miércoles, 10 de diciembre de 2014

Los jueves de Shondita

Es una de las mujeres más poderosas de la televisión, cuyo apellido parece estar entrelazado con la palabra éxito, sin alejarse mucho de la controversia y la innovación. Shonda Rhimes es la mente detrás de Grey’s Anatomy y Scandal, y sin restarle importancia al showrunner de How to get away with murder, Peter Nowalk, Rhimes también está involucrada en la producción del show. Y con estos tres programas, Shonda Rhimes es dueña absoluta de los jueves por la noche.



La cadena ABC le ha dado carta abierta a hacer lo que le da la gana con su trío de series.

Un breve recorrido por la carrera de Shonda Rhimes

Difícil creer que Shonda Rhimes escribió el guión de una película tan desastrosa como fue Crossroad, pero eso quizás tuvo que ver con el hecho que la protagonista sea la cantante de Pop, Britney Spears.  Después participó en “The Princess Diaries 2: Royal Engagement”, una secuela para el olvido. Sin embargo, en el 2005, Shonda Rhimes escribió el guión y produjo una serie que volvería a poner de moda las series médicas; Grey’s Anatomy. Aprovechando la popularidad de Grey’s, Rhimes se aventuró por un spin off centrado en Addison Montgomery (Kate Walsh), sin embargo, Private Practice jamás llegó a rozar el nivel de aceptación que representa a Greys. Luego vendría Off The Map en el 2010 siguiendo la misma formula de sus predecesoras pero ambientado en la exótica Hawai. Esta vez no funcionó, y fue cancelado con tan solo 12 episodios.



Shonda Rhimes ha sido nombrada una de las 100 personas más influyentes según la revista Time. Mientras que The Hollywood Reporter la ha denominado "La salvadora de la televisión".

Rhimes decidió alejarse de la temática médica para adentrarse a la política con Scandal. La serie protagonizada por Kerry Washington se estrenó en el 2010 e inmediatamente se convirtió en un fenómeno hasta el punto de hacer de Olivia Pope, la abogada que se especializa en manejar las crisis y los escándalos políticos en un punto de referencia para la moda. Este año, la compañía de Rhimes, Shondaland produjo How to get away with murder y el piloto se convirtió en  el estreno más visto en todo el año.


Recientemente las tres series del sello Shondaland, Greys Anatomy, Scandal y How to get  away with murder, terminaron la primera parte de la temporada 2014-2015 con casi un total de 30 millones de televidentes.

Las Shondacontroversias

La guionista y también productora ha tenido su cuota de controversias fuera y dentro de la pantalla. Primero se le acusa de apoyar y romantizar el adulterio, dado que la mayoría de sus series - por no decir todas - las relaciones nacen cuando uno de los integrantes está casado/casada. También se le critica el “sobre exponer” la vida sexual de las mujeres y de los homosexuales, siendo esta una queja de cucufatos cuya mente continua en el siglo 19.  La base de todos los shows son las relaciones y más cuando estás son ricas en cuanto a conflicto y tensión. Shonda Rhimes parece haber perfeccionado esta fórmula. No es tímida al mostrar el sexo como un elemento poderoso en la relación ni la liberación sexual a cualquier edad.


"No hay escenas gays, hay escenas con gente"

Lejos del bello mundo de la ficción, dejar de trabajar con Shonda puede ser una navaja de doble filo. Se rumorea que TR Knight se quejó sobre el poco tiempo de pantalla que tuvo en la quinta temporada y la falta de historia que se desarrolló, por lo que Shonda decidió matar al adorable George y dejar libre al actor. También se sabe que la actriz Katherine Heilg, quien le dio vida a Izzie Stevens, tuvo diferencias creativas con Shonda hasta el punto de rechazar una nominación al Emmy por no estar de acuerdo por el modo en que fue manejado la línea argumental de su personaje. Eventualmente dejó la serie, no sin antes sufrir un daño irreparable a su imagen de actriz profesional.

 Cualquier celebrity death match en el que Rhimes se vea envuelta, saldrá victoriosa. 

Recientemente, Shonda Rhimes se quejó en su Twitter porque Alessandra Stanley del NYTimes escribió en donde decía que la autobiografía de Rhimes debería tiularse “How to get away with being an angry black woman?”. No es que creadora de Grey's se sienta ofendida por su raza, sino que le molesta que los medios la sigan definiendo por el color de su piel.  Es decir, la raza solo es solo es una parte de las personas, no el todo completo. ¿Acaso cuando salen notas sobre otros productores y los llaman "señores blancos" dueños de la televisión? ¿Por qué referirse a Shonda solo como una mujer afroamericana? La respuesta revela todo un problema social y aunque no fuese así, siempre llamará la atención que una mujer revolucione el campo televisivo y más cuando esta es afroamericana.


Shonda Rhimes se interpretó a sí misma en The Mindy Project. Los medios se centran en el hecho que una mujer afroamericana es actualmente la reina de la televisión pero más de su raza tiene que ver con su personalidad y su cerebro.

La Shondafórmula

Si algo tienen en común las series de Shonda es que tienen como pilar fundamental  a mujeres de personalidades fuertes y a la complejidad/contrariedad del ser humano en cualquier ámbito en el que se desenvuelva. No estamos hablando necesariamente de series predominados por un “poder feminista”, pues, Shonda no minimiza el rol del hombre, lo coloca al mismo nivel de relevancia de la mujer pero los personajes femeninos no son los típicos a los que estábamos acostumbrados a ver. La construcción de personajes  como Meredith Grey, Cristina Yang, Olivia Pope, Miranda Bailey, Annalise Keating, entre otras, ha sido tan meticuloso y tan divergente, y sin embargo, todas ellas apuntan ser ejemplos a seguir al mismo tiempo de ser paradojas indescifrables, en conclusión: humanas.


 “Hago series que me interesan, sobre cosas que me interesan, relaciones humanas, unas más cercanas al mundo que vivimos y otras no tanto, más melodramáticas…”


En conclusión, lo más destacable de Shonda Rhimes es su increíble talento  para romper estándares desafiando estereotipos presentando historias enigmáticas, complicadas y extravagantemente humanas, Quizás mi principal crítica podría ser el modo de matar a personaje tras personajes, pero bueno, se tratan de situaciones extraordinarias. Rhimes ciertamente no es la salvadora de la televisión, pero sí una de las revolucionadora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario