domingo, 28 de agosto de 2011

Acepto

Hay ciertos episodios que valen la pena ver, como el piloto, el gran final, el primer capítulo de una nueva temporada y “the season finale”. Los guionistas saben bien que es el premier y el cierre de temporada lo que causan más expectativas, es por eso, en el ínterin, las series tienen altas y bajas, capítulos buenos y malos, entre ellos se encuentra el llamado “the wedding episode”, esto se refiere a los episodios enfocados en la boda de los personajes principales o secundarios. Hoy, estaba viendo Fox y me topé con el melodrama One Tree Hill, un show que no veía hace tiempo y como suele suceder su historia continuó y continuará hasta el 2012. En esta oportunidad, Brooke se casaba con Julian, un evento esperados por muchos sobre todo por Brooke Davis, los que vemos la serie desde el principio sabemos que esta chica ha pasado por todo y merece ser feliz, así que por supuesto su boda tenía que elevar el estado de especial a un nuevo nivel.


El capitulo llevó como título “The other half of me” y salió al aire el 2 de enero del 2011.


En una boda, puede pasar y pasa de todo

Cabe destacar que este no fue el primer episodio “matrimonial” del drama juvenil, ni será el último para nada… One Tree Hill ha tenido todo tipo de bodas: de las que te dejan en el altar (dos veces), las desastrosas, las huidas y por supuesto las extra feeling con parto incluido. Tampoco es que sea la única serie que ha tenido este tipo de ceremonias, en Grey’s Anatomy se casan y se divorcian a cada rato, solo para mencionar. Sin embargo, este tipo de episodios llaman la atención por obvias razones además, bien sabemos que en un evento tan llamativo como una boda puede pasar (y pasa de todo). Desde la comedia hasta la tragedia, las bodas son escenarios épicos para confesiones inesperadas, escenas inolvidables y hasta las clásicas plantadas en el altar, y cada vez que esto pasa, yo me pregunto, ¿Qué sucede con todo lo que se invirtió en la ceremonia?


En Grey’s Antomy, después de una conversación extraña con Derek y George, Preston Burke rompió con Cristina en plena ceremonia.


La siguiente temporada no veremos las bodas que esperamos como la de Booth y Brennan, ni menos la de Castle y Beckett, pero ya se sabe que The Big Bang Theory presentará el más nerd de las ceremonias cuando Howard y Bernarette unan sus vidas. Además, aunque todavía no sea la hora de Ted, ahora será padrino en la boda de su amigo Punchy, por lo que en el premier de la séptima temporada veremos dicha ceremonia, la cual despertara algunos sentimientos inesperados en Robin respecto a Barney. Desde ya se sabe que Ted conocerá a la mujer de sus sueños en la boda de Barney, despejando uno de los misterios de "la madre" ya que toda la premisa de How I met your mother es cómo Ted conoció a su futura esposa, se casó y tuvo hijos. Pese a que un misterio ha sido revelado, otro ha sido construido: ¿Quién será la futura señora Stinson? Las teorías que corren es que sería su ex novia, Nora, aunque muchos quisieran que fuera Robin, ya veremos qué sucede, yo sigo creyendo que es Nora.


El rompe bodas. A Ted Mosby le encantan las bodas, recordemos que en una conoció a Victoria y también fue abandonado en el altar por Stella. Sí, ya sé, tarde o temprano todos caen en ese cliché.


El lado serio

Algunos escritores como el equipo de Shonda Rhimes de Grey’s Anatomy aprovechan el episodio para además de entretener, dar un punto de reflexión. Si bien es cierto, en esta serie medica la mayoría se ha casado, separado, divorciado y casado de nuevo, la temporada pasada, por fin Callie y Arizona oficializaron su relación, del mismo modo que Meredith y Derek y en el mismo episodio para colmo. Según la opinión de John Kubicek de Buddy TV, la creadora de Grey’s Anatomy aprovecho el momento y dio un perfecto argumento para el matrimonio gay, puesto que aunque Derek y Meredith se aman, su boda solo fue un trámite que tuvieron que realizar para poder adoptar mientras que Callie al principio no quería casarse porque “no era una boda real” o por lo menos no era considerada así por su familia, una yuxtaposición que Shimes resaltó en más de una oportunidad. Entonces, después de que Callie se dio cuenta que no importa lo que piensen los demás se casó con su adorada Arizona, en una pomposa y cálida ceremonia precedida por Bailey, algo que contrastaba mucho con la fría unión civil entre Meredith y McDreamy frente a un juez. Se sabe que el matrimonio gay no es legal en muchos países, por lo que la escritora se animó a mostrar un tema relativamente tabú desde otro enfoque, ya que en esos 45 minutos que duró el programa se pudo ilustrar perfectamente que la institución jurídica del matrimonio no es más que un contrato formal. Personalmente no creo en el matrimonio, pero entiendo el punto de Shonda Rhimes y el modo en el que fue planteado, sin enfrentar el tema directamente invitando a la reflexión sin presión.



Dos lados de una moneda. “White Wedding” mostró la pomposa boda de Arizona Robbins y Callie Torres, mientras que Derek y Meredith se casaron en el ayuntamiento, sin mucha preparación.


Otra de las críticas a la santa institución del matrimonio que Shonda nos regaló en Grey’s Anatomy, tuvo como protagonista a Teddy, quien se casó con un enfermo Henry para él pudiera acceder a los beneficios del seguro médico. Así, dos completos extraños firmaron un papel que los unía (se supone) que de por vida, incluso cuando el jefe se enteró se molestó y es que eso podría ser visto como un delito, aunque Teddy lo haya hecho para ayudar. El conflicto se incrementó cuando Henry fue internado y puso como su contacto de emergencia a Teddy, por lo que la doctora tenía que tomar decisiones por él, solo por el hecho de ser su esposa ante la ley. El jefe Webber sabía bien que Teddy no conocía a Henry pero aun así, la presionó entonces, en ese momento, la doctora recién se dio cuenta de que no pensó bien las cosas cuando se casó. Después de la tormenta llegó la calma y el enamoramiento, los dos se enamoraron… etc, etc…



Del mismo modo que “MerDer”, Teddy y Henry se casaron en un ayuntamiento.


La vida continúa

A diferencia de las novelas, las cuales casi siempre concluyen con una espectacular boda entre sus protagonistas, en el caso de la serie, la vida continua después del “acepto” (aunque para ser justo, a veces, también acaba así como fue en el caso de Smallville y Beverly Hills), por lo que podemos ver cómo siguen las cosas después de la luna de miel y en el mundo de la televisión, después de la boda, vienen los hijos y si no, el divorcio, entonces, una vez de la separación, los fans buscan la reconciliación o que se conozca a alguien nuevo, entonces, piden nuevamente, una boda. Con todo, un “wedding episode” marca un hito en la serie, no solo es un momento esperado por muchos de los seguidores, si no también que es la excusa perfecta para juntar a todo el elenco en un mismo lugar. Innegablemente, ese tipo de episodios también beneficia mucho el rating pues es considerado un todo un acontecimiento y aunque diga que no creo en el matrimonio, me ha conmovido ver a Mónica y a Chandler en el altar, me he matado de la risa cuando Ross se equivoco de nombre y mencionó a Rachel en lugar de Emily, también he gozado con los votos de Nathan y Haley, así que lo acepto, también soy adicta a las bodas televisivas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario