lunes, 28 de septiembre de 2015

#TerrorismoNuncaMas: ¿Es necesario una serie sobre el tema?

Hagamos un poco de historia primero: Desde 1980 hasta el 2000, los grupos terroristas Sendero Luminoso y el MRTA le declararon la guerra al Perú y cometieron atrocidades desde secuestros hasta atentados en diferentes puntos del país. En la Comisión de la Verdad, a lo vivido en esa época lo denominó "conflicto armado interno”,  pero así le pongan cualquier nombre, lo que pasó en el Perú durante fue un terrorismo sangriento que terminó con la vida de 70 mil personas aproximadamente. El problema de esta historia es que se entrelaza con otra historia también oscura para el país como es la dictadura de Alberto Fujimori. Todo lo peor que le pudo suceder al país en esas dos décadas, sucedió, las dos cosas van de la mano pero también van en dos líneas separadas. Lo cierto es que en el gobierno de Fujimori se derrotó al terrorismo y también se cometieron crímenes de lesa humanidad y violaciones de derechos humanos por parte de los militares.


Terrorismo nunca más:

¿Debería haber una serie sobre el terrorismo?

Magallanes y NN: Sin Identidad son dos películas que han sido una grata sorpresa este año, se ha apostando en buena parte por personajes complicados y dañados e historias que tiene como base las consecuencias de la época del terrorismo que azoto el país. No es ningún secreto que un gran porcentaje de películas peruanas tienen que ver con este tema. Por su lado la televisión le sigue dando la espalda a esa parte de la historia peruana, ¿porque no hay series del terrorismo? ¿porque es tan difícil escribir sobre este tema y más importante, alguna vez tendremos una serie que trate el tema apropiadamente? Cuando hago estas preguntas no espero una respuesta apropiada y sencilla, porque no la hay. Algunos dirán que es mórbido sacar provecho de momentos difíciles que nadie quiere recordar, otros dirán que es imposible porque no funcionaría y los más escépticos preguntarían cuál es el punto. Desde la perspectiva frívola podemos decir que le funcionó al cine (a medias) o desde mi perspectiva idealista es una forma de enseñar historia, ya que este tema no se enseña en las escuelas y los pulpines no tienen idea de quién es líder terrorista Abimael Guzmán, no saben lo que sucedió en Tarata o Uchuraccay.

"Pulpines" no saben quién Abimael Guzmán, pero pregúntales quién es Yaco. 

La televisión no debería ser el colegio de los niños, lo sé, pero eso no significa que no asuman ese rol actualmente, es por eso que se le critica a la televisión basura porque ya están asumiendo ese rol, ya están construyendo modelos a seguir para esta nueva generación que no son los más positivos o correctos, o sea, ya está sucediendo.

Ahora, vamos a ayudar a los chibolos para la próxima vez que los encuesten.






Además, no es como si el tema no se hubiera tocado antes y no me refiero a las películas o los documentales, solo que las producciones televisivas que han tocado el terrorismo lo han hecho con guantes de seda sin profundizar mucho en las heridas, o mejor dicho, presentando este tema como algo que pasó, que solo vale la pena mencionar PERO NO AHONDAR. En Grafitti, el remake de Tribus de la calle, el padre del “Romeo” es un ex militar que vive acosado por su pasado y la madre de “Julieta” cree que tuvo algo que ver con el asesinato de su esposo por allá en la década de los 80’s. Para simplificar las cosas, al final resulta que es inocente. No, él no tuvo nada que ver con el tipo que mataron los demás militares y es que este era un fragmento de un tema complejo que es simplificado para no complicar el trama principal.

¿Cómo hacer una serie sobre el terrorismo?
Nadie puede acusar a Narcos de realizar apología al narcotráfico y allí claramente vimos como es que los militares y los policías cruzaron la línea para enfrentarse a Pablo Escobar. No es que justifique la acción de estas personas pero fueron acciones desesperadas para un momento desesperado. Si bien han una distancia grande entre la historia de Pablo Escobar y Abimael Guzman el líder de Sendero Luminoso también hay un paralelo entre las mismas, ambos son responsables de los capítulos más sangrientos que les tocó vivir a Colombia y Perú. Y así como Escobar, Guzmán es un personaje rico psicológicamente hablando, lo que no le quita que sea el cerebro detrás de los asesinatos más crueles que hayamos visto.


No olvidar. Este es Abimael Guzmán en la actualidad.

Teniendo eso en cuenta, también hay que aceptar que los terroristas y los militares hicieron la misma cantidad de mierda al país, aunque no muchos quieran aceptarlo y si Narcos no tuvo miedo de mostrar los excesos, ¿por qué nosotros no podemos? Bueno, no podemos porque solo el año pasado, la obra teatral La Cautiva fue acusada de realizar apología al terrorismo porque su premisa se centraba en María Josefa, una adolescente de 14 años, hija de dos terroristas de Sendero Luminoso, asesinada por las fuerzas del orden, y cuyo cadáver llega a la morgue de Ayacucho, donde debe ser alistado para más tarde ser violado por un general del Ejército y su tropa de soldados. Es decir, aun existe como un veto impuesto por las autoridades de pensamiento cerrado que no quieren que se toquen ciertos temas como los abusos de los militares, olvidándose que también es parte de nuestra historia.

La Matanza de Barrios Altos: Un grupo de paramilitares interrumpieron una pollada y los mataron a todos. Como dije, lo peor que le pudo pasar al país le pasó en esa época.

Si bien es cierto películas peruanas parecen haberse aferrado a hablar del terrorismo de manera directa o de manera indirecta, esto no signifique que este tema es exclusivo de ellos, y puede ser abordado en la televisión, así no sea la producción perfecta. Por ejemplo, Operación Rescate no fue un éxito -porque fue transmitido por Panamericana conocido por ser un canal de antena fría - pero fue un homenaje a los militares que participaron en la operación Chavín de Huántar que consiguió rescatar a los rehenes del MRTA que estaban secuestrados en la embajada de Japón. Otro excelente ejemplo es Viento y Arena, la historia de Villa el Salvador que se tomó su tiempo para explicarnos quién era María Elena Moyano y por qué Sendero Luminoso la mató frente a sus hijos.



No necesitamos una serie perfecta sobre el terrorismo, pero sí necesitamos recordar y enseñar


The Leftovers es una de esas series especiales que no se preocupa en presentar la resolución de los misterios y problemas sino que se concentra en los personajes. Y mencionó a The Leftovers porque me recuerda al Perú, el país es como ese pueblo en el que se desenvuelve la serie donde pasó este gran evento traumante y algunos viven con el miedo de que vuelva a ocurrir, otros prefieren ser indiferentes y seguir con su vida y hasta hay un grupo que se empeña en recordar la tragedia una y otra vez. The Leftovers es considerada una serie depresiva, porque no hay ni un mínimo tono de felicidad, porque todos están dañados, destrozados pero también es una serie que muestra el lado de un pueblo que si bien jamás superarán lo sucedido, encuentran un modo se seguir adelante, es una serie sobre la esperanza en un mundo parco y cruel, es un show que se enfoca en la fortaleza de quienes siguen adelante aunque no quieran y esto es lo que vivimos todos los días en la vida real. Tal vez, todavía no hemos superado esta época aunque hemos seguido adelante como país. No queremos recordar porque es doloroso porque una producción sobre el tema es abrir de nuevo el debate, poner sal a la herida y porque aun no hemos aprendido la lección. El país no se ha reconciliando y no hay nada positivo que sacar de lo vivido, entonces, no un mensaje positivo que pueda dar una producción televisiva pero no porque no quiera, sino porque no es su trabajo, lo máximo que puede hacer es mostrar esa parte de nuestra historia e intentar provocar una reflexión como lo hace el cine y las obras de teatro. ¿Es demasiado pronto? No. Ya hable de Narcos, que no es la primera producción sobre Pablo Escobar que ha visto Colombia y cuando sucedieron los atentados del 11 de setiembre, si bien en primera instancia se obvio el tema, luego las producciones americanas abordaron el tema. Fue controlversial, sí, pero también necesario. Han pasado 10 años del 11 de setiembre y por lo menos los niños tiene alguna noción de lo que sucedió. Aquí han pasado casi 20 años y los jóvenes ni si quiera saben qué es Sendero Luminoso. Entonces, siempre será bueno tocar estos temas en cualquiera plataforma, sea televisiva, en el cine o en el teatro,  porque ayuda a no olvidar, porque un país sin memoria está condenado a repetir su historia.  Esta es mi reflexión sobre el tema. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario