domingo, 29 de septiembre de 2013

Los psicópatas no pueden tener un final feliz

…Aunque nos hubiéramos conformado con un final bueno, ¿verdad? La última entrega de Dexter fue “controversial”, para muchos fue mediocre, mientras que para otros el argumento tenía el potencial para una gran conclusión. Lamentablemente, el final de Dexter fue decepcionante, por decir no menos. Quizás si le hubieran quitado los últimos 60 segundos, no sería la mitad de criticado. La complejidad de Dexter, del que fuimos testigos durante 7 temporadas, merecía mejor. ¿Acaso será imposible tener un final consistente?

Sí, Dex, así nos quedamos todos

Evelyn Vogel: la catalizadora 

Tv.com realizó una lista de deseos para la novena temporada: “más Hannah, menos Quinn y no un final feliz”, Dexter con las justas atino una y del mejor modo, pero ya llegaremos allí. Aunque gran parte de la temporada se enfocó la relación odio/amor de Dexter y Deb, después de otro estupendo final de temporada en el cual Deb decide matar a María Laguerta para proteger a Dexter. La menor  de los Morgan necesitaba reconciliarse consigo misma, aunque para hacerlo tocaría fondo de la peor manera. Hemos visto evolucionar a Debra desde la primera temporada, hasta que en la temporada 7 en que conoció al “pasajero oscuro”. Era necesario que Deb lidiara y luchara con buscarle un sentido a las acciones de Dexter y fuimos testigo de ello, pero ahora, era diferente quitarle la vida a alguien para proteger a su hermano. Esta temporada, el pasajero oscuro de Deb, la llevó a la autodestrucción absoluta con intento de suicidio y homicidio a Dexter incluido. Justo cuando pensábamos que no podía complicarse, Deb salva a su hermano de la muerte causando una brecha entre ellos.


Jennifer Carpanter se roba todas las escenas en las que aparece y esta temporada estuvo implacable.

Deb y Dexter no se volverían a encontrar o reconciliar si no fuera por una persona: la Dra. Evelyn Vogel (Charlotte Rampling), uno de los personajes más ricos intelectualmente hablando, que la serie nos ha ofrecido en sus ocho temporadas. Resulta que Evelyn Vogel es también la autora intelectual del código de Harry. Sin embargo, cuando conocimos a este magistral personaje, dudamos de sus intensiones, no solo porque “creó” a Dexter, sino por lo que podría significar para él. Sin ser consciente, Evelyn fue esencial para humanizar a Dexter, algo que ella no pensaba que era posible, pues, los psicópatas no carecen de empatía. Evelyn también “arregló “ el estrés post-traumático de Debra. 


En resumen, la doctora Evelyn Vogel se convirtió en la perfecta catalizadora de los hermanos Morgan.


Dexter vs. El neurocirujano

Como es común en todas las temporadas, Dexter tuvo un némesis: el neurocirujano (The Brain Surgeon), razón principal por la cual Evelyn ingresó en la vida de Dexter. Este nuevo asesino en serie tenía como característica principal cortar una parte del cerebro, la misma operación que Evelyn aconsejaba como solución de la psicopatía.  Cabe destacar que esta temporada ha estado llena de sub-historias que distraían de la principal cacería al némesis de turno.


Hannah y Dexter: No hay finales felices para los psicópatas 

De este modo, Dexter está más ocupado concentrándose en su reconciliación con Deb, en su reencuentro con Hannah y en su posible discípulo  Zach, que la historia del “neurocirujano” pasó desapercibida. Llegando a los capítulos finales,  Dexter descubre que el hijo psicópata de Evelyn es el némesis de la entrega tras varios asesinatos incluido el de su discípulo. El juego del gato y el ratón tan usual en todas las temporadas y en el que Dexter siempre ganaba, le cobraron la cuenta esta vez. El hijo de la Dra. Vogel, Daniel/Oliver Saxon, el “novio” de Cassie (Haley de One Tree Hill) mató a Evelyn a sangre fría y frente a Dexter, luego le disparó a Deb, siendo parcialmente responsable de su muerte. 


Zach, el aspirante a aprendiz. 

Literalmente, le quito casi todo a Dexter, si tenemos en cuenta que también asesinó a su discípulo Zach. Dexter no estaba destinado a pasar su herencia. Esta temporada, Dexter maduró espiritualmente y se liberó de Harry, otra historia digna de mencionar. Al final, Dexter consigue matar a Oliver y lo hace de manera calculadora, esta vez, sin un ritual y con una cámara en frente. Batista y Quinn entienden el asesinato, pero están de acuerdo de que se trató de “defensa propia”.  El último asesinato de Dexter fue a su propia hermana que no se pudo recuperar del balazo que recibió. Dexter desconectó a Deb de los respiradores artificiales, y la arrojó al mar, para después dirigirse a la tormenta. Estas escenas debo decir son parte de la mejor actuación de Michael C. Hall. Hasta ahí, hubiera sido un buen final, pero por alguna razón, los escritores añadieron 60 segundos más. Hannah, junto a Harrison en Buenos Aires, se enteran de la “muerte” de Dexter, y luego, vemos a un Dexter barbudo “sobreviviendo” en la casa de un leñador.


Tras del “Destruyo todo lo que amo, y no puedo dejar que eso la pase a Hannah, a Harrison, debo protegerlos de mi”, debió concluir Dexter.

No spin off

Parece una burla ahora, los rumores de un supuesto spin off enfocado a Deb, sobre todo después de su fatídico final. Sin duda hubiera sido interesante ver a Deb desarrollarse al máximo. Incluso pensé que el spin off sería con Evelyn Vogel, ambas parecían complementarse a la percepción: intuición y racionalización. Aunque eso hubiera implicado que Dexter estuviera fuera de la figura. Otro rumor era que el spin off narraría la vida del aprendiz de Dexter, Zach, pero esto tampoco se dio. Los tres personajes que merecían un spin off fueron asesinados aniquilando por completo la idea.

Sorry, pero un spin off enfocado en Quinn o Batista suena increíblemente aburrido.

Los otros finales

Tras el cuestionado final de Dexter, Huffington Post reveló los finales alternativos de Clyde Phllips, uno de los productores de Dexter. En uno, Dexter está a punto de irse hasta que ve en televisión que un asesino de niños que se ha escapado de prisión. La cámara se enfoca en él antes de tomar una decisión, dejando un final abierto cuyo desenlace era escogido por el televidente, ¿se iba o se quedaba? Otra posibilidad, una más realista y hasta una mejor opción, era que en la última escena de la serie se escuchara “Dexter despierta”. Él abre los ojos y todo el mundo pensaría que era un sueño, entonces, la cámara se aleja y nos damos cuenta que no se trata de un sueño y Dexter está en la mesa de ejecución de la Penitenciaría de Florida y le están empezando a administrar la inyección letal. En la galería de observación se encuentran sus víctimas más representativas, Trinity, el asesino del camión de hielo (su hermano Rudy), Laguerta, Doakes, Rita y Lila. 


Una conclusión inesperada, magistral y en cierto modo, justa. 

Tampoco hay que ser tan críticos o perfeccionistas, escribir un final justo para un personaje tan épico como Dexter no es fácil. Así lo hubiera escrito el propio creador del libro, Jeff Lindsay, hubiera sido igual de criticado. Si se me hubiera dado el chance de redactar el guión, Quinn o Batista, se habrían estado haciendo los locos todas las temporadas, pero eran conscientes del pasajero oscuro y al final colocan a Oliver Saxon en las manos de Dexter diciendo algo así como “haz lo que siempre has hecho… pero esta vez por Deb”. Tras esto, Dexter simplemente se va de la comisaría y Quinn o Bastita se encargan del cuerpo. También hubiera hecho que Dexter desconecte a Deb, para mayor impacto y dramatismo, Dexter no sobrevive la tormenta. Pero en los últimos segundos, una vez establecidos en Buenos Aires, Hannah descubre que Harrison ha matado a un perro dando a entender que Harrison también tiene un pasajero oscuro, después de todo, él también fue testigo de la muerte de su madre. 


Ya no soy su discípulo, soy el maestro
Una idea transcendió a la vida
Y así este es mi nuevo camino que se parece mucho al antiguo, solo mío.
Para permanecer en el camino debo trabajar más duro, explorar nuevos rituales, evolucionar. 
¿Soy malo? ¿Soy bueno? Termine de hacerme preguntas no tengo las respuestas.
¿Las tiene alguien?

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario