miércoles, 29 de octubre de 2014

¿#Castle ha saltado el tiburón?


Castle es, para mí, una de las mejores series de procedimiento que mezcla muy bien el drama con el humor. Esta extraña combinación funciona gracias a dos razones: Nathan Fillion y Stana Katic, sin embargo, de un tiempo a esta parte como que Castle está perdiendo su encanto y no es para menos se encuentra en su séptima temporada, los casos se desgastan y la pareja principal ya está junta y feliz sin casi ningún obstáculo en su relación. Castle superó la maldición Moonlighting con éxito pero, ahora nos toca preguntar, ¿ha saltado el tiburón? 



Castle vs el tiburón

Grandes momentos de la televisión presenta: Saltando el tiburón (Jump the shark)

Entre las muchas cosas que nos ha dejado el legado de Happy Days, la menos honrosa es la expresión “saltando el tiburón” (Jumping the shark), que se desprendió del capítulo en el que Fonzie decide literlamente saltar un tiburón y este momento se convirtió en uno de los momentos más ridículos y extravagantes en la historia de la televisión. Desde entonces, cada vez que una serie se vuelve excesivamente extraña y ridícula, se dice que ha saltado el tiburón.


Hey! El momento más absurdo de la televisión

El hecho que una serie salte el tiburón no necesariamente significa que esté a punto de ser cancelada y que se acerca el final. Para nada y en muchos casos, es todo lo contrario, la popularidad y la calidad no son igualmente proporcional. Pese a lo absurdas que puede ser la premisa, los espectadores lo seguirán viendo por el cariño a los actores y los personajes. 

Castle y el tiburón al estilo Alias

Todas las series, especialmente las series de procedimiento, tienen episodios de relleno,  ya saben, esos capítulos que no son tan buenos y que aportan muy poco a la historia general. Como hemos dicho, Castle tiene una estructura predeterminada, aunque ha tenido episodios “especiales” que no se han centrado en un asesinato, pero sí en algún secuestro o algún caso especial, como sea, la serie sigue un formato clásico y lo cierto es que Castle ya perfeccionó la formula. Sin embargo, para seguir contando una historia, tienes que tener un conflicto y el último conflicto de Castle parece sacado de una de las novelas de misterios de Richard Castle que simplemente suena inverosímil para el televidente.

 Me imagino que el plot hubiera sido más chévere si no hubiera visto Alias

Estoy hablando de la desaparición de Castle el día de su boda y de su amnesia selectiva, una trama que parece sacada de Alias. ¿No se acuerdan cuando Sydney despertó en hong Kong y había pasado dos años y no recordaba nada? Igual le pasó a Castle, solo que en lugar de dos años fueron dos meses y esta historia fue “arreglada” en dos capítulos. Hago énfasis en “arreglada”, porque si bien el misterio de lo que hizo Castle esos dos meses que estuvo desaparecido sigue sin resolverse y obviamente volverá para causar impacto en lo que calculo que será el midseason, la relación de Castle y Becket están en el mismo lugar que la temporada anterior excepto que no están casados. 

El decepcionante cliffhanger

A esto hay que sumarle el agridulce final de temporada que dejaba el cliffhanger de Beckett encontrando el auto de Castle incendiado, pero era más que evidente que el protagonista no iba a morir. Entonces, comenzando desde la frustrada boda, una boda esperada por años y que era todo lo que los televidentes querían desde que Castle le propuso matrimonio a Beckett, hasta la decisión de colocar atrás esa desaparición de Castle que volverá en algún momento pero hasta ese momento, la serie ha tenido un par de episodios de relleno. 

 Poster de la nueva temporada

Si pudiéramos determinar un momento en que Castle definitivamente saltó el tiburón diría que fue en el primer capítulo de su séptima temporada en donde se abordó lo que le sucedió a Castle, simplemente no tuvo la misma fuerza ni impacto que los anteriores premiers donde resolvían los cliffhanger. Hay que aclarar que esto no significa que Castle ya tiene que morir, no seamos dramáticos, solo que hemos llegado a un momento en que hay que aceptar que Castle ha perdido su toque, aunque no su encanto, imposible que ellos pierdan su encanto con Fillion a la cabeza. Esta serie ha evolucionado y continuará haciéndolo, pero sus mejores épocas han quedado atrás, ya no hay un coqueteo chispeante, ahora tenemos una relación estable que a veces puede ser aburrida. Claro que seguirá teniendo episodios especiales y de repente mejores, el misterio de Castle regresará para ser resuelto y alterar el panorama, pero ya no será lo mismo y está bien, esto le sucede a la mayoría de las series y solo para mencionar a alguna Bones saltó el tiburón luego de que descubrimos quién era el Sepultor, Glee lo hizo en su segunda/tercera temporada, Homeland en su tercera…  etc, etc… Considerando que Castle seguirá al aire, que importa que descabelladas sean sus historias, sigue siendo Castle y Becket y la gente los seguirá mirando por ellos.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario