miércoles, 8 de julio de 2015

Cuando la realidad supera los realities

Hablemos del caso Angie Arizaga y Nicola Porcella. ¿Y quién demonios son ellos? Son integrantes del reality Esto es Guerra, popular en estos lares, que se han visto envueltos en un nuevo escándalo que comenzó con la difusión de audios donde Angie revelaba que Nicola le pegaba (en buen cristiano), pero como si eso no fuera suficientemente malo, América Televisión decidió separarlos a los dos del programa.


Ojo que la producción usó la palabra "separados", no despedidos. Colocando en el mismo lugar a la victima y al agresor pero también dejando abierta la posibilidad de un retorno.

Violación de la intimidad + doble moral = América Televisión
Mediante un comunicado leído por los conductores de Esto es Guerra se da conocer la decisión de separar a Angie y Nicola. 
Ellos están viviendo una crisis que no han podido superar, motivo por el cual han sido protagonistas de actitudes nada ejemplares, que nosotros como América Televisión y programa no avalamos y lamentamos.

Las "actitudes nada ejemplares" se refieren a la agresión de Nicola y a la difusión de los audios, pero en ninguno de estos eventos Angie es directamente responsable. Sin embargo, la decisión de separarlos es hasta en cierto punto era lo mejor que podía ocurrir, hasta en cierto punto porque cuando uno de tus empleados sufre de depresión o de maltrato, lo peor que puedes hacer es despedirlo y de manera tan pública como aquí. No me refiero a Nicola, me refiero a Angie, quien es la víctima en toda esta situación. Con ella, mi solidaridad.

Otro programa de espectáculo de la competencia abordó el tema de manera inteligente... a diferencia...

 Antes que se diera a conocer esta decisión, los programas dominicales tan obsesionados con la vida de sus propias estrellas, no dijeron ni pío de toda esta situación que explotó el sábado y el lunes, el programa de Sandra Arana y Antonio Pavón intentó abordar el tema desde la perspectiva seria - o tan seria como puede ser un programa de espectáculos - y los programas de América Televisión decidieron irse por la tangente. Aparentemente para el programa Al aire es más importante hablar de la violación de la intimidad que de la violencia de la mujer. No voy a defender a Magaly Medina porque obviamente cuando difundió los audios no estaba pensando en el bienestar de Angie y no hay que tapar la sol de un dedo, la grabación de audios sin autorización de uno de los interlocutores cruza la línea. Es importante que se toque este tema, pero en el caso de Al aire suena increíblemente hipocrita, no olvidemos que el mismo programa difundió un audio de Guty Carrera y Melissa Loza donde el modelo aceptaba haber sido infiel. El modelo no sabía que lo estaban grabando.


Entonces, ¿allí no se estaba violando la intimidad de Guty Carrera o esto solo funciona cuando dejas mal parado a un hombre que fue infiel?

Estas son cosas que no deberían suceder, pero solo nos quedamos en el "deberían". Qué hay del propio reality donde son los mismos integrantes quienes hacen públicos sus problemas y dramas. Recordando de nuevo que en Esto es guerra es donde comenzó toda la relación de Nicola y Angie y los televidentes fueron testigos de los altibajos – y del comportamiento patán y agresivo de Nicola - e incluso hubo un momento en que el mismo padre de Angie le pidió que no participara en el programa. 


¿Allí tampoco hubo violación a la intimidad o esta línea nada más la ve América Televisión cuando le conviene? Hay una doble moral televisiva. Si ellos lo hacen, está bien, si lo hacen los demás, está mal.

No es un tema privado

Pero lo volvamos al tema, porque el tema no es que se haya violado o no la intimidad de una persona, porque lamentablemente no hay debate, se violó la intimidad de varias personas, pero no es la primera vez ni será la última. Lo triste de todo esto es que básicamente lo que está diciendo las conductoras de  Al aire es que la violencia de la mujer es un tema privado y por el mismo camino van las declaraciones de Mathías Brivio.



Ya es difícil que una mujer se atreva a denunciar el maltrato físico y psicológico que sufre, y a esto hay que sumarle que la sociedad no va a juzgar al tipo responsable sino a la víctima, por retorcido que esto suene. Entonces, el tema no es un tema privado, es un problema social y este problema social lo sufre una persona conocida. Tan fácil hubiera sido decir que Nicola estaba equivocado, está mal y si quieren lavarle la cara, podrían haber dicho, "necesita ayuda, ambos necesidad", pero no, Cuando dices que es un tema privado, básicamente estas escondiendo el problema y no importa que quieras esconderlo, el problema no va a terminar allí.

América Televisión le has fallado a todos

Es bueno que el programa separe a Nicola y Angie, aunque esta decisión no la han hecho porque son conscientes de lo escaobroso del tema sino porque afectan su imagen y porque saben bien que no pueden aprovecharse de esta situación. Esperemos que sepan que si muestran una escena romantica y la reconciliación más adelante están aceptando que está bien que Nicola maltrate a Angie y ESO NUNCA ESTÁ BIEN. Sin embargo, lo que el programa debió hacer es apoyar a Angie, ayudarla, pagar la ayuda psicológica porque además del maltrato, la mujer está sufriendo una fuerte depresión. Otra cosa es que necesario decir es que si bien es cierto los realities no deberían educar a los adolescentes y jóvenes, ellos ven como ejemplos a los participantes y en este aspecto, basta mirar los momentos donde Nicola pierde los estribos y trata mal a Angie, incluso el Trome ha hecho una recopilación de sus peleas.  La víctima de todo esto es Angie, su intimidad ha sido vulnerada, su vida entera está expuesta y por increíble que suena es ella la que recibe más críticas. Mientras que en Twitter hay HT extrañando a Nicola y hasta justificándolo (WTF), pero para ser justos, Nicola también necesita un tratamiento psicológico y un manejo de control de ira. 




América Televisión y la producción de Esto es Guerra han puesto en evidencia su frivolidad. Básicamente ha dicho “Oye, tienes un problema y si afecta el programa, vete, si tiene solución, muéstralo como parte del show”. Lo decepcionante es que en esta casa televisora se supone que trabajan personas que son rostros de campañas en contra de la violencia contra la mujer. Debe ser fácil opinar cuando el tema está lejos, alentar que se denuncien estos casos, pero cuando lo que sucede es en casa, lo mejor es no mencionar una palabra.  Esto es Guerra y gran parte de los rostros de América Televisión ha manejado de manera pésima todo este caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario