martes, 14 de enero de 2014

Brooklyn Nine Nine y el por qué ganó dos Globos de Oro


Una de las grandes sorpresas, por no decir la más chocante (en el aspecto televisivo por lo menos) son los dos Globos de Oros que se llevó Brooklyn Nine Nine. El primero se fue a las manos del carismático Andy Samberg como mejor actor en una serie musical o comedia y el segundo reconoció a la serie como la mejor serie cómica. ¿Pero por qué exactamente Brooklyn Nine Nine se llevó este prestigioso galardón venciendo a comedias ya consolidadas como The Big Bang Theory, Girls o Modern Family? La respuesta es simple, Brooklyn Nine Nine vuelve a lo básico en lo que se refiere a una comedia de acción americana. Sin embargo, no es mejor que las ya mencionadas, ni tampoco peor. 


Brooklyn Nine Nine

El show de los secundarios

Si bien es cierto, la prensa extranjera reconoció con el Globo de Oro el talento cómico nato de Andy Samberg, quien se dio a conocer en SNL con sus cortos digitales, no es la única razón por la cual Fox decidió darle un chance a Brooklyn Nine Nine y es que cualquiera que conoce el trabajo previo de Samberg puede darse cuenta que continúa con la misma línea de los personajes que interpretó en los sketch en Saturday Night Live.


El detective Jake Peralta tiene un lado infantil pero eso no le quita que es bueno en su trabajo, quizás demasiado perfecto, siempre saliéndose con las suyas.

Samberg está acompañado de un grupo particular que convierte a esta comedia de situación en una bomba hilarante de momentos surreales, aunque se trate de un guión simple. Todo comienza cuando  Ray Holt (Andre Braughet) llega a la comisaría como el nuevo Capitán que viene a poner orden y acabar con el libertinaje de Peralta, quien es rey de la comisaría. Holt no sólo tiene que lidiar con el rebelde de Jake Peralta, sino también con su peculiar grupo que incluye al policía miedoso Terry Jeffords (Terry Crews), a la competitiva Amy Santiago (Melissa Fumero),  a la irritante y misteriosa detective Rosa Diaz (Stephanie Beatriz), al entusiasta pero torpe Charles Boyle (Joe Lo Truglio) y a la “especial” secretaria Gina Linetti (Chelse Peretti). Esta diversidad de características convierte este equipo en un grupo desastroso, pero en lo desastroso está lo gracioso. 


Lo bueno de este grupo es que Samberg no se opaca ni tampoco brilla junto a ellos. Es el elenco en compacto lo que hace que esta comedia funcione.

Parodiando a las comedias policiales


Brooklyn Nine Nine se burla de los policías, se burla de sus las comedias, se burla de sí misma. Es una serie subestimada en comparación a las grandes comedias. Como lo dije en un principio, Brooklyn 99 es una de las comedias más simplistas de la temporada y como suele suceder, puedes ver cualquier capitulo sin un orden especifico para entenderlo. No obstante, para ser justos, los tres primeros capítulos no son tan buenos que digamos. De nuevo, no es el show de Adam Samberg, lo que es inusual porque partió de esa premisa, obviamente él es el protagonista, pero no la estrella. Tampoco se enfoca en los casos policiacos, aunque a veces lo utilicen como pretexto para el punto de las bromas. 


El dúo dinámico.

Lo que sucede en comisaría es comedia clásica, escrita de manera inteligente, tiene diálogos clichés pero que en conjunción con la comedia de personajes agradables lo termina convirtiendo en una comedia fresca. El elenco es la vida de este show y el dúo conformado por Samberg y Braugher (quien aparentemente puede hacer de todo) solo es una de las dinámicas que te hacen querer seguir viéndolo. Mención aparte merece Chelsea Peretti, que en su rol de la sarcástica y peculiar secretaria Gina Linnete, me recuerda a una versión joven de Sarah Silverman. Recientemente, Fox le otorgó a Brooklyn Nine Nine una temporada completa y con los dos Globos de Oro que ganaron el último domingo, existe la esperanza de una segunda temporada.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario