sábado, 26 de agosto de 2017

#WynonnaEarp T2: El poder de la empatía

En su primera temporada, Wynonna Earp era una producción sobrenatural de Syfy que se distinguía más por sus ambiciones que por sus propias limitaciones. La renovación de la serie para una segunda entrega se dio básicamente gracias a un fandom activo en las redes sociales. Considerando que la segunda temporada es en realidad la prueba de fuego para el posible futuro de una serie; ya que es la oportunidad de arreglar lo que no funcionó, mejorar la narrativa o seguir replicando la fórmula mágica que se constituyó en primer lugar, Wynonna Earp le ha apostado a la filosofía; “si podemos hacerlo, hay que hacerlo”. 



 Pueblo chico, infierno grande y mucho corazón 

 Siempre he pensado que la expectativa de vida de una serie no depende de su premisa sino del elenco, mientras el elenco conecte con el público, así sea la serie mala, durará. Recién me doy cuenta que si bien el elenco es un factor, la clave del éxito de cualquier serie es la empatía y precisamente ese es el elemento que hace de Wynonna Earp una serie tan especial. Es fácil identificarse con los personajes de Wynonna Earp, al margen de sus aventuras, y es esta empatía la que ha logrado que fans apasionados hagan bulla en las redes sociales, tanta bulla que medios especializados están comenzando a prestarle atención y se están dando cuenta que Wynonna Earp además de ser empática, es una producción fuera de lo común. En medio de la segunda temporada, Vaninty Fair le dedicó un artículo donde califica a la serie como una descendiente de Buffy, alabando el modo en el que mezcla el horror con el humor. 



Aunque suene como clásico, en realidad la combinación de estos dos géneros necesita un buen balance para funcionar, una mala broma en una escena puede malograr el momento de tensión o puede minimizar un momento significativo, sin embargo, Wynonna Earp tiene la habilidad de burlarse de sí mismo, tanto dentro de la historia y como fuera de la misma con comentarios metas, pero en los momentos claves deja el humor de lado para abrazar su lado más sentimental y para dejar que el publico procese esos sentimientos que genera. Y hay muchos sentimientos, demasiados. Wynonna tuvo que lidiar esta temporada con la culpa de haber matado a su hermana mayor, Willa, y con un embarazo no deseado en medio de sus batallas con demonios internos y externos literalmente hablando, sin mencionar que en el plano sentimental, Wynonna tiene algo con Doc y con Dolls. Por su parte, Waverly ha estado lidiando con una crisis de identidad y una búsqueda de un propósito mientras continúa siendo la sidekick de Wynonna. 



Aunque la serie lleve como titulo Wynonna Earp, el corazón de la serie son las hermanas Earp y como en toda familia, Wynonna y Waverly no siempre están en la misma página, no piensan igual, se pelean, pero no importa si se sacan de quicio, se necesitan, son familia y el amor es un arma más efectiva que el propio Peacemaker. Obviamente, dentro de esa “familia” también podemos incluir a Doc, Dolls, Nicole, Jeremy (el nuevo alivio cómico) y a Rosita (la novia de Doc). En la primera temporada ya habíamos visto como Doc y Dolls se vuelven aliados por Wynonna y en la segunda entrega continúan su bizarra amistad estando conscientes de lo que sienten por Wynonna. Por su lado, Jeremy parece tener un crush por tanto Doc y Dolls. Rosita y Wynonna se llevan bien aunque Rosita sea la novia de Doc y Rosita se besó con Waverly aunque ella estaba con Nicole. No he visto a un grupo tan ortodoxo y unido, con triángulos amorosos y dramas sentimentales internos, desde Lost Girl que sucede que también es una producción en la que estuvo involucrada Emily Andras. Pero con Wynnona Earp, Andras se anima apostar una locura desbordante, como ella misma lo califica se trata la serie que tiene como principal objetivo hacer que el espectador se sienta como en una montaña rusa sentimental y lo consigue, por lo menos, en la mayoría de sus episodios. 



 Todos los planes de Wynonna Earp… 

 Debo admitir que por momentos, la segunda temporada se sintió incoherente como si no tuviera una dirección concreta, pero eso tal vez se debe que a la mitad de temporada cambiaron su historia para incluir el embarazo real de Melanie Scrofano como un embarazo no planeado de Wynonna. Esto me causó muchas dudas, pero me sorprendí de lo bien que se manejó tanto en el plano creativo como productivo. Emily Andras pudo escoger esconder el embarazo de Scrofano, era el camino “fácil”, pero no lo hizo pero tampoco renunció a su idea principal, continúo regalándonos una badass total Wynonna Earp sin censura pero está vez llena de hormonas y con una panza. Claro, la idea de un bebé en un pueblo sobrenatural no tenía mucha cabida, así que al final de la temporada Wynonna renuncia a su hija para que ella pueda tener una vida normal lejos de Purgatory. 



 Se nota que Melanie Scrofano se divierte con Wynonna Earp, especialmente porque significa emular a todos los emojis posibles con alguna mueca reactiva. Y tan buena como es Scrofano en la comedia, también lo es en el drama. En el episodio “Let’s Pretend We’re Strangers”, vimos el lado malicioso y cruel de Wynonna Earp al estar poseída por un demonio y en el episodio final de la temporada, esa escena donde se despide de su bebé nos rompió el corazón. A esto hay que sumarle que filmar embarazada no es muy cómodo que digamos y sin embargo, Scrofano le saca el jugo comiendo en cada escena o burlándose de su propia situación. 

Otra cosa que hay que alabar es la reacción de Doc Holliday, el padre del bebé de Wynonna, demostrando que se puede ser un caballero progresista. Doc le dejó claro a Wynonna que la apoyaría en todas sus decisiones así no esté de acuerdo con las mismas. 

http://wynonnaearpdaily.tumblr.com/post/163425220075



El poder del (buen) fanservice 

 La gran mayoría que le dio un chance a Wynonna Earp lo hizo por Wayhaught (nombre del ship compuesto por Nicole Haught y Waverly Earp) y se ha quedado por la historia. Así que no puedo culpar a Emily Andras por hacer uso del fanservice, todas las series lo hacen de un modo u otro, sin embargo, lo que hace Wynonna Earp llega a un nuevo nivel. Al mismo estilo de Oprah reglando carros, Andras regala momentos, especialmente, con Wayhaught. Esta temporada en particular parece haber sido escrita para que Dominique Provost-Chalkley deslumbre como Waverly Earp, así que la hemos visto cantando, imitando un acento inglés terrible- un guiño al hecho que la actriz es inglesa-, realizando un bailecito sexy en uniforme de animadora.



 Sin embargo, aunque a la serie le gusta pretender que Nicole Haught es más que un interés amoroso de Waverly, lo cierto es que todo en su personaje prueba que lo es, todo lo que respecta a Nicole gira alrededor de Waverly, pero Nicole es importante para el grupo porque es Nicole y no porque es la novia de Waverly. Mi crítica en la primera temporada es lo rápido que fue desarrollado Wayhaught y ahora se han tomado el tiempo de explorar esta nueva relación, las hemos visto coquetear, pelear e incluso hemos tenido un capitulo donde en una realidad alternativa vimos a Wayhaught enamorarse de nuevo. Andras ya ha establecido que tenemos una suerte de “almas gemelas”. Solo ha habido dos cosas que han causado molestia, Waverly besó a Rosita en medio de una pelea con Nicole y resulta que Nicole estaba casada. Pero vamos, en las series, una pareja necesita cierta cuota de drama y Wayhaught ha tenido su cuota, lo que importa es que han salido triunfantes de los retos que se le presentan.


Además, como punto extra podemos hasta hemos tenido una mención Wayhaught literal en la propia serie. 

 Del modo en el que terminó la temporada, todo parece indicar que Nicole y Dolls investigarán un culto. Hablando de una tercera temporada, los productores y el elenco le dan el mérito de la renovación a Syfy, pero sobre todo, a sus seguidores. De hecho, hasta hicieron un video y todo. Es muy chistoso seguir a los actores en el Twitter, especialmente a Emily Andras, gracias a sus memes y hasta hacía una escala de lo "gay" que era el episodio.


 La revolución de Syfy 

 Syfy es reconocida por ser Syfy, la casa de Sharknado… pero en los últimos tiempos, Syfy se ha vuelto más progresiva, más femenina, más aventurera. Las extravagantes producciones de Syfy desde hace un tiempo está centrada en protagonistas femeninas complejas y fuertes. En la actualidad, The Expanse, The Mafiacian, 12 Monkeys, Wynonna Earp, Killjoy y Dark Matters, las series más reconocidas de Syfy, tiene el común denominador de tener una sólida protagonista. Pastemagazine ha hecho una nota donde habla de la revolución de Syfy con sus protagonistas y cómo es que esta tendencia le está funcionando de maravillas gracias a sus historias. En el caso especifico de Wynonna Earp, la publicidad de boca a boca, o mejor dicho, de tumblr a twitter, ha llevado a una serie chica a ser reconocida gracias a su locura creativa que exuda feminismo, empatía y fanservice.


The future is female... nope, the present is female in Syfy

También puedes leer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario