martes, 17 de noviembre de 2015

#Supergirl es literalmente Smallville 2.0

 Vayamos al grano, Supergirl se supone que es una de las apuestas más ambiciosas de la CBS en su intento de atraer a un público más joven y lo consigue a medias. Si bien hay críticas que destrozan el primer episodio (sobre todo el de Noticias Seriéfilas que hace un análisis completo), lo cierto es que el problema quizás no sea Supergirl en sí misma sino el hecho que se trata de un personaje que siempre estará ligado a Superman. En ese sentido, estar a la sombra de un personaje tan icónico solo puede generarle problemas y sobre todo en el contexto de la época de oro de los superhéroes, Supergirl no destaca y es más me recuerda a Smallville, para su mala suerte, Smaville funcionó en su momento porque era la única en su naturaleza y en este momento, un Smallville 2.0 es simplemente innecesario, pero vamos, Smallville no se caracterizó exactamente por su brillante guión y eso también beneficia a Supergirl porque es una prueba más que calidad no es igual a popularidad. Pero, entonces, ¿Supergirl es mala, buena o puede mejorar?


Supergirl is the new Smallville

Supergirl: ¿Progresiva, feminista o ninguna de los anteriores?

 Cuando Greg Berlanti vendió la idea de Arrow a la CW, jamás imaginó que desarrollaría todo un universo televisivo de superhéroes. Sin embargo, Berlanti  y compañía tiene problemas con Supergirl y es que la composición y el desarrollo de este personaje es difícil ya que no solo se trata de la prima de Superman, sino que parece una copia femenina de Clark Kent/Superman, con sus mismos poderes, crisis de identidad e historias... No  es una personalidad muy original que digamos, pero podría serlo. La nueva versión de Supergirl en la DC la presenta como una outsider que sigue sus propias reglas hasta el punto de cuestionar el punto de vista del hombre de acero. También hay otras historias donde lo único que tiene en común con su primo es la palabra “super” en su pecho. Ojo que no estoy pidiendo un cambio radical en Supergirl y que le pongan una personalidad emo porque eso sería fuera de personaje. Sin embargo, pese a que la serie promete introducirnos en su historia porque “ya conocemos la de su primo”, hace el esfuerzo para recalcarnos que no importa lo que pase, seguirá estando bajo la sombra de Superman, es decir, no consigue alejarse lo suficiente para diferenciarse.


 El problema principal de Supergirl es que parece una copia de algo que ya hemos visto antes, así no existiera Superman, entonces Supergirl tiene la personalidad de Barry Allen/Flash, otra serie que ya tenemos al aire. 

Por las series de Berlanti, sabemos que los personajes femeninos no son su mayor fuerte - me refiero a series de superhéroes porque Blindspot, que también bajo a su batuta, es una de las sorpresas más gratas del año - claro que uno puede equivocarse al pensar que tener un personaje fuerte interpretado por una mujer es sinónimo a tener una figura feminista, pero no, una cosa es consecuencia de la otra, es decir, un personaje femenino fuerte termina siendo un modelo a seguir y por ende, una figura feminista y progresiva.  Y seamos honestos, las mujeres de Arrow y Flash no tienen el peso ni una gran relevancia y no porque no tengan el potencial de ser heroínas o las figuras principales, sino por los tramas que les toca que generalmente dependen de Oliver y Barry. Tomó dos temporadas para que Laurel se convirtiera en Black Canary, pero para que esto suceda, el personaje de Katie Cassidy tuvo todo un periplo pasando por el camino de la autodestrucción y redescubrimiento de sí misma y es que en primera instancia, Laurel era la co-protagonista tácita por su complicada relación con Oliver Queen y sin la energética personalidad que define a Laurel Lance en los comics. Paradójicamente, lo que necesitaba Laurel para ser Black Canary era independizarse de Oliver Queen. Por otro lado, gracias al carisma de Felicity, los productores decidieron que sea parte oficial del equipo Arrow y gracias a la química entre Stephen Amell y Emily Bett Rickards se apostó por hacer canon Olicity y ese fue el principio de cómo Felicity pasó de ser cool a perder casi todo lo que la hacía especial y todo por emergernos en el innecesario triangulo amoro entre Oliver, Felicity y Ray. Otro ejemplo es Iris que en la primera temporada de Flash también fue parte de otro triangulo amoroso no tan cliché pero que ahora que tiene una historia alejada del conflicto romántico y es mucho más interesante que antes. El punto es que hay problemas en el departamento de construcción de personajes femeninos y literalmente de cada 5 mujeres, solo una parece tener la historia correcta. En el caso de Arrow fue Sara Lance, quien en su breve participación la segunda temporada nunca dejó de ser una total badass ni si quiera cuando estaba con Oliver, lo que quiere decir que las relaciones no son el problema.


Sara ha resucitado y será parte de Legends of Tomorrow donde estará rodeada de testosterona heroica.

Entonces, ¿es tan difícil escribir un personaje femenino? La respuesta concreta debería ser "no" pero lo es y en el caso de Supergirl, creo que se equivocan al llamarlo progresiva, digo, Birds of Prey fue progresiva y feminista en su momento, el problema era el guión que no causaba el más mínimo entusiasmo pero teníamos superheroínas que se valían por sí mismas cuyas relaciones contribuían y enriquecían a los personajes más que desaparecerlos o reducirlos hasta ser un simple interés amoroso. Supergirl es feminista, sí, pero no una hard core feminista, es de ese estilo feminista que intenta acercarse a las jóvenes, pero cae en todos los clichés posibles y no  aporta nada nuevo al mundo de las series de este tipo más que el simple hecho que una mujer es la protagonista. Quizás lo progresivo está en que se trata de la primera superherorina en tener serie propia, entonces, la pregunta que deberíamos hacernos es si es que se trata de una buena elección. Tengamos en cuenta que la primera serie de una superheroina de Marvel es Jessica Jones, más que heroína, es una delicia enigmática con demasiados demonios internos.



¿Intercambio de roles? El universo televisivo de DC está lleno de colores y el universo televisivo de Marvel tiene un tono sombrío.

La fortaleza de Supergirl: Smallville 2.0

Mi tesis principal es que Supegirl es Smallville 2.0 y no se trata de una crítica. Smallville duró 10 años y cuál fue la clave de su existo: su tono ligero y positivista.  Tanto Smallville y Supergirl no necesitan ese tono oscuro al que el universo cinematográfico de la DC nos tienen acostumbrados, donde todo es cuestión de vida o muerte. De hecho, las aventuras del joven Clark Kent y de Kara  Danver no necesitan ser complejas porque ellos están criados para ver el lado bueno de las personas, tienen un grupo que son su básicamente su humanidad y por eso, tienen la misión de ayudar y proteger al mundo. La visión de Supergirl y de Superman es especial por sí misma y en ambas series, pese al drama y al villano de turno, logran capturar ese espíritu. No obstante, ya he hablado de las similitudes entre Supergirl y Superman, y aunque yo lo veo como un punto negativo, la serie lo ve como una oportunidad. Así como todo el mundo se preguntaba cuando Clark Kent iba a usar el traje de Superman en Smallville, todo el mundo se pregunta si es que Superman alguna vez aparecerá en toda su gloria en Supergirl, ese es el enganche que están utilizando mientras encuentran su camino ideal.

El show en una sola captura

Estamos hablando de los mismos productores que se percataron de sus errores en Arrow para no cometerlos en Flash, además, Supergirl recién comienza, puede arreglarse y superarse, pero incluso aunque no lo hagan, a menos que la caída en el demo sea extrema, CBS ha invertido demasiado en esta serie como para dejarla morir. A todo esto, hay que tomar en cuenta que popularidad no es igual a calidad y una serie puede tener una larga vida aunque no tenga una gran historia con tal que conquiste al espectador y considerando que el 55% de su demo son hombres, diría que lo ha conseguido. Qué importa que el tráiler de Supegirl haya sido punto de bromas porque era muy parecido a la parodia que hizo SNL sobre una película de la Viuda Negra, que a su vez era un remedo de las clásicas películas de chicas, esas películas así como los libros de autoayuda, no funcionan en realidad pero le dan buenos ingresos a las productoras y editoriales, por el momento, Supergirl hace lo mismo con la CBS.



PD: No es loco pensar que Tom Welling puede hacer de Superman en Supergirl, en una suerte de guiño o un homenaje al pasado. Vamos, Dean Cain (Superman) y Helen Slater (Supergirl) tienen los roles de los padres adoptivos de Kara.



PD 2: Como Flash acaba de introducir el multiuniverso, qué tal las series de la DC se desarrollan en otro mundo paralelo, eso explicaría porque no hay crossovers con las películas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario