martes, 16 de enero de 2018

En defensa de #Friends

Friends una de las comedias más populares de la televisión se convirtió en un fenómeno mundial gracias a la química del grupo y el carisma de los actores. A más de 20 años de su estreno, podemos considerar a esta serie como un clásico televisivo, pero hasta un clásico tiene sus críticos. El periódico británico The Independent publicó recientemente que algunos millennials calificaron a la serie de los amigos como sexista y homofóbica. Estas críticas están enfocadas principalmente en el comportamiento de Chandler y Ross. Siendo Friends una de mis series favoritas mi primera reacción fue decir “no” pero después de leer el artículo estoy intentando comprender las críticas para defender la serie. 



ScreenPrism realizó un videoensayo denominado "Friends: el romance de la amistad". En un resumen rápido, la serie retrató a los amigos como amantes y a la amistad como el gran amor de la vida de cada uno de los amigos. Gran parte del humor proviene de las escenas donde dos amigos sin vinculación romántica conversaban como si fueran una pareja. Cuando Rachel (Jennifer Aniston) descubre que Mónica (Courtney Cox) fue a comer con Jules, la novia de Ross (David Schwimmer), la escena que vimos fue la típica conversación de alguien que descubre una infidelidad, cuando Joey (Matt LeBlanc) se muda del departamento, básicamente es una forma de romper con Chandler (Matthew Perry) y cuando regresa, es una manera de “volver” con él…. La intención de estas escenas es que te rías porque estas personas heterosexuales tienen actitudes de pareja, pero no tienen una relación sexual. 



El problema es que en la ejecución vemos la paranoia de Chandler cada vez que alguien asume que es homosexual y esta reacción exagerada se convierte en un punto de burla recurrente en la serie. Una posible explicación - y digo explicación no justificación - de este comportamiento infantil de Chandler es el hecho que tuvo una adolescencia traumática debido a que la complicada relación de sus padres y es que su padre era homosexual y un drag queen. Y si bien esto podría explicar por qué Chandler se altera cuando alguien cuestiona su sexualidad, este mismo comportamiento lo vemos en la mayoría de los personajes excepto con Phoebe (Lisa Kudrow). 


 *Phoebe es la más cool y tolerante del grupo*. 

 Teniendo en cuenta que la serie se desarrolla en los 90’s, donde existían todo tipo de prejuicios sobre la comunidad LGTB, en la serie, el ser gay es tomado como un insulto o como un sinónimo de rareza y de falta de masculinidad. Dejando de lado a Joey, Chandler y Ross no son exactamente el prototipo de hombres alfa, pero siempre intentan entrar en esa categoría. Ross se enfrenta a los amigos de Emily pese a que no es bueno en deportes solo para tratar impresionarla, Ross no quiere que el niñero de su hija sea un hombre porque le parece extraño que un hombre esté tan conectado con sus sentimientos, Ross no quiere que su hijo juegue con una barbie… por esto y por muchas cosas más, Ross es el personaje más vapuleado por las criticas ya que además de acusarlo de ser homofóbico se le califica como sexista por el control que quiere ejercer en sus relaciones, especialmente, con Rachel. No obstante, quizás esta representación de Ross es intencional. Las inseguridades de Ross provienen del hecho que su esposa, la única mujer con la que había estado, lo engañó con otra mujer mientras estaban casados y él no solo tiene que lidiar con esta situación sino que también tiene que interactuar constantemente con la persona que rompió su matrimonio. Ross no es perfecto, es engreído, egocéntrico y su actitud de sabelotodo es una de las razones por las que a veces cae mal por eso en las confrontaciones que tiene con Susan, sale mal parado, pues, simplemente se evidencia lo cuadriculado de su forma de pensar. 



En ese sentido, las críticas son válidas, aunque un tanto exageradas, porque la intención de la serie no es ofender sino destacar las inseguridad, contradicciones y comportamientos infantiles del grupo. En otro episodio, Rachel quería probar que de joven fue aventurera y se besó con una de sus amigas, Phoebe no le cree así que ella invita a su amiga para probarle a Phoebe que está diciendo la verdad y sin querer reaviva los viejos sentimientos de su amiga. De nuevo el problema está en la ejecución pues la intención de la gracia es que Phoebe no considerara a Rachel como una aventurera, pero la situación que desarrolla es incomoda porque hay una tercera persona que aparentemente siempre ha estado enamorada de Rachel y solo ha reprimido sus sentimientos, pero lo único que le importa a Rachel es comprobar que tiene razón. 



La mayoría de bromas (gags) no son a expensas de los gays por ser gays o de las lesbianas por ser lesbianas, lo gracioso está en el grupo y sus comportamientos inapropiados que en combinación con el prejuicio de la época nos deja con escenas que pueden ser consideradas ofensivas pero al mismo tiempo es a través del humor que se desafía esos prejuicios y se evidencia lo ridículo de las reacciones de sus propios protagonistas. Un ejemplo de esta idea es que el mujeriego Joey Tribiani ha besado a Chandler y a Ross en distintas oportunidades. Tenemos un episodio donde no deja de utilizar un bolso porque se siente cómodo con él pese a las burlas de sus amigos, también ha utilizado ropa interior de mujer y en otro episodio duerme con Ross y ambos admiten que es la mejor siesta que han tenido. Por supuesto, a él se le tilda de sexista por el modo en el que aborda a las mujeres, se acuesta con ellas y luego las olvida pero la misma serie hace hincapié que es su comportamiento sinvergüenza el motivo de risa más no las mujeres que caen en sus redes. 



Friends es un clásico televisivo pero también es un reflejo de un tiempo que ahora se siente desfasado. El mundo ha cambiado desde los 90’s y algunas de las tramas de Friends no funcionan en la actualidad. La serie estaba compuesta para un contexto determinado y sobrevive en el tiempo porque el centro de la historia es la amistad. Cualquiera podía identificarse con los seis amigos por sus problemas financieros, por sus problemas amorosos y por imperfección en general. Como una clásica comedia de situación, Friends siguió una fórmula simple; la evolución personal a través de la amistad y al final de cada episodio terminan con los personajes aprendiendo y aceptando lo que no entendían, y muchas de los televidentes de la serie aprendieron junto a ellos y por ellos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario