sábado, 8 de febrero de 2014

¿Qué hay detrás de las mejores parejas televisivas?


Febrero, el mes del amor, y como es de costumbre ya comienzan a salir las listas con “Las mejores parejas televisivas”, pero tomemos un momento en reflexionar en cómo son plasmadas estas relaciones, siempre teniendo en cuenta que debido que se trata de un mundo ficticio. Las situaciones en que estos dúos se ven inmersos tienen muchos elementos llenos de exageración y dramatismo, aunque esto no los inhibe de evidenciar relaciones, muchas veces, tóxicas.  


El amor en la televisión..

¿Entonces qué las hacen las mejores parejas televisivas?


Una de las mejores parejas en la década de los 90’s es, fue y será Ross y Rachel de Friends. Ya lo decía Phoebe, Ross es la “langosta” deRachel, él siempre estuvo enamorado de ella, pese a que era una engreída insoportable de joven. ¿Qué convirtió exactamente a Ross y Rachel en una de las mejores parejas? Una química entre David Schwimmer y Jennifer Aniston era tierna y palpable, y los guionistas jugaron con nosotros el “estarán o no” por 10 temporadas. Ambos tuvieron otras relaciones, pero la idea de “Ross y Rachel” jamás se sacó de la mesa.  Sin embargo, una mirada más profunda puede mostrarnos que Ross vivía obsesionado con Rachel y a veces se sentía frustrado porque ella ignoraba su existencia, es por eso que sembró el rumor que era una transexual cuando estaba en la secundaria. Aunque esto solo es una muestra del comportamiento infantil que tuvo Ross frente a Rachel, pero ella era igualmente inmadura que él. Si no hay que recordar que viajó a Inglaterra para interrumpir la boda de Ross y Emily, no importa que después se haya arrepentido. Si bien es cierto que se trata de una comedia, ese comportamiento vengativo no es muy “sano” que digamos. Además, hay que mencionar que después de su ruptura, Rachel intenta sacarle celos a Ross en distintas oportunidades produciendo situaciones hilarantes y vergonzosas para ambos. Ni si quiera entraré en el debate de “we’re on a break”, pero que Ross se haya acostado con otra persona horas después del supuesto rompimiento, (según él), ¿realmente es justificable? 


Pese a todo, el amor triunfo y al final, Ross se quedó con su langosta.

Por otro lado, Kevin Arnold y Winnie Cooper… son Kevin y Winnie… ni si quiera necesitan una explicación del por qué son consideradas una de las mejores parejas. No existirá otra serie como Los Años Maravillosos que retrate de manera tan filosófica el encanto de la juventud. El primer beso de Kevin yWinnie se dio debajo de un árbol, después de enterarse de la muerte del hermano de Winnie en Vietnam.  Y si esa historia te parece romántica, la actriz que le dio vida a Winnie Cooper, DanicaMckellar reveló que el primer beso de Winnie también fue su primer beso real. No obstante, pese a ser una de las parejas más bonitas, Kevin y Winnie rompieron tantas veces, por tonterías y generalmente por culpa de Kevin, pero siempre parecían volver hasta que no volvieron. De manera sentada y consistente, no terminaron juntos y es que el primer amor no es para siempre.  Las personas cambian, evolucionan y maduran. 


Winnie y Kevin: el primer amor no es para siempre


El drama como obstáculo  

Un triángulo amoroso se que prolongo por 6 temporadas y sacó de juicio a cualquiera que veía Dawson’s Creek fue el conformado por Dawson-Joey-Pacey. Incluso en la primera temporada cuando Joey solo tenía ojos para Dawson y a penas soportaba a Pacey, tenía una extraña química con el joven Witter. Desde el comienzo, todos éramos conscientes que Dawson y Joey eran almas gemelas, y cuando comenzaron su relación en la segunda temporada, el primer obstáculo sorpresivamente fue la misma Joey. Según ella, en su interior había una lucha entre sus sentimientos porque amaba tanto a Dawson que temía perderlo, pero también temía perderse asimisma. Su inseguridad y sus dudas torturaron a Dawson, quien la dejó libre en distintas oportunidades para que sea feliz. 


Dawson y Joey: Almas gemelas

Si bien la dejó ir,  el corazón de Dawson se mantuvo expectante hasta el momento en que el pudieran retomar una relación idealizada que tenía en la cabeza. En la tercera temporada, Joey cae bajo el encanto de Pacey, destruyendo la amistad de los mejores amigos. Pero como todo se paga en esta vida, el trauma de la inferioridad que siempre sufrió el mejor amigo de Dawson hace que explote con Joey en pleno baile de graduación, humillándola frente a todos. 


Pacey: una bomba de tiempo

El principal problema de Dawson y Joey es que nunca encontraron el momento preciso para juntarse. Lo hicieron muy pronto cuando Joey estaba lista, luego, el tiempo nunca fue oportuno con la muerte del padre de Dawson, el intento de relación con Jenn y para colmo, Dawson se acostó con Joey cuando salía con otra. Por su lado, Pacey también tenía mucho que solucionar y es que siempre ha querido ser alguien que no puede ser. En el capítulo final, Dawson da un gran discurso que establecía que él y Joey Potter son almas gemelas. Cinco minutos después, descubrimos que Pacey y Joey eran end game. De un modo bizarro, Joey se quedó con los dos, con su alma gemela y con su verdadero amor.


Para ser justos, Pacey tuvo más actos románticos pero Dawson era Dawson pero después de un tiempo, todos nos hartamos del peremne triángulo amoroso

Relaciones autodestructivas como ejemplo

Chuck y Blair son una de las parejas  más glamurosas, además, de una de las más tóxicas. Recordando que Chuck Bass intercambio a Blair por un edificio, literalmente.  No obstante, los fans de “Chair” generalmente obvian el hecho que Chuck estuvo a punto de agredir a Blair en un capitulo y lo excusan porque estaba tomado y que “nunca dañaría a Blair, por eso se detuvo”. Este tipo de cosas lo vemos en varias series, los fans se justifican de manera innecesaria un comportamiento violento, dañino y repudiable con tal de cumplir la fantasía de que su pareja favorita se vuelva a juntar.  Por supuesto, no podemos responsabilizar a las series de los miles de abusos, o por la agresión contra la mujer, pero sí de contribuir con la “cultura de violación”, que es una cultura en la que la violencia es considerada normal.


“You’re mine” (eres mía) puede sonar romántico pero el tono de Chuck no era de posesión no de amor. Por algo le decían "El Caballero Oscuro", y no era porque se creía Batman.

De hecho, si uno lee los comentarios respecto a esta escena, Chuck es visto como una víctima. “Estaba borracho porque estaba triste porque Blair le había roto el corazón”, “pobrecito, hay que comprenderlo. Además, se detuvo, eso es lo importante”.  Aunque Blair no sea santa de mi devoción, hay que admitir que también hizo cosas para dañar a Chuck, tal vez no físicamente, pero emocionalmente, nada jamás puede ser justificar un comportamiento de este modo. Más que épica, esta pareja era autodestructiva y por razones obvias, se quedaron juntos.


Gossip Girl se lleva el premio a las parejas en relaciones abusivas

Hablemos de Glee… Esta serie popular tiene las relaciones más desastrosas de la televisión.  Pese a que Finn es visto como un líder y un “héroe”, tiene el mismo trauma de inseguridad que Pacey Witter, además, de una baja autoestima que explota su lado violento cuando se compara con Rachel, cuyo narcisismo es la verdadera razón por la cual necesita tener alguien como Finn, no podría aceptar que alguien sea más talentosa que ella, necesita la atención para ser feliz.


Una pareja que no podía estar mucho tiempo separada sino sus fans iniciaban una guerra vía las redes sociales 

Justo cuando pensábamos que no podía haber otra peor relación que Finchel, los productores decidieron arruinar Klaine, aunque con sus fallas sigue siendo visto como una de las mejores parejas gays, pero vamos, es que no tenemos muchas en la televisión. Primero Blaine decide engañar de la nada, algo hipócrita para un tipo que le reclamo a Kurt por simplemente hablar con otro tío. Después, Blaine se convirtió en un tipo sin personalidad, cuya vida solo giraba alrededor de Kurt.


Ah, también hay que tener en cuenta que Blaine quiso tener su primera vez cuando estaba borracho y a fuera de una disco gay después de pelear con Kurt.

Un de las obsesiones de Glee son los matrimonios juveniles; Finn le pidió matrimonio a Rachel en la tercera temporada de forma que estarían junto así decidieran irse a Nueva York o los Ángeles. Sam y Brittany tuvieron una boda simbólica en la cuarta temporada como pretexto del “fin del mundo” y Blaine le pidió matrimonio a Kurt en la premier de la quinta temporada. Ninguno de estos matrimonios llegaron a concretarse (todavía), la boda de Finn y Rachel fue interrumpida por el accidente de Quinn, Sam y Brittany se tiraron para atrás cuando se dieron cuenta que el mundo no acabó y aun falta por ver si Blaine y Kurt llegaran al altar. Sin embargo, en Popular (otra serie escrita por Ryan Murphy), sí hubo un matrimonio juvenil con un resultado menos romántico y más realista. Después de que la madre de Josh aceptara un trabajo lejos de Los Ángeles y ante la negativa de Josh de mudarse, Lily surgiere casarse. Josh era el primer amor de Lily por lo que piensa que el amor será suficiente para ser feliz. Entonces, se casan en la corte teniendo como testigos a sus amigos. Más adelante se darían cuenta que un matrimonio juvenil no sería una buena idea, ya que no tenían planes, ni dinero, ni trabajo, ni casa propia. Al final de la serie, Josh admite que no cree que su matrimonio funcionará.  


 A diferencia Glee, Gossip Girl jamás etiqueto sus relaciones como ejemplares y saludables. GG estaba catalogada como una apología al mal comportamiento de la alta alcurnia. Pero Glee sigue creyendo que puede dar moralejas.


Todas las series nos cuentan una historia de amor.

En One Tree Hill reafirman la noción que el amor nos convierte en mejores personas. Cuando Haley conoció a Nathan, Nathan era un imbécil y poco a poco fue mejorando hasta convertirse en la mejor versión de sí mismo. Sin embargo, One Tree Hill también nos mostró que uno no necesita a alguien para ser algo, sino miremos a Brooke David que consiguió todo lo que quería ella sola y de manera independiente antes de encontrar el verdadero amor.  Otras series como Grey’s Anatomy, House, Buffy, etc… parecen haberse especializado en relaciones disfuncionales que funcionan a su modo. Tampoco podíamos esperar que House tuviera una relación normal porque House no es normal y está acostumbrado a ser miserable, pero hasta él tuvo su interés amoroso. 


You did, Brooke, you did.

Ahora miremos a How I met your mother, si hay algo que nos ha regalado esta comedia es la esperanza. La esperanza de que Ted tendrá su final feliz, la esperanza de que la madre sea perfecta para Ted… y acercándonos al final, la moraleja de la historia es no busques a alguien que te convierta en la mejor persona, busca a alguien que te acepte como eres. 


No culpamos a Ted por enamorarse de “The Mother”, todos estamos enamorados de ella.

La historia más de amor más conocida de la literatura es Romeo y Julieta, pero la palabra romántica no es la mejor forma de calificar este libro, se trata de una tragedia, y es que los dos protagonistas terminan muertos.  Ya hemos establecido que en las parejas televisivas necesitan del drama alrededor para poder superar las pruebas y consolidar su amor.  Muchas parejas televisivas corren el mismo destino trágico que el de Romeo y Julieta, sobre todo si son escritos por Joss Whedon. Y como hemos visto, la televisión nos exhibe todo tipo de relaciones, las bonitas, las malas, las dependientes, las irracionales… No existe una lógica de por qué amamos lo que amos, podemos decir que la razón por la que los televidentes se enamoran de estas parejas es por la historia y por la  es por la química de los actores, pero la verdad es que no sabemos el por qué… y supongo que está bien, así es el amor.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario