viernes, 20 de octubre de 2017

#TheAffair T3: ¿Terribles personas tomando terribles decisiones?

En la series existe algo denominado “character development”, un cambio en la dinámica de cualquier personaje, una suerte de evolución que por lo general es positiva, pero por la particular composición de “The Affair” parece que estamos viendo lo opuesto, parece que es la "involución" de los personajes con el propósito de explorar ese lado oscuro de la naturaleza humana. ¿Por qué siempre tropezamos con la misma piedra? ¿Es posible romper el ciclo de la dependencia emocional? ¿Qué es más importante ser egoísta pero feliz o ser correcto pero infeliz? Pero así como la serie plantea estas preguntas, me descubro a mí misma preguntándome si de verdad la serie es tan profunda o si solo estoy viendo terribles personas tomando terribles decisiones una y otra vez.



"The Affair" divide sus capítulos en dos perspectivas; perspectiva del personaje A y perspectiva del personaje B, esa es su particularidad. Es su sello. Es lo que lo distingue de los demás. Y el juego de la perspectiva es interesante porque nos pone en el lugar de cada uno de nuestros protagonistas y eso significa verlos como ellos mismos se ven y cómo ven el mundo pero sobre cómo sienten aunque no lo expresen. En ese sentido, nosotros somos testigos que el cuarteto principal de la serie son como la kriptonita de ellos mismos; Noah (Dominic West) es simplemente tóxico, es el veneno favorito para Helen (Maura Tierney) y el error necesario para Allison (Ruth Wilson), mientras que Allison es la espada de damocles de Cole (Joshua Jackson). 


 En lugar de The Affair la serie debió llamarse "Amigo(a) date cuenta". 

El momento que más me ha gustado de la tercera temporada es la conversación de Allison y Helen, primero porque las actrices Ruth Wilson y Maura Tierney son fantásticas y segundo, porque se trata de un encuentro entre la mujer que rompió un matrimonio y la víctima de la aventura. Desde la perspectiva de Allison, ella es un desastre mientras que Helen es fina, hermosa y confiada, y desde la perspectiva de Helen, es al revés, ella es insegura y pese a sus tragedias, Allison controla sobre su vida y sus acciones. Como un reflejo de su propia narrativa, ambas tienen una versión diferente de quién es Noah. Es un momento significativo ya que Helen descubre la verdad de la muerte de Scotty. El saber que ella no es responsable del accidente que llevó a la cárcel a Noah es un alivio y también una decepción porque todo este tiempo Noah estaba protegiendo a Allison y no a ella como erróneamente había pensado. 


 Con suerte, Helen superará la obsesión por Noah y apreciará lo que tiene. 

 La historia más interesante ha estado centrado en un parco y atribulado Cole quien ahora está en la posición de Noah. Tras superar el abandono y engaño de Allison, Cole sentó cabeza pero con el regreso de Allison, vuelven esos sentimientos y una noche volvió a acostarse con ella. Pero Cole no es Noah, no está dispuesto a dañar a su esposa ni tampoco a tener una aventura no porque no quiera a Allison. Entonces, toma una decisión que en papel es “lo correcto” pero en lo llevará a un camino de miseria y resentimiento. 

Pobre Pacey 

 Asimismo, hemos visto a Noah y Helen tocar fondo, no los hemos visto levantarse, pero sí los encontramos recompuestos en el último capítulo y Allison ha tenido toda una temporada en la que la estabilidad ha intentado primar en sus decisiones. *Palabra clave “intentado”.*


Brendan Fraser ha estado espeluznante como el “Mr. Robot” de Noah 

La aventura que da título a la serie terminó en un matrimonio que a su vez terminó en un nuevo divorcio, pero la serie se aprovechó de la infidelidad para hablarnos del duelo, de las crisis existenciales, de la monotonía y de la depresión y del masoquismo producto de la codependencia emocional. En The Affair, la desagradable "involución" del cuarteto principal nos muestra la complejidad humana desde su lado más personalista en donde el fin no es la felicidad ni el amor sino la comodidad propia a expensas incluso de la cordura.

También puedes leer:
#TheAffair: Oda a la imperfección

No hay comentarios:

Publicar un comentario