martes, 19 de junio de 2012

Cuando los vampiros se revelan


“Esperar apesta” (waiting sucks) era el eslogan que promocionaba la nueva temporada de True Blood, sin embargo, debo decir que con solo dos capítulos al aire, estoy un poco decepcionada de estos vampiros. Al parecer vienen cosas muy interesantes pero hasta que lleguen, los guionistas prefieren bombardenando de información, lo que no resulta ser tan interesante.


El 10 de junio se transmitió “Turn, Turn, Turn”, primer episodio de la quinta temporada de True Blood.

Menos es más

El esperado retorno de True Blood fue demasiado. Abordaron demasiadas historias con todos sus personajes, incluso los tercearios, sin resolver ninguno como era predecible (no era para menos, se trataba de la presentación de la temporada). Lo malo de esto es que los tramas más interesantes como podrían la alianza entre Eric y Bill o la posible guerra civil entre vampiros con el retorno de Russell e incluso la transformación de Tara, fueron relegados hasta el punto de parecer imprecindibles. Por otro lado, el cliffhanger de la cuarta temporada que probablemente sea lo más esperado, se dejó atrás, me refiero al regreso de Russell.


Reservado. Russell está cobrando fuerza para reaparecer en True Blood.

En “Turn, turn, turn”, Tara murió y Lafayette tuvo la brillante idea en convertirla en vampira ignorando el hecho que Tara odia a los chupasangres. Hablando de Karmas, el reverendo Steve Newlin retornó como vampiro y sigue siendo tan insoportable como siempre. Lo chistoso es que intentó conquistar al hueco de Jason, lo que despertó la furia de Jessica. ¿Y Sookie? En un tercer plano, mientras que en el segundo están las peleas internadas de la manada de Marcus, quien al ser asesinado por Alcide, necesita un nuevo líder. Otra historia es la de Terry… pero tanto la historia como el personaje son tan increíblemente aburridos que hasta ahora no entiendo por qué es parte de True Blood. Estoy segura que habrá algún giro espectacular pero hasta que llegue tendremos que insoportar el misterio de “a nadie le importa”.


Oh, Scott Foley no importa a quién interpretes para mi siempre serás Noel de Felicity.

Lo que se viene

Pero no todo es malo. True Blood parece estar arreglándose conforme pasan los episodios. En “The Authority always wins” conocimos a la dichosa Autoridad de Vampiros algo así como los Vulturis de Crepusculo, pero menos delicados aunque igual de excéntricos. En fin, Bill y Eric lograron convencerlos de dejarlos libres para que puedan atrapar a Russell Edgington. Recordando que Russeell es el vampiro que asesinó a un comentador televisivo al aire, es decir, un gran problema para la Autoridad. Desde que lo enterraron “vivo” en la tercera temporada, la gran mayoría, por no decir todos, esperaban que regrese a devorar humanos y hacer maldades. Lamentablemente, parece que tendremos que esperar para volver a verlo.


Esta semana, Tara se volvió vampiro y conocimos a La Autoridad, que marcó el retornó de un Chris Meloni menos rebelde pero igual de intimidante.

Otro suceso esperado es el background de Pam, el cual se desarrollará por varios episodios más. La vampira desalmada, una vez fue humana. En 1905, Pam era la madam de un brudel pero sus chicas eran asesinadas por vampiros. Una noche, un hombre estuvo apunto de llevarla al otro lado cuando Eric lo partió en dos (literalmente), impresionando a Pam de ese modo. El lazo entre Eric y Pam se vio mellado la temporada pasada cuando Pam quiso atacar a Sookie pese a que su creador le ordenó que no lo hiciera. Pero tenemos que tener presente que Eric la convirtió por una razón, vio algo en ella como para quedarse a su lado en las buenas y malas, así que esperamos pronto una reconciliación.


Creador y creadora. Pam es una de las favoritas del público y la protegida de Eric.

La reivindicación del vampiro

True Blood ha sabido distinguirse de los demás programas por su crueldad e intesidad. En el programa, los vampiros existen para dos cosas: chupar sangre y tirar. Las escenas calientes es una de las cualidades representativas de True Blood, algo que también la convierte en una de las series más sensuales. Gracias a que es transmitida por el canal de cable HBO, tienen carta abierta a ser desenfrenados y desquiciando, pero mostrar carne y gente sexy no es suficiente o por lo menos, no debería serlo.


Factor S. Vampiros sexy, lobos sexy… casi todo en la serie es sexy… excepto Andy.

Debemos agradecer a True Blood por mostrarnos a vampiros verídicos (no es que existan de verdad) pero estoy harta ver al torturado vampiro enamorado que odia su condición. Hasta malograron a Damon de The Vampiries Diaries cuando decidieron que se fije en Elena. Ni hablar de Ángel y su eterna batalla del “dejar libre” a Buffy. En True Blood, Eric superó a Sookie en cuestión de horas. Es por eso que True Blood marca la diferencia y aunque su inicio de temporada arrancó con un pie izquierdo, el tercer capitulo promete con lo podría volver al buen camino. Hay que tener fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario