miércoles, 28 de junio de 2017

#GLOW: 40% Comedia, 40% Drama, 20% Acción

Particularmente, no soy una fan de la lucha libre, pero aun así creo que GLOW ha logrado captar mi atención. Esta serie original de Netflix se enfoca en la formación de GLOW – Gorgeous Ladies of Wrestling, un programa que realmente existió pero para fines comerciales, la mayoría de sucesos en la serie son ficticios. 



 Glow NO es la nueva OITNB 

 BuddyTv ha considerado que GLOW es una de las series más originales de la televisión en la actualidad, sin embargo, no puedo decir que estoy de acuerdo. GLOW se siente un poco más fresco que Orange is the New Black, pero sigue la misma línea; no es exactamente una comedia pero tampoco un drama -aunque quizás por su formato de 30 minutos entra en la categoría de “comedia” - cuenta con un cast diverso y por momentos amas y odias a la protagonista Ruth (Alison Brie). El show se vale de los estereotipos para incursionar en el mundo de la lucha libre que es dominado por hombres. En ese sentido, utiliza un cliché negativo para volverlo un atributo. 


No sé si podemos considerar a GLOW como feminista pero ciertamente es progresista. 

 La serie se desarrolla en la década de los 80’s pero no se apoyan en la nostalgia de la época ni en los chistes de de la cultura pop, se enfocan en el Wrestling en todos sus aspectos. La lucha es un espectáculo; en la serie este espectáculo es comparado a una telenovela gracias a su composición: tiene buenos y malos, y allí es donde entre los estereotipos dentro del contexto histórico; las buenas son las americanas, particularmente la estrella del show es Debbie "Liberty Belle" Eagan y la "mala" es la rusa Ruth "Zoya the Destroya" Wilde. En lo que se refiere a la acción, las luchas están bien coordinadas, literalmente, vemos el entrenamiento de las chicas y los "trucos" para simular una pelea. De modo que vemos la construcción de los personajes de cada luchadora. 

"Machu Picchu": Ella es mi favorita. 

 Todos los personajes son gloriosamente imperfectos 

 Marc Maron interpreta a Sam, el director de GLOW. Y vaya que es un hijo de puta. No tiene respeto por nadie, insulta a las mujeres y las trata como basura. La única razón por la que aceptó hacer GLOW es para financiar su propia película. Sam es un completo idiota, un narcisista en un espiral autodestructivo, en pocas palabras, es una terrible persona y no trata de enmendarse. De hecho, todos son así, no se disculpan por sus imperfecciones porque es esa sinvergüencería lo que los hace tan empáticos, más reales. Sam no es un sujeto que cause miedo entre todas las mujeres que están bajo su responsabilidad. Estas mujeres devuelven el insulto y el golpe emocional no solo contra Sam, sino entre ellas mismas. 



La competitividad entre las mujeres no es retratado como un punto negativo, cada una de esas mujeres es parte del espectáculo y por eso quieren brillar en el momento en que las luces estén sobre ellas, eso es normal, es humano y todas tienen su momento. Hay una suerte de solidaridad entre las mujeres que se va generando que pasa de la enemistad hasta la complicidad no sin antes pasar por ciertos momentos desastrosos. Y si vamos a hablar de desastres encantadores no puedo dejar de mencionar a Chris Lowell. A él siempre le ha tocado hacer del “buen tipo”, a veces, un poco sarcástico pero siempre un “buen tipo”. Aquí también es el engreído, hiperactivo y obsesivo productor Sebastian Bash Howard, básicamente, el que pone la plata. Bash le aporta una locura divertida desde su aparición en el tercer episodio y aunque se roba la atención con su sobredimensionado entusiasmo, el show nunca deja de pertenecerles a las chicas encabezadas por Ruth.  A diferencia de OITNB, las subhistorias dentro de GLOW no pierden el hilo del objetivo principal que es realizar el programa de lucha, no obstante, sí presenta tramas fuertes como el aborto, por decisión propia y por accidente, y como la infidelidad. 



Debo aclarar que Ruth no es "la nueva Piper", es la protagonista y una excelente representación de lo que es la serie en general; es la mezcla perfecta de la drama y comedia. Pese a que la vida de Ruth se equivoca y es tan absolutamente desastrosa, tiene la habilidad de poseer un optimismo contagioso. Gracias a ellas todos se suben al tren de "hacer genial a GLOW" y hasta hacen lo correcto en los momentos que importan. Mi única critica es que Alison Brie nunca será una "chica común" por mucho que este sin maquillaje y tenga hondas en el pelo, sin embargo, Brie carga la serie con orgullo.  


La primera temporada de GLOW terminó con la grabación de la primera lucha de las mujeres y nos ofrece justamente lo que la serie es... un glorioso espectáculo.

PD: Tengo que reconocer que tiene un excelente soundtrack, lo que le da puntos extras a la serie. 
Estas son las canciones que aparecen en GLOW; "The Warrior" by Scandal "You Make Me Feel (Mighty Real)" de Sylvester, "Separate Ways (Worlds Apart)" de Journey, "Stir It Up" de Patti LaBelle, "The Look" de Roxette, "We Don't Get Along" de The Go-Go's, "Life in a Northern Town" de The Dream Academy, "Movin' Out (Anthony's Song)" de Billy Joel, "Head Over Heels" de Tears for Fears, "Rock You Like a Hurricane" de Scorpions, "Ready Steady Go" de Generation X "Dare" de Stan Bush, "Theme of Exodus" de Ernest Gold, "Angel" de The Jetzons, "Magic Moments" de Perry Como, "Things Can Only Get Better" de Howard Jones e  "Invincible" de Pat Benatar

No hay comentarios:

Publicar un comentario