lunes, 6 de febrero de 2012

¿Por qué Addison no puede ser feliz?


La semana pasada, la creadora de Grey’s Anatomy y Private Practice, Shonda Rhimes cumplió otro capricho con nombre propio, el episodio “If/Then” no causó la polémica que el musical pero sí nos llevó a un extraño “deja vu” del Grey’s Antomy original. Sí, ya sé, si critico tanto la serie, ¿por qué no la dejo de ver? En este caso, tengo dos razones para seguir viendo las series de Rhimes: uno: soy masoquista y dos, el cariño que le tengo a los personajes ficticios. Pese a todo, tengo que admitir que la creadora de Grey’s Anayomy tiene una imaginación y un toque para el drama que causa envidia sana.

El episodio “If/then” se estrenó el jueves 2 de febrero del presente año.

Webber’s Anatomy

“If/then” creaba un universo paralelo desarrollado de la pregunta: “¿Qué tal si?” (Un dilema que todos nos hemos preguntando aunque sea una vez en la vida, así que es algo valido). Sin embargo, en este caso sólo sirvió para mostrarnos una realidad alterna en donde los que no son miserables, tienen una felicidad aparente que se derrumba en sólo 45 minutos. Desde mi punto de vista, este no es un clásico Grey, y hasta podría decir que sólo fue un episodio de relleno. No sirve para la continuación de la historia ni para conocer un poco más a los detalles.  Ni siquiera los cambios de looks fueron buenos.

Bajo esa premisa: ¿Qué tal si Ellis Grey no hubiera tenido Alzheimer y Richard hubiera dejado a su esposa para darse un chance con ella? Concluimos que Richard tomó la decisión correcta al quedarse con Adele ya que con Ellis sólo vivía bajo su sombra. No era el hombre decidido que lo llevó a ser el jefe, es más lo único que hacía es apoyar a Ellis y limpiar sus desastres. Lamentablemente, ni siquiera por estar casada con Richard, Ellis puede ser feliz. Pese a que es jefa del Seattle Grace Hospital y ganadora de tres premisos Avery, sigue siendo la terrible madre que siempre fue.


La peor madre del mundo. Esta vez no es ausente pero sí presiona constantemente a Meredith hasta el punto de sofocarla.

Ahora, es conocido que Meredith y Richard tienen una extraña conección. En Grey’s Anatomy, él la protege debido a la culpa del dolor que le provocó a Ellis cuando se quedo con su esposa, en este nuevo universo, Richard estaba destinado a ser el paño de lágrimas de su hijastra (pues, hasta Meredith lleva su apellido) y la protege y consuela como el padre comprensivo que debía ser. Entonces, es gracias a Richard que Meredith cambio de ser “oscura y retorcida” a “brillante y feliz”  ya que Ellis no tiene madera para ser madre, en ninguno de los mundos.

Los matrimonios de castillos de naipes

Respondiendo el “¿Qué tal si Derek y Addison no se hubieran separado?”  Encontramos a un miserable, conformista e insoportable Derek y a una embarazada Addison (lo que es irónico porque es todo lo que Addison deseo). Sí, lo bueno es que Kate Walsh regresó a Grey’s, lo malo es que sólo era por un capitulo y lo peor es que su personaje seguía infelizmente casada con McDreary.  El una vez conocido como McDreamy, penas soporta su presencia y Addison hace todo lo posible para tratar de arreglar su moribundo matrimonio. El final se veía a kilómetros… era obvio que el bebé era de Mark y si no fuera por esa confesión, Derek se hubiera quedado con Addison sólo por ser lo correcto.

Derek termina en el bar con Meredith en una clara referencia al piloto.

Otro matrimonio que estaba en caída libre, pero sin que ninguno de los dos se animara a pronunciar las palabras era el de Callie y Owen. Realmente, no sé en qué momento o mundo, Callie y Owen se conocieron y se enamoraron, pero tuvieron 3 hijos, según esta versión de Rhimes. La doctora Torres es muy amiga de Addison (por fin un dato correcto), pero su amistad es más friovola que otra cosa (oh). Callie le tiene miedo a Owen por el estrés post traumatico que no puede controlar y Owen teme que Callie lo aleje de sus hijos si busca ayuda por su estrés. Los dos trabajan en el hospital, pero ahora Callie es jefa de cardiología, gracias a la presión de Ellis Grey. En fin, la doctora Torres trabaja en un caso con la doctora de pediátrica, Arizona Robbins. La química es evidente, aunque al principio no se llevan muy bien que digamos. Y ya que estamos hablando de las parias no podemos dejar de hablar de Cristina, quien sin Meredith, es un robot programado para operar y su lado humano sólo aparece cuando tiene que cubrir a Owen.

Lo ha dicho Rhimes: Este matrimonio es simplemente el mayor error de sus vidas.

¿En qué estabas pensando, Shonda?

Prosigamos… En este universo, si Meredith es feliz, entonces, ¿se supone que Lexie debe sufrir? Los guionistas se fueron al extremo de colocarla como una adicta llena de tatuajes (un cliché total) que toca fondo después de la muerte de su madre y el suicidio de su padre. Ahora, no se sabe por qué se quitó la vida pero dudo que sea porque Ellis lo abandonó, probablemente sea por la muerte de su segunda mujer. Volviendo al capitulo, Lexie llega al hospital debido a una sobredosis y es tratada por Jackson. Después de que se escapa y es Mark quien la encuentra y la devuelve a la sala de urgencias, cerrando del todo el triangulo amoroso que continua en la realidad normal.

Lexie ¿una yunkie?

Por su lado, Alex… ¿Qué podemos decir? En su afán de oportunismo decidió juntarse con Meredith, convirtiéndose en el jefe de residentes con un look supernerd, pero como siempre, su lado idiota le gana la batalla, pues engañaba a Meredith con su mejor amiga, April.  Y al final, termino llorando en un ascensor por malograr lo único bueno que tenía. Supongo que se refiría a su relación con Meredith o a ser jefe de residentes.

¿Qué tan triste fue ver a Miranda Bailey sin su personalidad de hierro? Sin Richard como su mentor, la gordita estaba perdida.

  El mundo alterno de los desaparecidos

Al parecer la realidad alterna para George y Percy no es tan malo. Al menos, siguen vivos. En el caso de Percy, el residente que falleció en el tiroteo al final de la sexta temporada, retornó al Seattle Grace enamorado de April y como el amigo casi mudo que no aporta nada nuevo pero igual fue bonito volverlo a ver. Por otro lado, no vimos a George aunque sí sabemos que luego de fallar su examen de internado fue expulsado del hospital. Asimismo, nos enteramos que Meredith delató a Izzie con su madre, después de robar un corazón para Denny y se tuvo que ir. No diré nada de la chismosa de Meredith. Mientras que Cristina aparentemente asustó tanto a Burke que tuvo que irse. 


¿Indirectas? Justo esta semana, Katherine Heigl mencionó que le entusiasmaba la idea de volver a Grey’s y en este capitulo, el personaje de Heigl, Izzie es llamada “loca” en más de una oportunidad.

Volviendo al comienzo


Al final del episodio todos parecen estar en el mismo lugar que se encuentran ahora o que siempre han tenido en la serie: Derek y Meredith terminan juntos en el mismo bar, luego que Addison lo dejó (probablemente se fue con Mark). Podemos ver que Callie y Arizona sienten una extraña atracción, Jackson y Mark se pelearon por Lexie, pero ella ni cuenta se dio porque estaba inconciente, Miranda consiguió un poco de personalidad dándole un discurso al idiota de Alex, que terminó sólo. Quizás lo más sorprendente es que a pesar de presentarse como nemesis, Crisitna y Meredith también supieron reconectarse. 

The Sister Twisted are back pese a un mal comienzo.

El spin off ignorado

En este episodio, el mundo de Private Practice no existe ya que Addison nunca se mudó a Los Ángeles. Sin embargo, en el mundo “real” o mejor dicho televisivo sí. Aunque fue un placer volver a ver a Kate Walsh en Grey’s, su serie, Private Practice, está teniendo una de las temporadas más solidas y consistentes. En el último epiodio al aire, “The time has come”, Addison continuo su coqueteo con Jake, con quien, (afrontemoslo) tiene más chispa que con Sam.

La moral de Sam y su terquedad aniquila gran parte de su encanto.

Nunca entendí qué le vio Addison a Sam, para mi gusto son la peor pareja en Shondalandia. Lo afirmaré otra vez, Private Practice vale la pena verlo por Kate Walsh, una estupenda actriz que sabe combinar casi a la perfección el drama con la comedia. Este programa propio se lo merecía y muchas veces parece liberarse del gran peso de ser el spin off de Grey’s Anatomy.

 Tal vez, Private Practice jamás llegue a tener el éxito de su predecesor pero al menos se libera de los engreimientos que se le ocurre a Shonda Rhimes (como el musical o el universo paralelo).

Aunque para ser honestos, Addison no parece conseguir la felicidad en ninguno de los dos programas, primero gracias a Derek y segundo, gracias a Sam. Hace un par de semanas, se supone que Addison iba a adoptar un bebé pero la madre se retracto y preferió dárselo a otra familia. Justo cuando creíamos que había pasado lo peor, Sam rompe con ella, sólo porque él no quiere tener más hijos y Addison, lo único que quiere es tener un bebé. Ahora, un nuevo triangulo amoroso aparece en este drama, Jake-Addison-Sam y yo, puedo decir que soy equipo Jake. Por favor, ¿Por qué Addison no puede ser feliz? Si hay algo que aprendí de este episodio “especial” de Grey’s Anatomy es que Addison es el único personaje en ambas realidades que no encuentra la felicidad absoluta.

Ya pues, hasta Meredith y Derek tienen un bebé…

Pero aun parece que tendremos que esperar. Clásico de  Shonda Rhimes, un paso adelante y dos atrás, esta semana, Sam y Addison tendrán un reencuentro, aunque no se saben si van a regresar (espero que no, dos temporadas ya fue suficiente). Por otro lado, Grey’s Anatomy continua su historia en el universo que todos conocemos, retomando el camino en el que se quedaron.

Habemus promo... El equipo Sam mete gol:



Habemus promo... El amor está en el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario