jueves, 21 de septiembre de 2017

#Quantico T2: Agentes sexys salvando el mundo sin si quiera despeinarse

 La segunda temporada de Quantico continua siguiendo a un grupo de agentes sexys de FBI que tiene que lidiar con un nuevo atentado terrorista con el giro de que los terroristas en realidad son un grupo de agentes sexys rebeldes con los que originalmente se toparon cuando dos agentes sexys del FBI se infiltraron en la "granja" de la sexy CIA para investigar un reclutamiento irregular de un grupo paralelo de agentes rebeldes de la CIA. Confuso, ¿verdad? En realidad Quantico ha tenido la aspiración de ser una especie de Homeland Sexy, pero no lo consigue porque en su aspiración de hacer una conspiración compleja llena de secretos se enreda demasiado y termina por confundir por lo menos en la primera parte de la segunda temporada. 



 Flashforward a Quantico 2B 

La primera parte de la segunda temporada de Quantico se centró en el secuestro de una cumbre mundial a manos del grupo terrorista “The Citizens Libertation Front” mientras que en el pasado se investigaba a una organización de agentes que terminaron conformando “The Citizen Libertation Front”. Se trata de una conspiración dentro de una conspiración donde los enemigos terminan siendo agentes sexys se pasaron al lado oscuro, excepto Ryan porque *razones*. En realidad lo único destacable de esta primera parte es la introducción del carismático y enigmático Harry Doyle (Russell Tovey) y de Owen Hall (Blair Underwood), el instructor y maestro que necesitaba Alex como su contrapeso. Desde su primera temporada, Quantico se quiso caracterizar por su estructura pero tener historias paralelas en el pasado y en el presente solo causaba confusión, así que dejar este estilo a un lado mejoró bastante su narrativa. 

 Harry y Owen

En la segunda parte de la segunda temporada, Quantico tuvo claridad, un orden y enemigos de talla. Esta vez, Alex (Priyanka Chopra), Nimah (Yasmine Al Massri), Ryan (Jake McLaughlin), Shelby (Johanna Braddy) y Owen (Blair Underwood) son parte de un grupo especial de agentes sexys cuyo objetivo especial es enfrentar a los “Collaborators” un grupo de ultranacionalistas conservadores no tan sexys, encabezados por Henry Roarke (Dennis Boutsikaris), que quieren cambiar la Constitución para crear una nueva América. Sin dejar su sexapple de lado, Quantico entró al juego político tratando con los “fake news” en MOCKINGBIRD, la vacancia presidencial en GLOBALREACH, la propuesta de registrar a los musulmane en ODYOKE, entre otros temas que han saltado a la palestra por la “Era Trump”, cuya influencia en la serie es obvia hasta el punto que el último episodio lleva como título RESISTANCE.


 El mejor episodio de la temporada es Mockingbird.

 Pese a la interesante propuesta de la pugna por el poder de una forma diplomática pero jugando sucio, Quantico no dejó la costumbre de dejar de lado personajes y de un momento a otro, Dayana (Pearl Thusi) desapareció, mataron a León (Aaron Diaz), el vínculo complejo de amor y odio entre Harry (Russell Tovey) y Sebastián (David Lim) se quedó inconcluso, Sebastian volvió a aparecer pero nunca se dio una explicación de qué es lo que estaba haciendo y Harry, el mejor nuevo personaje de la serie, después de reintegrarse al grupo se alejó nuevamente tras ser amenazado por Sebastián. Del mismo modo, otro de los clichés de Quantico son los dramas románticos, así que pese a que Ryan y Alex son endgame, Ryan se relacionó con una reportera rusa y Alex y Owen tenían una dinámica coqueta, pero ese intento de juntar a Shelby con otro miembro de la familia Haas más que una repetición de una historia ya conocida se sintió inapropiada. Según el showrunner Josh Safran, la relación de Shelby y Clay estaba moldeada de la relación principal de “The Wayy We Were” solo que en esta oportunidad Shelby se da cuenta que no necesitaba una relación con alguien definiera quien es. 


De todas formas, lo mejor que hizo la serie es que Clay y Shelby no concretaran su relación.  El jefe de casting merece un premio porque los actores que le dan vida a los hermanos Haas son iguales.

Otro clásico de Quantico es que nadie escucha a Alex a pesar de que siempre tiene razón y como siempre, al final, Alex nuevamente salvó al país, expuso a Roarke como la rata que es con un discurso que bien podría ser aplicable a Trump. Entonces, en lugar de enfrentar la vergüenza de una vida tras las rejas, Roarke decide suicidarse, mientras que Alex, que había revelado la actividad de Roarke, finge su muerte y se fuga con Ryan. Pese a su exagerado dramatismo y sus líneas sacadas de películas de acción, una de las cosas más positivas que tiene Quantico es la diversidad en su elenco teniendo como figura principal a Priyanka Chopra cuyo personaje Alex siempre termina siendo la heroína y salvadora de Estados Unidos.

http://elyalovi.tumblr.com/post/161028479700

La segunda parte de la segunda temporada tocó no solo temas políticos actuales, sino que mostró una posición sólida frente a estas problemáticas siempre en la defensa de la libertad y los valores americanos. El último capítulo bien pudo ser la conclusión de la serie; pero sorpresivamente la ABC decidió renovarlos para una tercera temporada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario