lunes, 20 de julio de 2015

#MrRobot: La vida real de un hacker ficticio

Esta serie de USA, cuyo nombre no es ni el más perfecto ni el más ideal, es probablemente una de las mejores series del año, Mr Robot no solo cuenta con una premisa original – lo que es increíblemente raro en estos días con tanto reboot – sino que también ha logrado capturar con un realismo inquietante la paranoia,  la soledad y la alienación de un hacker, pero no cualquier hacker, uno llamado Elliot, con el cual no puedes evitar sentir cierto grado de identificación gracias a sus reflexiones o pequeños monólogos internos.

Mr. Robot es fácilmente la mejor serie del verano estado unidense


V de Verdaderos Hackers

Rami Malek es Elliot, el protagonista, el hombre detrás de la computadora que trabaja para una agenda de seguridad tecnológica como un simple ingeniero, pero la introducción ya nos advierte que Elliot no es normal, es especie de antihéroe que no busca cambiar el mundo, sino acomodarlo a su gusto. Entonces, le coloca una trampa a un pedófilo, manipula al novio de su terapeuta para que rompa con ella, se inmiscuye en la vida privada online de sus compañeros de trabajo, hasta que se ve involucrado con un grupo de hackers liderados por Mr. Robot (Christian Slater) proclamados así mismos como “Fsociaety”, una especie de organización parecida a Anonymous. Al principio, Elliot se muestra reacio aunque intrigado por este grupo, es posible que se vea así mismo en ellos, pero las ideas de este grupo son demasiadas extremistas y Elliot no se fía en nadie más en él mismo.

Fsociety

 Mr Robot planean un ataque cibernético que podría cambiar la historia, y para esto recluta a Elliot, que sería como un caballito de Troya puesto que, como ya mencione, trabaja para una cooperación,  pero luego se da cuenta que esto podría poner en peligro vidas inocentes. Es una batalla ya conocida: hackers versus corporaciones/ anarquismo vs capitalismo. Y Mr. Robot está dispuesto a obviar los daños colaterales con tal de poder “arreglar” el mundo y darle una lección a los de arriba. Todo esto lo digo en el contexto de la serie.  

Elliot y Mr. Robot

Mr. Robot: ¿producto de la imaginación de Elliot o una mirada fiel a la vida de un hacker?

Hasta el momento no ha habido ninguna serie que se haya molestado en explorar la complejidad de un hacker, quizás por miedo a Annonymus, o porque es más fácil reducir a un programador con amplios conocimientos tecnológicos a solo ser un geek o un nerd tímido e incomodo socialmente con un corazón de oro que nunca cruzan la línea de lo bueno y lo malo. En este caso, Elliot es todo lo contrario o mejor dicho, mucho más profundo, es brillante pero carece de empatía social y tiene un problema de drogas, y quizás de esa adicción se desprende el desequilibrio mental que padece hasta el punto que durante los 2 primeros episodios daba la impresión que la conspiración estaba solo en su cabeza, (aunque esto todavía puede ser debatible y al mismo estilo Club de la Pelea, puede que Mr Robot sea producto de la imaginación de Elliot)

¿Elliot es Mr. Robot?

Quizás el único problema del programa son sus personajes femeninos, los cuales tiene una relevancia mínima, solo de soporte y un desarrollo pobre, aunque parece los productores han decidido darle más importancia a partir del 3 episodio. 

Está bien, no todas pueden ser Lisbeth Salander (The Girl with the Dragon Tatto). 

 En conclusión, Mr. Robot no tendrá el nombre perfecto o el elenco más carismático  pero cuenta con una trama atractivo.  La serie es una especie de thriller conspirativo lleno de agendas propias y grupales, estrategias tecnológicas y debates intelectuales, es realista en el sentido que podría ser un paralelismo del mundo actual y fantasioso en el sentido que el personaje principal parece estar desconectado con la realidad, pero sea lo que sea, Mr. Robot tiene una historia adictiva y reflexiva pero sobre todo es una muestra que los hackers son mucho más que tipos detrás de una computadora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario