miércoles, 20 de agosto de 2014

La simple explicación es que no hay una explicación



Ha pasado una semana desde la sorpresiva muerte de Robin Williams y nuevos detalles se están conociendo en gran parte, por la morbosidad de los medios en querer saberlo todo y en otra, por la búsqueda de respuestas a preguntas que solo aquel que ya no está puede responder. Lamentablemente, no es la primera vez que un actor se suicida, tan solo el año pasado, Lee Thompson Young  que interpretaba a Frost en Rizzoli & Isles se quitó la vida en su departamento, de hecho, hay una larga lista de artistas que tristamente decidieron matarse, aunque claro que el caso de Williams es impactante por qué “cómo puede ser posible que un tipo que llevó tanta alegría a la gente haya sido tan miserable que solo veía como única solución el suicidio”.

 Descansa en paz, Robin.

 Algunos dirán que tenían que ver con sus adicciones, con su estado financiero, con su recién cancelado show (The Crazy Ones), con el hecho que estaba enfermo… sin darse cuenta que no hay lógica, no puedes tratar de racionalizar algo así, incluso aunque fuera posible, no lo comprenderíamos si es que no conociéramos ninguno de esos detalles. Lo cierto es que Robin Williams no necesitaba una razón en particular para estar deprimido. Así no es como funciona, pero aun así buscamos la razón porque queremos entender, pero hay algunas cosas que no las entenderemos jamás.



La explicación simple
Aun recuerdo el capítulo “Simple Explanation” (Explicación simple) de House en el que Thriteen y Foreman descubren el cuerpo de Kutner tras haberse suicidado. Quizás sea el enfoque más realista de una serie frente a un suicidio. Lawrence Kutner jamás dio muestras de depresión, era el más vivaz del grupo, siempre buscando el siguiente reto y de un día para otro, resulta que se mató. Y nosotros al igual que House intentamos buscarle una explicación. Aunque sabíamos por qué pasó, el actor Kal Penn aceptó trabajar en la Casa Blanca, así que tenía que despedirse de la serie, pero de todas las historias que se pudo escoger para darle una salida, decidieron utilizar el suicidio, no por las repercusiones hacia House, sino más como una contraposición a lo que es House.


 Thirteen y Foreman encuentran el cuerpo de Kutner, luego que House los manda a buscarlo
Es obvio que House sufría de algún tipo de depresión, y durante toda la serie, tuvo comportamientos suicidas. Era un ser destrozado, autodestructivo, adicto y tenía una afición con la muerte, al punto de verla como su némesis, aunque no tuviera chance de vencerla en su totalidad, aceptaba sus pequeñas victorias, pero nunca las celebraba. Este tipo era un ser complemente miserable e infeliz y pese a eso, House nunca consideró como opción el suicidio. De hecho, no el suicidio “per se”, las veces que estuvo cerca de la muerte, generalmente por decisión propia, siempre regresaba, aferrado a la vida, aunque no para ser feliz.  Entonces, un día, su discípulo decidió matarse, desencadenando eventos psicóticos y psicológicos que finalmente lo llevan a buscar ayuda.

Muy pocas veces, que recuerde, la televisión, el cine, los medios han mostrado un suicidio como House lo hizo. La razón es un misterio hasta el día de hoy y probablemente lo seguirá siendo. 
El suicidio no es la solución
The New Yorker escribió un artículo titulado “Suicidio, uncrimen de la soledad” a propósito de lo que pasó con Williams. Y creo que al final, lo que yo rescato de la nota es que cuando habla de la soledad del cerebro.  El cerebro de Williams, del cual nacieron tantos personajes, era incapaz de ver el positivismo en las cosas y lo veía todo con velo de negatividad, lo que lo llevo a tomar la decisión más trágica que puede existir. No la más cobarde ni la más valiente, la decisión más trágica.

 "Solía pensar que lo peor en la vida era terminar solo. No lo es. Lo peor es terminar con gente que te haga sentir como si estuvieras solo"
Deberíamos recordar los mejores trabajos de Robin Williams, a manera de tributo y admirando su arte que deslumbró al mundo porque era brillante. Pero también al hombre detrás del mito, sobre todo porque en estos días se están conociendo anécdotas que, por encima de todo, confirman que Williams era una persona excepcional. El día se dio la noticia del fallecimiento de Williams, la página de wikipedia del actor colapsó. Todos quería saber más de su carrera, así de amado fue este hombre…  que hace un par de días de suicidarse grabóun mensaje dándole ánimos a una mujer enferma de cáncer terminal y en su momento más dificil, hizo sonreír al propio Superman, Christopher Reeves.


Robin y Christopher fueron compañeros de cuarto en la escuela de Julliard en Nueva York. Antes de entrar al quirografo tras el accidente que dejó paralitico a Reeves, Williams lo hizo reír disfrazandose de un médico ruso.


En el interminable debate de cuál es el mejor papel que interpretó Williams, uno de los que menos ha sido destacados es el que realizó en The Fisher King. En esa película, Williams hizo de un indigente mentalmente enfermo que se enamora de una mujer socialmente incomoda con miedo del mundo…  es bueno recordar esto ahora, porque la vida es contradictoria, las enfermedades mentales no distinguen entre comediantes o pesimistas, todos somos buenos tras morir, y no siempre obtendremos respuestas… pero ante todo esto, pese a la negatividad del artículo, la depresión se puede superar, todo lo que necesitas hacer es buscar ayuda, ese es el primer paso y el más importante. El personaje de Williams veía el mundo a su forma, al igual que nosotros, cuando estaba enamorado, su mundo se convertía en un salón de baile. No necesitaba mucho para ser feliz, no tenía nada, y fue algo bonito cuando se dio cuenta que sí podía serlo pese a no tener casi nada. Es importante comprender que la depresión te hace cambiar de perspectiva, lo torna todo de un color opaco, va matando la esperanza y se asienta la oscuridad, pero no tiene por qué ser así, no tiene por qué ser así siempre… hay días buenos y hay días malos,  lo importante es no sentir miedo o vergüenza para pedir ayuda, y con esperanza, habrán días buenos más adelante…incuso cuando no lo parezca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario