sábado, 19 de agosto de 2017

#WarforthePlanetoftheApes: Naturaleza humana

War for the Planet of the Apes de Matt Reeves es el fin de la trilogía de la saga del Planeta de los Simios que empezó con el Rise y el Dawn. Estas tres películas conservan la misma calidad, tienen historia sólida y hey, hasta puedes verlas sin necesariamente haber visto las anteriores gracias a los pequeños resúmenes al principio de la película que te ponen al día. También tienen el mismo ritmo, pero la última parece trascender por su profundidad y por su mensaje político sin necesariamente ser una película política. War tuvo un tono oscuro, pero sobrecogedor con una cuota de esperanza que apuesta por la humanidad, pero una humanidad en los animales, una humanidad que los simios conservan y que les permite una supervivencia en medio de una guerra absurda alentada por el miedo.

 
Karma poético
 
Esta vez, César (Andy Serkis) no tiene que enfrentarse a Koba pero sí a las ideas de Koba cuando el Coronel mata a su esposa y a su hijo. El líder de los simios se deja consumir por su ira y decide vengarse del Coronel (Woody Harrelson) pero en su camino se cruza con una niña que no puede hablar y con "bad ape", el alivio cómico de la película. El Coronel le explica más adelante a César que el virus que hace inteligente a los simios ha mutado y ahora está afectando a los humanos básicamente quitándoles el raciocinio y uno de los primeros síntomas es quedarse mudos. La frase “cada villano lleva consigo la triste historia de un hombre que quiso ser un héroe” encaja perfecto con la historia del Coronel ya que él cambió toda su ideología cuando sacrificó a su hijo porque el virus ya lo había consumido y había saltado a las personas que estaban cerca de su hijo. Desde entonces, el Coronel y su equipo matan a quienes muestran el primer síntoma del virus. En su retorcida lógica, el Coronel cree que está salvando a la raza humana y aunque es una lógica con la que no estoy de acuerdo, es una lógica que se entiende en ese contexto. 


El Coronel es un extremista que tomó una drástica decisión y lo trágicamente glorioso es que esa decisión también les creó enemigos. El ejército del Coronel es el blanco de otro ejército que busca derrocarlos porque no está de acuerdo con sus métodos. Antes de este encuentro, mientras César y su pequeño grupo se embarcan en la cacería del Coronel, el grupo de simios que se estaba dirigiendo a un lugar seguro es capturado por el Coronel quien los obliga a construir un muro para impedir el ataque del otro ejército. Entonces, César también es capturado y al ser colocado en una jaula, los simios en primera instancia están decepcionados de su líder porque lo responsabilizan de lo sucedido, y después César es obligado a trabajar en el muro que están construyendo pero poco a poco el liderazgo de César vuelve a aparecer aunque nunca deja de lado su plan original de matar al Coronel. Tengo que admitir que cada vez que escuchaba "the wall" pensaba en Donald Trump, no sé si es una alusión o un mensaje subliminal, pero no se logró construir "the wall" y en realidad, tampoco es que hubiera servido de mucho. Finalmente, los simios con ayuda del pequeño grupo que está afuera y de la niña, logran escapar. Y todos tienen el chance de ser finalmente libres, todos excepto César porque, obvio, aun quiere matar al Coronel.

 Pese a ser protagonizados por simios, está película apunta siempre a la naturaleza humana que está llena de matices e imperfecciones. El extremismo y el egoísmo que vemos en el Coronel es un rasgo oscuro pero es nato de cualquier ser, la ira y las ansias de venganza que vemos en César son también características muy humanas luego que te arrebatan violentamente a tu familia. Uno de los aspectos más fascinantes de War of the Planet of The Apes es que explora estas matices y nos lleva a una conclusión también muy humana; César no mata al Coronel aunque sea el mismo Coronel quien le pide que lo haga porque ha sido contagiado por el virus y ya no puede hablar. Es una de las escenas más intensas, el Coronel perdió su humanidad cuando perdió a su hijo del mismo modo en el que César también perdió la suya cuando el Coronel mató a su hijo y a su esposa, pero César recobró su humanidad gracias a su colonia, a la niña que rescató y al ver al Coronel en esa posición se dio cuenta que de disparar, la oscuridad lo absorberá por completo. Así que César se quita y el Coronel agarra el arma y se suicida para no sufrir. 


Realmente una guerra-guerra no vimos, pero sí hay una gran secuencia de acción al final que es básicamente humanos vs. humanos y los simios solo quieren ser libres y ponerse a resguardo. Al final, los simios sobreviven la estúpida destrucción del enfrentamiento entre los ejércitos. Y un karma poético, una gran avalancha destruye al nuevo ejército mientras los simios se salvan subiendo a los árboles. El final es nostálgico pero perfecto, Cesar muere una vez que la colonia de simios ha llegado a un lugar seguro, muere observando a los simios disfrutar ese nuevo hogar. 

Un aplauso para Wood y Andy

Woody Harrison es uno de esos actores que tiene un amplio rango actoral, puede hacer drama, comedia y puede ser terrorífico también. Lo que hace memorable al Coronel no son sus crueles acciones sino su retorcida lógica y su final karmático. Por su parte, Andy Serkis es de esos actores que transmite tanto con una sola mirada que podemos reconocer incluso debajo de los efectos especiales utilizados para construir a sus personajes. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario