de la serie.

Después tenemos el cliché del triangulo amoroso, gracias a Mac, Jim Harper (John Gallagher Jr) se fija en Maggie  Jordan (Alison Pill) pero Maggie está con el productor Don Keefer (Thomas Sadoski). Durante la primera temporada, Jim termina saliendo con la mejor amiga de Maggie, Lisa. Después del rompimiento definitivo con Don, Maggie se centra en su carrera y termina en Africa donde un evento le causa un trauma. Jim, quien para olvidar a Maggie, decidió ir a cubrir la campaña de Romney conoce a Hallie Shea (la hija de Meryl Streep) una periodista con la cual termina involucrado.

¿Y Don? 
Don evoluciona profesionalmente de la primera a la segunda temporada, aprovechando su posición de underdog, acostumbrado a hacer lo necesario para conseguir buen rating, jamás realmente se deslinda del equipo ayudándolos cada vez que puede en lugar de concentrarse en su programa Right Now with Elliot Hirsch.  En el aspecto romántico, Don tiene una conexión con Sloan Sabbith (Olivia Munn), la bella economista cuestionada por su apariencia, incomoda socialmente, aunque se trate de una potencial genia. En la segunda temporada, Sloan toma el primer paso y le roba un beso.

Team Sloan for the win.
Mención aparte merece Neal Sampat (Dev Patel), porque todos tenemos un compañero que maneja el internet mejor que nosotros y cree en mitos como Pie Gran, pero Neal es más que el “freaki” en la oficina, la fortaleza de Neal reside en creer en lo que hace incluso más que sus propios jefes. Aquí, el movimiento de los indignados es visto desde ambos lados, desde el creyente (Neal) y los críticos (Mac y Will), quienes no entienden el propósito de Ocuppy Wall Street.

Neal.
Ahora, hablemos del otro ángel de la guardia de Will, Charlie Skinner. El reconocido actor Sam Waterston le da vida a Charlie, el gestor de este nuevo equipo, quien trajo a Mac porque sabía que era la única que controlaría a Will, además de sacar o mejor y lo peor de él. Charlie se enfrenta abiertamente a la cabeza del canal, la elegante Leona Lasing, caracterizada por una divina Jane Fonda y a su hijo, Reese Lansing (Chris Messina) y aunque Charlie no siempre salga ganando, se logra salir con las suyas. Pero Charlie tampoco es un santo, siempre para borracho y tratando de exasperar a Sloan o minimizando a Don. Como vemos, cada uno de estos personajes están complemente chiflados, pero no es de extrañar, todos de ellos trabajan en un canal por lo que se han contagiado del dramatismo exagerado.

Jane Fonda comprueba que sigue mandando.
No es cable, es HBO.
Ya sabemos que las producciones de HBO son intrépidas y audaces. The Newsroom es parte de la larga lista de series que revolucionaron la televisión que son emitidas en HBO porque en televisión abierta no tendrían ni un chance debido a que no puede ser censurada. Según Jeff Daniel, quien recientemente ganó un Emmy gracias a su actuación como Will, HBO ha renovado The Newsroom para una tercera temporada, no obstante, hasta el momento, no hay nada oficial. En caso que no haya una tercera entrega, la segunda cerró gran parte de los tramas. Will se tragó su orgullo, olvido los reproches y le pidió matrimonio a Mac, Sloan le plantó un beso en medio del switcher aDon tras descubrir que es el comprador anónimo de un libro que no firmó por el cual pagó un dineral solo para tener su firma, Jim aclaró todo su rollo con Lisa, aunque queda pendiente su idilio interrumpido con Maggie, se le ve feliz con su nueva novia. Solo faltaría resolver las consecuencias legales que dejó la difusión de la Operación Génova, la noticia de un ataque estadounidense usando gas sarín que resultó ser falsa y por el cual están siendo demandados nada menos que por Jerry Dantana, quien editó la entrevista que confirmaba la noticia.

The Newsroom, el encanto del periodismo.
El monologo de entrada de The Newsroom bien podría aplicarse a esta serie, como ya lo ha hecho en una parodia de Funny or Die, The Newsroom no es la mejor serie del mundo, pero bien podría serlo. Esta serie de HBO tiene todas las herramientas para serlo, personajes fuera de lo común, historias mezcladas con la realidad, un drama con pinceladas cómicas, diálogos inteligentes, destruyendo clichés para construir clichés, siendo audaz y sobre todo invitando a reflexionar al espectador. En una época donde vale más el consumismo de lo absurdo, HBO ha apostado por una serie sui generis que está marcando un estilo no sólo televisivo, sino también (y con suerte) periodístico.
 

2 comentarios:

  1. Me encanta la serie <3 los diálogos rápidos, las directas e indirectas. Las replicas, contra replicas y contra contra replicas.

    ResponderEliminar
  2. Tenía muchas ganas de ver esta serie, y ahora que la he terminado de ver puedo decir que Newsroom es excelente, tienen que verla pues es un lado diferente al cual estamos acostumbrados, la recomiendo ampliamente.

    ResponderEliminar