jueves, 5 de julio de 2012

Simplemente Charlie


El mes pasado, el “bad boy” de Hollywood, el problemático Charlie Sheen regresó a la televisión. No fue a lo “grande” como le hubiera gustado pero el entusiasmo de sus fans y el rating podría dar la percepción que está “ganando”. Después de ser despedido de Two and a half men y de sus multiples peleas públicas con el productor y con sus ex compañeros, Charlie vuelve en Anger Management con el mismo rol de siempre, interpretándose así mismo en cualquier versión en la que está su humor o su inconciente. ¿Pero habrá perdido su encanto?


La primera vez que vimos a Charlie Sheen fue en Ferris Bueller’s Day Off.

Querido Charlie

Charlie es una estrella. Todos recordamos Wall Street donde incluso compartió pantalla con su padre , el legendario actor, Martin Sheen. El éxito está en sus genes y su talento en la actuación rápidamente lo convirtió en un divo del cine que aterrizó en la televisión. En el 98, Michael J Fox confesó que sufría de Parkinson razón por la cual no continuaría en Spin City. El reemplazo, por así decirlo, fue Charlie Crawford, o sea, Charlie Sheen. Por esas épocas, los escándalos, las drogas, el alcohol y las mujeres que opacaron al que estaba destinado a ser “el niño dorado de Hollywood” quedaron atrás, al menos por un buen tiempo.


La mejor época de Charlie fue en Spin City. Ingreso en la quinta temporada y trabajo junto a Barry Bostwick y Heather Locklear

Gracias a este rol, Charlie Sheen ganó su primer Globo de Oror como mejor actor de serie de TV en comedia o musical y es que Charlie se interpretaba básicamente así mismo, un mujeriego pícaro que encontraba un modo de hacer lo correcto. Sheen parecía estar por el buen camino hasta que nuevamente, sus “demonios” interiores (el alcohol y las drogras) volvieron a su vida. Aunque Spin City sobrevivió el cambio de protagonista, dos temporadas después el rating comenzó a decaer y  finalmente, fue cancelada. Sin embargo, no pasaría mucho tiempo para que Sheen volviera a la televisión.

Charlie vs. Charlie

Two and a Half Men fue su verdadero “comeback”, el show propio soñado y exitoso. Todo giraba entorno a él, incluso el protagonista llevaba su nombre, Charlie Harper era un soltero, alcohólico, mujeriego que vive en un condominio de lujo en Malibú y tiene el infortunio de vivir con su hermano Alan. El humor negro y físico casi perfeccionado por Charlie convirtió rápidamente a Two and a Half Men en el show favorito de Estados Unidos. Gracias a la venia de Charlie, la comedia contó con actores invitados de altura como Judy Greer, Teri Hatcher, Enrique Iglesias, Jenny McCarthy, sólo por mencionar algunas.


Con excelentes criticas y una abrumadora aceptación, Two and a half men es hasta el momento, la serie representativa de la CBS.

Charlie Sheen fue nominado y ganó varios premios gracias a Charlie Harper. Sin embargo, a finales del 2009, una nueva crisis personal de Sheen se aproximaba y los problemas con el productor general Chuck Lorre surgieron. En abril del 2010, en plena grabación de la temporada 7, la comedia numero uno de la televisión americana interrumpió sus grabaciones para que el protagonista pudiera rehabilitarse. Charlie Sheen ya estaba considerando abandonar el programa pero un aumento cambió sus planes. No obstante, las peleas con Chuck se incrementaron, Charlie quería imponerse. Finalemente, con apoyo del canal, Chuck despidió a su estrella dejando al programa en jaque.


Oh, mataron a Charlie. Irónicamente, Charlie fue reemplazado por Ashton Kutcher a quien parece irle muy bien.

¿Ganando?

Ser despedido no le importó mucho a Charlie, quien abandonó rehabilitación e implantó su propia filosofía del “winning” (ganando). Realizó una gira como cómico en donde dicen que se dedicaba a insultar a sus ex compañeros. Finalmente, el año pasado, FX dio luz verde a un proyecto polémico, la adaptación de la película de Adam Samdler, Anger Management, que tendría como figura principal a Sheen.


“Winning”. En una lamentable entrevista, un drogado Charlie Sheen decía estar ganándole a todos pero sobre todo a Chuck Lorre.

En la comedia Anger Management, Charlie Sheen hace de un terapeuta especializado en comportamientos violentos que sufre del mismo problema que trata, paradógico, ¿verdad? Considerando que es el mismo Charlie Sheen quien necesita terapia. Anger Management fue destrozada por la crítica y es que casi no hay humor en la comedia. Es más de lo mismo, pero esta vez con un Charlie Sheen acabado y sin aspiraciones.


¿El gran comeback? FX promocionando a su estrella.

Calificando Anger Management

Sheen ha dicho que se retirará de la actuación con esta nueva serie y al aparecer quiere irse antes. Aunque a los fanáticos del chico malo de Hollywood les cueste dejarlo ir. Charlie Sheen tan acostumbrado a burlarse de sí mismo, a renacer entre las cenizas después de que ha tocado fondo, finalmente ha caído en la decadencia. Pese a que FX quiera creer que Anger Management es una gallina de oro, lo cierto es que el rating no significa que sea buena.


Sheen no se ha reinventado y definitivamente, no está ganando.

Sin Charlie, la serie no sobreviviría ni un mes, pero gracias a la presencia del chico malo y a la influencia de FX, probablemente, dure más de una temporada, aunque no lo merezca. Charlie no es creíble en su rol del terapeuta, no tiene química con Selma Blair (su co-protagonista) y  tampoco parece disfrutar su trabajo. No está actuando, lo que es más grave, (tampoco es que su personaje tenga profundidad) pero lo cierto es que para ver a un Charlie así, es mejor no verlo en lo absoluto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario