sábado, 22 de octubre de 2016

#LukeCage: El nuevo ritmo de Marvel

Luke Cage es la tercera serie de Marvel para Netflix y como era de esperarse, la calidad estaba garantizada. Pero esta vez, a la historia familiar de un héroe que tiene que encontrarse así mismo primero, le tenemos que añadir un alto componente social y una cultura propia. Esta producción no se aleja mucho del realismo y del tono "dark" de Daredevil y Jessica Jones, no obstante, logra alejarse de sus predecesores con un particular soundtrack que le da una tonalidad diferente.


 Luke Cage: El tercer Defensor

El talón de Aquiles de Marvel: Los enemigos 

Luke Cage se desarrolla después de la primera temporada de Jessica Jones, así que encontramos a nuestro héroe viviendo en Harlem, tratando de llevar un perfil bajo hasta que los problemas lo encuentran a él. Entonces, luego que pierde a su tío Ben Pops, quien es su ex suegro y la figura más importante del barrio, decide colocarse la capucha y actuar como el héroe del pueblo y así limpiar su distrito de la delincuencia. Hasta el sexto capítulo su enemigo principal era Cornell “Cottonmouth” Stoke y su banda de traficantes, pero después que Mariah Dillard lo asesina, se nos revela el verdadero villano de la serie; Willis Stryker “Diamondback”, cuya venganza contra Luke nace de la envidia fraternal, ambos son medios hermanos pero Stryker era el hijo ilegitimo. 

Y al parecer el enemigo también

El problema de tener a un héroe tan fuerte como Luke Cage es que sus enemigos no representan una amenaza real, por eso Stoke decide atacar el barrio, Dillard juega un rol más político tratando de antagonizarlo y Stryker compra un arma que sí puede lastimar físicamente a Luke, pero pese al esfuerzo, ninguno de los villanos logra tener un gran impacto en la serie y no son la mitad de memorables como lo fue Fisk en Daredevil y Killgrave en Jessica Jones. La narrativa tampoco ayudó mucho, ese cambio de enemigos se sintió forzado y la aparición de Stryker un poco anticlimática.

La pelea final se sintió una suerte de Caín vs. Abel

 Marvel siempre ha tenido un problema con los enemigos de sus héroes, hasta el momento, Daredevil y Jessica Jones se liberaron de este karma, pero Luke Cage no. Era obvio que Cage necesitaba un obstáculo que superar, pero si me lo preguntan a mí, diría que el mayor enemigo de Luke Cage es el prejuicio de la sociedad que sin conocerlo lo juzga. 

Luke Cage: El héroe de un movimiento social 

Resulta que Luke Cage es el primer héroe afroamericano en tener una serie propia y también es la primera serie con un protagonista afroamericano y un elenco que en su mayoría son personas de color. El poder de Luke Cage es ser increíblemente fuerte, producto de un experimento, lo que significa los golpes no lo afectan y las balas no lo lastiman. Esto podría sonar como un dato irrelevante, pero no lo es, porque si bien Luke Cage cojeó en sus enemigos, se trata de la serie más realista que Marvel nos ha ofrecido y hasta podría tener un verdadero impacto cultural social. 

Poderosa imagen de las capuchas con hueco en solidaridad al entonces, perseguido Cage

 En Luke Cage, el plot principal es la tensión entre la policía y la gente de color, un problema frecuente con consecuencias muy trágicas en Estados Unidos. Así como muchos morenos, Luke no confía en el sistema porque le ha fallado, en su caso lo incriminaron y lo mandaron a prisión, el sistema sigue viendo a Cage como un fugitivo y el mismo sistema es el que logra que Dillard no pague por sus delitos ni tampoco Stoke. Claro que Luke Cage no se meten en debates muy profundos ni en moralejas sobre las problemáticas actuales, pero si sirve como un gran ejemplo; más que un héroe, Cage es un humano tratando de hacer lo correcto y proteger a su barrio mientras intenta aceptarse a sí mismo. 



 Poder femenino 

Marvel continúa por el camino de escribir personajes femeninos fuertes. Más que un interés amoroso de Luke, Claire Temple fue su sidekick y no ese sidekick molestoso que sigue las ordenes del líder, me refiero a ese sidekick ingenioso que salva el día con sus creativas soluciones. Más que un “one night stand” de Luke, Misty es la detective que logró ver la verdad de las escenas de crímenes en la serie. Sin mencionar que aunque su historia estuvo ligada con Luke, jamás dependió de él para evolucionar y para hacerla más relevante se trata de una detective con principios en una policía llena de corrupción. Más que una enemiga de Luke, Mariah Dillard es una política arribista con ansias de poder que termina heredando el turbio negocio de Stoke. Mujeres que si bien no gozan de habilidades sobre naturaleza poseen una fortaleza única y las tres le dan un bonus a esta serie. 



El ritmo de Luke Cage

 Otra cosa que no podemos dejar de destacar es el soundtrack de la serie que diferencia a Luke Cage de otras series de Marvel. Las canciones que escuchamos complementan la historia además de darle una personalidad propia.  Quizás por eso no tenemos un gran crossover, solo menciones y referencias del Universo cinematográfico y seriéfilo de Marvel y es que Luke Cage, así como Jessica Jones y Daredevil, puede sostenerse solo, pero al mismo tiempo es una pieza de un rompecabezas llamado The Defendes y para llegar a ese punto todavía nos falta Iron Fist, cuyo tráiler también se ve increíble. Marvel sigue rompiendo esquemas; con Daredevil probó que se puede tener un héroe emocionalmente roto, Jessica Jones fue casi un thirller psicológico lleno de estrés post traumático y con Luke Cage, Marvel se inserta en el mundo real en donde hay conflictos sociales y raciales. Lo único que puedo decir es que Marvel sabe lo que hace en Netflix… Agents of Shield es otra cosa.

Aquí el sound track:




No hay comentarios:

Publicar un comentario