miércoles, 16 de mayo de 2012

Preludio de un final épico


El próximo lunes se emitirá el último capítulo de House, una serie que se ha inmortalizado en el mundo no solo televisivo si no también en el cultural. ¿Qué se puede decir sobre Gregory House que ya no se haya dicho ya? Se han escrito libros tratando de explicar su personalidad, intentando desmenuzar detalles que revelen cómo funciona su complicado cerebro, tanto en el aspecto profesional como personal. Lo cierto que después de 8 años con 8 temporadas brillantes, el doctor cuelga el estetoscopio.


Un gran evento de dos horas. Everybody Dies es el capítulo final de House.

¿Wilson o House?

Todos conocemos la historia, cuando Hugh Laurie leyó el guión de House pensó que James Wilson era el verdadero protagonista, y su apático amigo/genio médico, Gregory House, sólo  era el antagonista amigo secundario. Aunque se ha comprobado que Wilson es la roca que sostiene a House. Recién esta última temporada, hemos visto cuán unidos son. El simple hecho que House deje de tomar un vicodin para poder dárselo a su mejor amigo si es que lo necesita, explica lo mucho que lo aprecia. Un gesto que en más de 20 años de amistad y 8 temporadas al aire, jamás hubiéramos imaginado.  Incluso, el propio House aceptó su derrota y decidió no presionar Wilson para que haga quimioterapia, siendo consciente que sólo le quedarían 5 meses.


Bromance médico. Recordando que lo único constante de House es  su relación con Wilson.

El título del final, Everybody dies (Todos mueren), revela que alguien va a fallecer y los productores adelantaron que será un final agridulce. Era obvio, se trata de House, no podíamos esperar un final feliz… aunque tampoco uno miserable (eso esperamos), también se sabe que no será la redención de House. Resulta que hace tres episodios, todo cambió, el doctor Wilson padece de cáncer y por ende, se convierte en el candidato principal para desaparecer. Y justo cuando no pensábamos que la cosa podía empeorar, House tiene que volver a la cárcel. Lo que significa que no podrá estar ha lado de su mejor amigo en su momento más difícil.


House y Wilson en “Everybody dies”

Suena irónico que antes de decidir su propio destino, Wilson haya puesto a House como su prioridad. Preocupado por lo que pueda suceder con su mejor amigo una vez que ya no esté, Wilson le pide a Foreman que haga planes a futuro que incluyan a House, sin saber que desataría una serie de eventos  desastrosos que terminarían por revocar su libertad condicional. No es la primera vez que Wilson quiere proteger a House del dolor, lo hizo cuando Amber murió y cuando Cuddy rompió con él. Sin embargo, esta vez no hay mucho que pueda hacer. En el caso que Wilson muera, House sentirá su perdida y estará más solo y miserable que nunca.

Entonces, ¿Quién sería el mejor reemplazo de Wilson?

¿Foreman? Un hombre que disfruta recalcarle en la cara su poder y posición ahora que es decano y administrador del hospital. House ya dejó claro que Foreman jamás podrá ocupar el lugar de Wilson y que sería mejor que ni lo intente. ¿Chase? Durante la cuarta temporada, House paró con Chase mientras Wilson estaba con Amber, pero para Chase siempre será su mentor y como lo dejó claro, House, ya no tiene nada más que enseñarle. Aunque House más lo veía como un sucesor, un dato que Chase mismo descifró después de que lo apuñalaran. ¿Taub? Apenas puede soportar a House como su jefe, no lo dejaría entrar a su vida ni tampoco soportaría los juegos mentales y las bromas. ¿Parker? No conoce lo suficiente a House, no en su totalidad. ¿Adams? ¿Cuddy? ¿Cameron? Bueno, House estaría más necesitado que nunca.


Aunque el retorno de Cameron aviva las esperanzas de un posible reencuentro con Chase.

La verdad es que las dos mejores candidatas son Trece y Dominika. Retrocedamos unos meses, cuando el doctor House encontró a la mujer de sus sueños. Dominika tan cínica como él, tan astuta para ganar en el propio juego de House y tan inocente como para confiar en él. Pese a todo, Dominika aceptaba a House en su totalidad, no trataba de cambiarlo ni de entenderlo, sólo le gustaba estar a su lado. Por supuesto, House tuvo que arruinarlo todo, mintiéndole. En cuanto a Trece, la ex interna de House ya regresó porque Wilson la llamó y de todos los personajes, es el que está más apegado al protagonista. Los dos tuvieron vidas llenas de mierda, ambos sufren de dolor emocional y hasta físico. Además, luego de Wilson, Trece es la voz de la razón de House.


Olivia Wilde también aparecerá en el final.

¿Y ahora quién podrá “protegerlo”?

Pero matar a Wilson sería muy previsible y los guionistas son ingeniosos, sólo miremos las 8 temporadas. Había veces que parecía que se iba a la deriva y otras en las que resurgían como ave fénix, mejor que nunca. ¿Qué tal si es House quien termine yéndose al más allá?  Él siempre ha jugado con la muerte, y sabemos por su propia boca que ha pensado en el suicidio, ¿así que por qué no morir en su ley?  O quizás, hay una carta bajo la mesa. Nadie muere. Nada cambia, House sigue siendo House.


“Holding On” fue el penúltimo capítulo de la serie.

Los guionistas de House no necesitan ser “chocantes” para impresionar. Cada final ha sido una obra maestra meticulosamente planeada para dejar al televidente cautivado, pero sobre todo para que reflexione. A diferencia de otras series médicas en donde matan a un personaje en cada final de temporada, (sí, me refiero a Shonda Rhimes y Grey’s Anatomy), House no necesita valerse de  una muerte, de sus 7 temporadas, sólo una ha terminado con una muerte. (Wilson’s Heart).

-Final de la primera temporada: House trata al esposo de Stacy y ella acepta un trabajo en el hospital.
-Final de la segunda temporada: Un ex paciente de House lo ataca y él alucina que tiene un caso para al final acceder a un tratamiento que puede ayudar con sus dolores crónicos.
-Final de la tercera temporada: Todos los miembros del equipo de House lo abandonan.
-Final de la cuarta temporada: Amber muere, pese a que House intentó de todo para salvarla.
-Final de la quinta temporada: House ingresa a un manicomio debido a sus alucionaciones.
-Final de la sexta temporada: Cuddy y House se juntan.
-Final de la séptima temporada: House fuga del país después de empotrar su auto en la casa de Cuddy.

Con los retornos de algunos rostros conocidos como el de Jennifer Morrison, Amber Tamblyn, Olivia Wilde y Kal Penn podemos  concluir que  el último capítulo será épico, pues, se trata de House. . No dudo que Hugh Laurie será nominado nuevamente a un Emmy y un Globo de Oro. Tampoco puedo olvidarme de Wilson, Robert Sean Leonard realmente merece un reconocimiento por su deslumbrante actuación.  Esta octava temporada ha sorprendido gratamente, resurgiendo con nuevos misterios médicos y un nuevo equipo, básicamente reconstruyendo la serie desde cero e incluso podría considerarse como una de las mejores pero ¿Tendrá un gran final?

No hay comentarios:

Publicar un comentario