miércoles, 13 de junio de 2012

El karma del buen piloto


Dicen que la primera impresión es todo lo que cuenta, pero en las series, no es suficiente tener un  “impresionante” primer episodio. Este año, la NBC estrenó Awake y aunque el “piloto” fue más que aceptable colocando a la nueva serie como una de potencial interes, conforme los episodios fueron pasando,  no pudo retener la premisa y el argumento se escapó de las manos. Con el rating a la deriva, Awake no sobrevivió la primera temporada.


No más rojo ni verde. Un piloto de primera y un final más o menos satisfatorio, Awake fue la gran promesa perdida del 2012.

Volando alto

Si bien es cierto, el “piloto” es la introducción a un mundo ficticio, nos presenta a los personajes y sus problemas, eso no significa que sea la parte más importante del programa. La misión del primer episodio es brindar información sobre los protagonistas para atraer al espectador. Sin embargo, en los últimos años, los guionistas están pecando de ambiciosos y nos regalan demasiada información. Lo que no es totalmente malo si no, recordemos que Homeland dijo todo lo que necesitaba decir en el piloto.


Desde el principio, los guionistas delataron las verdaderas intenciones de Brody, el héroe americano que se convierte en la amenaza principal de EEUU.

Lo cierto es que el espectador no sabía a ciencia cierta si Brody era o no el enemigo hasta que el final de la temporada sólo confirmó lo que ya se había visto en el piloto. Por algo, Homeland fue el mejor estreno de la temporada 2011-2012. No decepcionó en ninguno de los capítulos y es que seguía el ritmo impuesto en el piloto, sorprendiendo con giros inesperados como el affairs entre Carrie y Brody pero enfocado en una sola dirección. El juego del “gato y el ratón” nunca tambaleó, Carrie buscaba al terrorista infiltrado e incluso cuando estaba con Brody seguía sospechando de él.

Menos es más

Pero no siempre es bueno mostrar todo en un piloto, JJ Abrams lo sabe. Al productor/ director le gusta guardar los mejores secretos hasta el final. Recordemos los misterios de Lost, algunos ni si quiera fueron resueltos y la mayoría de ellos no se presentaron en el primer episodio. En primera instancia, el programa presentaba un grupo de sobrevivientes de un avión estrellándose en una isla extraña.


Los pilotos de JJ Abrams tienen sus propios cliches, los flashbacks.

Lost también estuvo en el ojo de la tormenta debido a que el país seguía bajo el trauma del 11 de setiembre, desplazando el estreno del programa un par de meses por consideración. Por otro lado, el piloto de Alias duró 66 minutos y fue percibida como una película de acción. Desde la primera secuencia hasta el plot final. El prólogo nos presentó a Sydney Bristow como una atractiva estudiante que trabaja para SD-6, una división secreta de la CIA, cuando ella misma decide contarle a su novio que en realidad es una agente, abre la puerta a que la “agencia” lo mate. Sydney busca venganza así se entera que la SD-6 no es para la CIA. Entonces, quiere destruir la SD-6 pero no puede hacerlo sola y tiene que confiar en su padre, un doble agente que la ayudará a alcanzar su cometido. Aunque Alias tuvo altas y bajas (saltando el tiburón en más de una oportunidad), “True be told” (el piloto) sigue siendo uno de sus mejores episodios además de ser considerado uno de los mejores pilotos de la década.


Jennifer Garner siempre será Sydney Bristow...

Como en el cine

Si el primer episodio de Alias duró más de una hora, el guión de ER era como para una película. Después de su rodación, muchos pensaron que se trataba de un “reality”. Las secuencias filmadas con una sola cámara mediante el traveling revolucionaron la década de los 90’s. A partir de entonces, el primer episodio tenía que impresionar al televidente, usando herramientas que antes eran utilizadas solo en el cine.


El primer episodio de ER siguió un turno nocturo del doctor Mark Green.

Otro gran ejemplo es Héroes, un excelente piloto que arrancó una primera temporada que tenía el cielo como el límite pero que terminó volando muy alto quemando sus propias alas y de paso, saltando el tiburón. No obstante, escribir un piloto de una serie como si fuera una película tiene como mayor reto el tiempo. Una película tiene como duración mínima 90 minutos, mientras que los programas deberían tener de promedio 45 minutos, (sin contar los cortes). Los españoles son suerturdos pues, sus programas duran una hora y media, entonces, no es necesario obviar datos o información, por lo que pueden explotar sus series al máximo (las veces que deciden hacerlo)

Bajo radar

Tampoco es necesario tener un piloto despampanante para marcar la diferencia. Ni siquiera House impactó en su primera emisión y Castle cumplió con presentarnos a dos personas opuestas que no se soportan pero que se benefician en su asociación. El guión del piloto de Friends no le gustó a un ejecutivo de la NBC porque hacía ver a Mónica como una “fácil” y la serie no tuvo un gran recibimiento pero se consolidó con el tiempo. Hay miles de series que pasaron por lo mismo.  Entonces, ¿por qué Awake teniendo un piloto con gran potencial tuvo tan corta vida? ¿Será la Karma del buen piloto? No. Es todo sobre el guión, sostener la idea principal como honorando el primer episodio. El truco es que cada episodio parezca un piloto y el truco del buen piloto es que tenga la fuerza suficiente para despegar y continúe su viaje con un buen equilibrio (ni muy alto ni muy bajo) para sostenerse en el aire.


No hay comentarios:

Publicar un comentario