lunes, 31 de agosto de 2015

#Narcos: Atrapa si puedes al Patrón del Mal

Ya damos por hecho que Netflix es sinónimo de innovación, todas sus producciones se distinguen entre sí mismas, son originales, progresivas y hasta algunas se apuntan a ser referentes seriéfilos.  Y este fin de semana, esta plataforma liberó todos los episodios de su nueva serie, Narcos, que narra la vida del hombre que puso en jaque a Colombia con una ola de violencia  producto de la guerra contra narcostraficantes.

Narcos fue realizada por José Padilha

#Narcos: El lado más oscuro de todos en la guerra
Muchos van a querer comparar las dos series sobre Pablo Escobar, pero la verdad es que las dos presentan visiones diferentes, aunque narren la misma historia. Y cuál es mejor, depende de tu opinion. Pablo Escobar, el hombre real, fue una de las figuras más terroríficas que Colombia haya conocido, y el hecho de que la serie tome inspiración de su vida y se base en eventos que sucedieron de verdad, lo hace mucho más impresionante, aunque apuesto que muchas veces la ficción se quedó chica ante la cruel realidad que vivió Colombia. En ese sentido, Narcos no es cruda, simplemente intenta plasmar la visión más realista, y para esto se vale de fotos del propio Escobar e imágenes de archivos de atentados y asesinatos.

Pablo Escobar

Típico de todas las series, tenemos a los buenos y a los malos, aunque todos con matices, o mejor dicho, todos humanos, lejos de la perfección, llenos de defectos. Si bien es cierto, Pablo Escobar (Wagner Maura) es el protagonista, nunca es mostrado como un antihéroe, aunque él quiso presentarse como el “Robin Hood paisa”, siempre es presentado como un ser calculador y un líder nato, que al no cumplir con su objetivo de llegar a ser presidente de su país – porque no es aceptado en la política por ser un narcotraficante - decide hundirlo en el caos de una guerra que comienza y termina en él. El segundo protagonista es el agente de la DEA, Steve Murphy (Boyd Holbrook), cuyas reflexiones le dan un contexto al espectador y cuya misión es atrapar a Escobar junto a su equipo conformado por el agente Javier Peña (Pedro Pascal) y los pocos policías que no son corruptos, es decir, los pocos que no son comprados por Escobar. Ahora, esto bien podría ser un elemento de ficción, pero también podría confirmar la injerencia del gobierno norteamericano en Colombia. Y el equipo que quiere atrapar a Escobar están dispuestos a romper las reglas y cruzar la línea con tal de cumplir con su objetivo.

Meme de "Pablo Escobar, el Patrón del Mal". Esta famosa frase también la puedes ver en Narcos, pero me imagino que nada superará este meme.

#Narco: marca Netflix
Narcos se presenta confusa por momentos, el primer episodio tiene una estructura no-lineal y luego parece centrarse en un punto especifico para ordenarse.  El ritmo de los capítulos se mantiene estable, han decidido no perder el tiempo con vacíos, entonces, van saltando en el tiempo hasta algo ocurre, aunque esto no significa que el desarrollo no se ponga por momentos lentos. Hay elementos de comedias sutiles, o mejor dichos diálogos que al espectador le parecerá gracioso, sobre todo si es que está atento a las noticias o por escenas que hemos visto previamente que nos revela que uno de los personajes está mintiendo.

"América no intercepta llamadas de civiles. Eso es absurdo"

Se pone más interesante cuando oficialmente comienza la guerra entre el cartel de Bogotá y el gobierno, luego de que Escobar tiene que renunciar a su escaño cuando se publica una foto de uno de sus arrestos. Después, el egoísmo y egocentrismo de Escobar junto a su filosofía de “plata o plomo” impone un reino del terror que el gobierno no es capaz de controlar hasta que decide sucumbir ante el villano del cuento para no seguir desangrándose. La serie termina en un gran cliffhanger, que es probable que se tenga en mente desarrollar una o más temporadas.

http://xtremefangirling.tumblr.com/post/127984996408



De las cosas que valen la pena destacar de Narcos, es el casting, encabezado por el brasileño Wagner Maura como Pablo Escobar, el chileno Pedro Pascal, la mexicana Ana de la Reguera, entre otros, de hecho, la mayoría del elenco son latinoamericanos. La serie de desarrolla en Colombia, y gracias a Dios, decidieron mantener el 90% del dialogo en español. Se entiende que hablen inglés con Murphy, pero habría sido muy decepcionante si todos hablan inglés en Colombia. Y teniendo eso en mente, los subtítulos en Netflix, solamente eran necesario cuando Murphy u otro americano habla, pero los mantuvieron en todas las escenas, incluso cuando no hay dialogo.

(Explosión en español)

¿Lo malo de Narcos? Bueno, a veces, pecan demasiado con el uso exagerado de los voice over de Murphy, sin mencionar el hecho que aunque todos los actores son latinoamericanos, no a todos les sale bien el dejo característico del colombiano. Pero lo demás, está perfecto, la ambientación, la fotografía, la actuación, incluso muchos podrán decir que parece exagerar la historia y se equivocarán, solo basta con dar un vistazo a un libro de historia y algún documental de la época.

Foto de rodaje de Narcos.

¿Por qué Netflix es… Netflix?
Mientras más lo pienso, no creo que ni la HBO hubiera sido capaz de trasmitir Narcos, no porque sea visualmente chocante, sino por la barrera del idioma, ni tampoco creo que le hubieran dado luz verde a Sense8 porque es muy bizarra y estoy casi segura que los canales habrían pasado a la idea de Grace y Frankie porque ¿una comedia con viejitas? No. Por eso, Netflix parece la casa ideal para los proyectos originales y atípicos, no se ciñe a pauta específica, no depende de los auspiciadores ni se deja influenciar por el rating, es decir, es básicamente libre de hacer lo que le da la gana y hasta ahora, eso funciona y funciona muy bien. Con producciones como House of Cards y Orange is the new black, Netflix comenzó a revolucionar el mundo de las series y sus siguientes series no han hecho otra cosa más que consolidar esta idea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario