sábado, 12 de marzo de 2016

#TheXFiles: La verdad… la química aún sigue allí

Hace un par de semanas terminó uno de los grandes eventos del año, la resurrección de Los Expedientes Secretos X (The X Files) y si bien no llenó todas las expectativas, creo que tuvo un regreso más que decente. La verdad, la química entre Dana Scully (Gillian Anderson) y Fox Mulder (David Duchovny) no envejece aunque quizás los casos sí, pero encontraron la manera de salirse del camino de lo predecible para tener un par de  giros conspirativos relativamente cercanos a la actualidad. En esta era llena de reboot y revivales, The X Files  nos puso nostálgicos con sus 6 episodios para consolidarse como un gran ejemplo de lo que debe ser una continuación de una serie sin alejarse demasiado de eso que lo hizo tan especial hace casi 20 años.

Los expedientes secretos X regresaron y volvieron a marcar huella

Añorando el pasado

Si hay una frase que puede describir el regreso de Los Expedientes secretos X es la siguiente: “La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos”. Magnificación es la clave. La serie se convirtió en un fenómeno mundial, en una serie de culto, marcó una década, una generación, pero solo recordemos lo bueno. Recordamos la tensión sexual entre Scully y Mulder, los casos bizarros, el tema principal y olvidamos lo malo; su decepcionante final y los episodios en donde Mulder fue reemplazado por Doggett y Reyes, los episodios rellenos, los episodios aburridos, pero sobre todo su decepcionante final. (Ya sé que lo repetí, pero de verdad, fue tan malo que ni si quiera las dos películas siguientes los pudo arreglar).  


Creo que todos han bloqueado el final  de sus recuerdos

El problema con los 202 episodios de Los expedientes secretos X durante sus 9 temporadas al aire es que no todos pudieron ser geniales y por eso, volver con solo 6 fue gran parte de su éxito. Básicamente, tuvimos lo mejor de la esencia de Los Expedientes Secretos X; el primer episodio presentó la típica gran conspiración, los capítulos siguientes hasta el quinto tuvimos casos pequeños en donde la conspiración estuvo presente pero no cobró gran importancia hasta el final.


Alguien debería investigar porque estos dos no parecen envejecer...

Una conspiración dentro de una conspiración´

Desde el arranque, la idea de una gran conspiración dentro de una conspiración fue el mejor twist que la serie puedo darnos. El departamento de Los Expedientes Secretos X en el FBI fue creado para distraer a todos mientras que un grupo de poderoso, que incluye al Smoking Man, usa tecnología alienígena para dominar la tierra. Entonces, los extraterrestres no son malos, no iban a invadir el mundo, iban a advertir de la destrucción de la misma cuando fueron eliminados por el gobierno pero como si esa no fuera una violación suficiente de sus derechos alienígenas, los humanos robaron también su tecnología.


Exacto.

El mejor episodio de la temporada 10 es el tercero titulado apropiadamente “Mulder and Scully meet the Were-Moster” y sucede que es el mismo donde Mulder recupera su fe por las cosas raras y comienza a creer de nuevo. Personalmente, no recuerdo que The X Files fuera tan meta, no me acuerdo que ningún episodio me haya hecho reír tanto como este comenzando por la idea absolutamente ridícula de un hombre Lagarto, hasta que Mulder usa como ring tone el propio tema de la serie y por supuesto, la escena con una super hornie Scully. De hecho, cuando pienso en The X Files, humor no es lo primero que se me viene a la mente pero en varios episodios el estilo meta estuvo en su punto.

Aquí Mulder bailando…

Oh, mi primer ship

Por supuesto, soy una de las miles que shipeaba a Mulder y Scully aun cuando no sabía qué diablos significaba la palabra “Shippear”… Y cabe destacar, la magia continua, aunque no están juntos oficialmente, la verdad es que no importa si se besan o no, ellos están juntos profesionalmente y emocionalmente. Scully regresó a trabajar con y por Mulder.


Mi ship tiene casi 20 años.

 Esta temporada descubrimos lo que sucedió con el hijo de Scully y Mulder, William,  Scully tuvo que darlo en adopción para protegerlo de la gran conspiración y quizás ese sea el motivo por el que Mulder y Scully nunca terminarán de establecerse como una pareja normal, pero bueno. El episodio 5, Babylon, presentó a los mini-wanna be Scully y Mulder, los agentes Miller y Einstein – básicamente Miller es el creyente y Einstein la doctora incrédula -, y el capitulo es otro genial ejemplo de cómo es que Mulder ha influenciado en Scully y cómo es que al final, todos los caminos terminan con ellos dos en el mismo lugar, no rescatándose, sino complementándose. El último episodio donde emerge la gran conspiración nos habla de un virus producido por el gobierno que se esparce por todos lados, infectando a todos, también sirvió como una excusa para el retorno de Reyes, quien reveló que Scully está protegida del virus gracias al ADN extraterrestre que hay en ella y con ello, hay una esperanza para salvar a la humanidad, pero en los minutos finales cuando se da cuenta que Mulder, quien también está infectado, necesita a su hijo para poder vivir, Scully termina con una nave espacial sobre ella dejándonos en ascuas…


Scully y Miller momentos antes del cliffhanger.

La décima temporada de Los Expedientes Secretos X me dejó queriendo más y no solo por el cruel cliffhanger, porque todo el fenómeno mundial continúa, porque Scully y Mulder han transformado su coqueteo tácito en una conexión profunda, porque no todo es lo que parece y especialmente, porque la verdad está allá afuera… aunque por el momento está en hiato. 



Algunos pensamientos al aire y un par de datos
-El poster “I Want to Believe” regresó y casi estuvo presente en todos los episodios. A veces en el suelo, a veces colgado…. Creo que se trató de una representación del espíritu de Mulder.



-Tad OMalley, personaje de Joel McHael, está inspirado en el polémico Alex Jones, un periodista que predijo los ataques del 11 de setiembre y constantemente habla sobre conspiraciones en su canal de Youtube. Ojo que este dato estuvo confirmado por la producción de The X Files.



-El mejor episodio de la temporada “Mulder and Scully meet the Were-Monster” fue un homenaje a las películas de terror cómicas. De hecho, el titulo es un guiño a “Abbot y Costello meet Frankstein”. Aquí vismos que a Mulder le gusta usar las trusas rojas, aunque ya lo sabíamos y Scully hizo una referencia de la teoría que dice que ella es inmortal.



-El momento más cool y meta, el ringtone de Mulder es el tema principal de Los Expedientes Secretos X.



-Del episodio más bizarro, “Babylon” tenemos una frase cercana que vimos en el piloto de The X Files. “Look down there, it’s the FBI’s most unwanted” fue lo primero que le dijo Mulder a Scully y ahora Scully se lo dice a Miller y Einstein. 


-Creo que se ha considerado que Miller y Einstein podrían continuar con los Expedientes Secretos X pero ahora no, joven.



-Cuando dijeron que The Lone Gunmen iban a volver, no me imagine que sería en un minicameo en medio del momento más alucinante de Mulder. Pero carajo, Mulder puede bailar!


-El final apocalíptico fue similar al que vimos en la segunda temporada, menos el cliffhanger. El cliffhanger, demonios, Chris Carter, jamás de lo perdonaré.
-Reyes nos traicionó… L, vendió su alma a Smoking Man, pero se aseguró de salvar a Scully.
-Gracias a esta serie comencé a creer en las conspiraciones y los extraterrestres. 
-Y esta imagen de los Simpson, siempre resumirá el appeal de The X Files.





No hay comentarios:

Publicar un comentario