sábado, 2 de febrero de 2013

El curioso caso de Quinn Fabray


Esta semana, se dio el añorado y esperado regreso de Dianna Agron como Quinn Fabray, pero la emoción se convirtió en decepción cuando la rubia sólo apareció en dos minutos de los 45 que dura Glee. Es muy obvio que esta serie musical esta de capa caída tanto en creatividad como en libretos y el regreso de uno de los personajes más queridos no iba a devolverlo al buen camino. Lo cierto es que desde hace un buen tiempo, Ryan Murphy ha llevado al declive a Glee gracias a sus “brillantes ideas”.


Una de las constantes de RM es la total inconsistencia de sus personajes y para comprobarlo solo necesitamos un nombre: Quinn Fabray.

La Kenny McCormick de Glee

Dianna Agron, actriz que le da vida a Quinn Fabray, comparó una vez a su personaje con Kenny McCormick de South Park y es que parece que le sucede de todo. Desde un embarazo inesperado hasta el accidente automovilístico, Quinn  pasó por el lado oscuro para volver a resurgir entre las cenizas. Lo curioso de esto que cuando recién conocimos a Quinn, a penas podíamos soportarla. No era para menos, se trataba de la antagonista, de la nemesis de Rachel pero es físicamente imposible odiar y resistirse al carisma de Dianna Agron, por ende, Quinn gozaba del apoyo de sus fans. 


Quinn McCormack. Quinn a punto de ser atropellada, Kenny muriendo después de ser atropellado.

Los fans son importantes para una serie, excepto para Ryan Murphy, quien parece tener el habito de aburriste rápido de los canons que él mismo se encargó de crear. Durante las dos primeras temporadas, Rachel fue la estrella (y aun lo sigue siendo pero en menor escala) de Glee. Pero la protagonista no siempre puede tener todas las buenas historias. Entonces, Kurt gozó de ser el rey del drama por un tiempo, después siguió Santana, y actualmente, Murphy ha decidido darle el rol protagonico a Sam. Así como RM tiene sus favoritos por temporadas, también tiene sus menos favoritos, sus ovejas negras, sus “invalorados”, por lo que los sigue ignorando, dándoles a penas un par de líneas en ciertas escenas. Y en esa lista la encabeza Quinn, Tina y Mike.


¿Recuerdan el lío de Chord Overrstes si se quedaba o no en Glee? Pues, se solucionó.

Faberry, la razón del odio de Ryan Murphy

Este año, Dianna Agron ha sido relegada a artista invitada.  El por qué no es claro. Se dice que la actriz tenía otros proyectos, que ya no quería estar en Glee, que se peleo con Ryan Murphy, etc… Nadie sabe a ciencia cierta la razón pero Dianna Agron ha decidido alejarse de Glee, aunque aparecerá en ciertos episodios, al final se irá desligando y eventualmente saldrá de la serie de  Fox. Muchos culpan al fandom Faberry por el obvio desenlace que tendrá la rubia. ¿Pero qué es Faberry? por si no lo sabes Faberry es el nickname de la pareja no-romantica conformada por Rachel Berry y Quinn Fabray. Aunque en realidad ambos personajes sólo tienen una bizarra amistad ya que al principio eran enemigas.


Porque todos dibujamos a las personas que odiamos con corazoncitos alrededor.

Según el fandom de Faberry, Rachel y Quinn están profundamente enamoradas pero ninguna lo admite o se ha percatado de eso (todavía). Incluso hay “pruebas” como miradas, dibujos, y obviamente un subtexto no planeado por los creadores de Glee que sirven para concluir una posible atracción de Quinn hacia Rachel, aunque en el lado de Rachel, las evidencias son menores. La verdad es que todo esto se puede resumir por la gran química de las actrices.


Aunque seamos sinceros, Dianna Agron tiene química con todos.

Muchos de los televidentes ni si quiera sabían de Faberry hasta que el año pasado ganó la encuesta de E! como la mejor pareja de la televisión. Así es, Quinn y Rachel ganaron con un abrumador porcentaje causando un hecho ortodoxo: Era la primera vez en la historia de la encuesta que una pareja no-romántica ganaba y el hecho era más sui generis porque se trataba de dos mujeres. ¡Sacrilegio! ¡Faberry ganó... y le costó el trabajo a Dianna Agron!


Ryan Murphy no estaba feliz que digamos, sobre todo porque su pareja favorita es Rachel y Finn, como lo twittea todo el tiempo.

Finchel versus Faberry

Lejos de los delirios colectivos ocasionados por Faberry, se encontraba la vida real de las actrices, Lea Michele y Dianna Agron. Rumores comenzaron a surgir sobre una supuesta relación secreta y bla, bla, bla…  Desde el resultado de la encuesta hasta el comienzo de la cuarta temporada, las cosas cambiaron radicalmente tanto en la serie como en tras bastidores. Hasta afectó a la propia encuesta de E! que ahora sólo ha colocado a parejas relacionadas en su dichosa encuesta de parejas.


Pues, yo no sabía que Tony y Ziva lo habían hecho oficial, Kristin Dos Santos.

Pese a su abierta homosexualidad, Ryan Murphy puede entrar en la categoría de homofóbico. Constantemente maltrata a sus fanáticas que se atreven a preguntar por una posible reunión Faberry y recientemente, insultó a la comunidad lésbica online en el mismo Glee. Además, rompió a Brittanna sin una buena razón. Mientras que Kurt rompió con Blaine porque Blaine lo engañó y aun así van a volver.


 Ahora, Brittany está con Sam. Desde entonces tiene más líneas e incluso más canciones que la propia Rachel.

Queridos  fanáticos, lamento romperles las ilusiones pero Faberry nunca se hará realidad, no porque sea algo malo, simplemente porque Ryan Murphy no colocaría a su personaje favorito, Rachel, con el personaje que más odia, Quinn. Además, Murphy ha sido muy claro respecto a esto, Rachel se quedará con Finn, pase lo tóxica que crean que es su  relación. Es igual que Chuck y Blaire, al final se casarán y tendrán hijos. Por lo tanto, esas peleas entre los fandoms en las redes sociales están demás.


Aunque los memes sean chistosos

Naked, desesperación por el rating.

Durante el break que se tomó Glee, lo único que promocionaron fue el episodio “Naked”, Rachel entraría en un debate sobre si hacer topless en una película y los chicos de McKinley posarían para un calendario. 45 minutos, casi 30 de chicos sin polos (exposición innecesaria y aplaudible)… sin embargo, y pese al eye candy, lo que más interesante era el retorno de Quinn. Después de meses se volvería a ver con Rachel y con Santana. Dijo sólo dos cosas y esas dos cosas despertaron al fandom Faberry de nuevo. No se han puesto a pensar que tal vez le colocan esas líneas por una razón, es obvio que los guionistas juegan con un subtexto a lo Rizzoli & Isles. Además, no olvidemos que Glee es el show más gay de la pantalla chica.


De nuevo las dizque miraditas, pero Quinn mira igual a Rachel que a Santana
.
Digan lo que digan y creen todas las teorías sobre Quinn que quieran, la actuación de Dianna Agron se sintió fría y distante, como si lo hiciera por obligación. Ya no existe esa chispa que solía colocarle a la porrista. Y la  cosa no mejorará, el colmo de los colmos es que Ryan Murphy ha confirmado el rumor de que Quinn y Santana se darán un beso en “I do”, otra historia delirante que muestra su desesperación por el rating y la total falta de creatividad en darle una buena historia a Quinn. ¿En qué momento se jodió Glee? Los diálogos frescos, la comedia agria y la constancia se quedó en la piloto, lo que ahora prima es una mala copia del potencial que lo que alguna vez fue… es como la nueva generación de Salvado por la campana solo que de Glee. Hay demasiados personajes y no todos son muy buenos. Marley, la denominada nueva Rachel, me cayó bien cuando ingresó pero ahora es insoportable, siempre con cara de quiero ir al baño. Ni si quiera voy a mencionar a Quinn 0.2 o sea Kitty. Volviendo a Quinn, ¿no hubiera sido sencillo simplemente dejarla ir? Quizás, RM sólo quiere seguir torturando a Dianna Agron con story lines absolutamente indispensables hasta convertirla en la siguiente Tina (de temporadas atrás, cuando apenas decía una palabra) desperdiciando así un diamante en bruto. Es una lastima. Finalmente y para resumirlo, si no has visto la cuarta temporada, entonces, no de perdiste de mucho en Glee.

No hay comentarios:

Publicar un comentario