martes, 12 de septiembre de 2017

#Doble: Si amas a alguien, no alteres el pasado

 En medio de una crisis matrimonial y debido a un “fenómeno” que involucra una estrella fugaz, Fede (Salvador del Solar) tiene un chance de reencontrarse con la versión joven de su actual esposa Mariana (Majida Issa). Pese a la extraña premisa, la película “Doble”, dirigida por Felipe Martinez, es simple, pero sobre todo entretenida (si no esperas mucho) gracias a su combinación de comedia romántica con ciencia ficción, sin embargo, lo que la hace memorable para mí es su final. 



“Si amas a alguien déjalo ser feliz” 

El titulo “Doble” es explicado en una de las escenas donde el mejor amigo de Fede, Lorenzo, interpretado por Christian Meier, le pregunta a Fede si es que se va a quedar con la “original” o con la “doble”. Para Lorenzo, la original es Mariana actual y la “doble” es la versión joven de Mariana pero en realidad Mariana joven no es una doble de Mariana en la actualidad ni viceversa, solo son versiones diferentes. Personalmente, creo que el titulo hace alusión a una doble oportunidad. Pese a que hay amor entre Fede y Mariana, después de 20 años obviamente ha cambiado, ya no son los mismos, han madurado y ambos en cierta forma se han conformado y han dejado sus sueños a un lado. Entonces, cuando Fede se encuentra con la versión joven de Mariana, se entusiasma de nuevo. Se ha enamorado dos veces de la misma mujer, solo que esta vez ya sabe lo que tiene que hacer para que ella sea lo que él quiere que sea. Ese es el principal conflicto, Fede intenta moldear a Mariana porque cree que así será feliz, no obstante, Fede ha tenido una doble oportunidad de estar con las dos Marianas y aparentemente es feliz pero también está agotado. 

 Fede y Mariana se conocieron cuando eran jóvenes en una época donde ser jóvenes era sinónimo de ser punks

Al final Fede no se queda con Mariana porque después de actuar de una forma completamente egoísta e incoherente, hace lo correcto y al impulsarla a aceptar una beca de fotografía a Nueva York jamás llega a estar con Fede. Como una clásica película romántica, Fede aprende su lección y prioriza la felicidad de Mariana antes que la suya. La deja ir. La deja ser feliz. Y en la nueva línea del tiempo, la nueva versión de Mariana se fue a vivir a Nueva York y ahora es una fotógrafa reconocida, y le manda un video a Fede donde le agradece ese empujón que le dio, porque ella tenía el talento pero tenía miedo y necesitaba que alguien la impulsara a seguir sus sueños y al hacerlo se le abrieron las puertas a una vida mucho más feliz tanto en el plano profesional como en el plano familiar como madre de dos hijas. 

 
Lorenzo, la verdadera víctima de Fede

 Los momentos más graciosos son las escenas de Salvador del Solar con Christian Meier que a su vez sirven como una explicación de lo que está sucediendo. A Christian Meier le sale a la perfección hacer del tipo arrogante cuya carisma minimiza sus excentricidades y defectos, hay que admitir que la película es machista, todo gira al rededor de lo que quiere Fede y el propio Lorenzo quien está obsesionado con su ex de la universidad, la busca en cada mujer que conoce y sabotea sus propias relaciones porque no la encuentra, pero más adelante nos damos cuenta que más que la propia mujer es la idea de ella. En la línea original del tiempo, Lorenzo era soltero, mujeriego, conservaba un espectacular cuerpo y dentro de todo era feliz, pero cuando Fede altera la línea del tiempo, Lorenzo se casa con esa mujer que tanto estaba obsesionado porque la embarazó, tiene hijos pero es miserable y gordo. Entonces, Lorenzo se convierte en la verdadera víctima de toda la película. Así es, Del Solar le jode la vida a Christian Meier. No obstante, veamos el lado profundo, lo de Lorenzo deja la pregunta al aire, ¿qué es mejor una falsa ilusión de lo que pudo haber sido o una realidad dónde estás con esa persona pero eres infeliz porque no es lo que esperabas? ... No sé cuál es la respuesta correcta, lo que sí sé es que la batalla de las expectativas versus la realidad es algo muy común, demasiado común.

 
En conclusión, me gustó el sentimiento que logra evocar “Doble” o que nacen de analizar la premisa, a la ejecución le falta bastante. No es una mala película, pero tampoco es una buena, igual me gustó que sea una propuesta diferente, me gustó sus toques de comedia meta, me gustó que no se complicaran con eso de “viajar” en el tiempo, me gustó Salvador del Solar aunque no le sentí mucha química con Majida Issa, me gustó Christian Meier (y creo que debió tener un mejor final), me gustó que Del Solar y Meier sean quienes sostengan la película con su bizarra amistad, me gustó cayera en ciertos clichés y evitara otros, pero sobre todo me gustó el final que se aleja del "juntos y felices para siempre".



Pensamientos al aire: 
-Lo del edificio al que uno entra y está en el pasado me recordó a "Parallels", aunque el edificio en "Parallels" sirve para hacer viajes entre mundos paralelos.
-Si no te sale el acento colombiano porque eres peruano, haz que el personaje sea peruano, no hay otra porque a ninguno de los dos les sale el acento colombiano.
-¿Se puede considerar engaño o infidelidad si es que te acuestas con una versión más joven de tu esposa?
-Sinceramente pienso que en vez de aceptar que la despidan, Mariana debió denunciar a su jefe por acoso sexual.
-Lorenzo deja a su esposa por la insoportable mejor amiga de Mariana. Este tío merecía algo mejor. Fede lo jodió en todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario